El militarismo y el cambio climático

(Por Bristol against Arms Trade – Traducido por A Planeta)

1. El gasto militar frente a la financiación del clima

El último informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático dejó claro que se necesitaba una inversión de 1,6 a 3,8 billones de dólares en el sistema energético para mantener el calentamiento global dentro de un escenario de 1,5 grados y evitar los efectos más dañinos del cambio climático. Sin embargo, cada año el mundo gasta mucho más en militarismo y en combustibles fósiles que en la mitigación y la adaptación al clima.

En 2018 el gasto militar mundial alcanzó los 1822.000 millones de dólares; la inversión en combustibles fósiles (2016) fue de 825.000 millones de dólares y la financiación mundial para el clima (promedio de dos años, 2015 -2016) sólo 463.000 millones de dólares.

El gasto militar alcanza niveles récord, mientras que la financiación del clima se queda corta.

Un cuento de dos rompecabezas: Contabilidad de los gastos militares y del cambio climático

 

2. Las emisiones y el ejército

Durante las conversaciones de las Naciones Unidas sobre el cambio climático en Kioto en 1997, los EE.UU. se las arreglaron para asegurar exenciones para los militares en relación con todas las emisiones de gases de efecto invernadero. Esto se aplicó a todos los países. En 2015, el Acuerdo de París estableció que ya no habría exenciones militares automáticas, pero que no habría obligación de que los militares redujeran las emisiones y la decisión se dejaría a los estados nacionales individuales.

El ejército de los EE.UU. es el mayor usuario individual de combustibles fósiles en el mundo. En un informe reciente del Instituto Watson de la Universidad de Brown, el ejército de los EE.UU. ha utilizado 1.200 millones de toneladas de gases de efecto invernadero desde que comenzó la guerra contra el terrorismo en 2001. También es el mayor contaminador del mundo, ya que crea 750.000 toneladas de residuos tóxicos al año.

Contaminación del Pentágono, 7: El asalto militar al clima global

 

3. Guerras por el petróleo

Según Oil Change International, “se ha estimado que entre un cuarto y la mitad de todas las guerras interestatales desde 1973 han estado relacionadas con el petróleo, y que los países productores de petróleo tienen un 50% más de probabilidades de tener guerras civiles”.

“Por lejos la mayor militarización ha sido en el Medio Oriente, que tiene más de la mitad de las reservas mundiales de petróleo. La presencia militar de EE.UU., con un costo estimado de más de 8 billones de dólares desde 1976, ha exacerbado constantemente las tensiones y la inestabilidad regional. Además, los productores de petróleo como Arabia Saudita han sido los principales beneficiarios de las ventas de armas de EE.UU.”.

La guerra de Irak de 2003 ha dado como resultado que las compañías petroleras de EEUU y el Reino Unido controlen la mayoría del petróleo de Irak. Los principales beneficiarios son ExxonMobil, BP y Shell. La población iraquí está firmemente en contra del control extranjero del petróleo y “los contratos están promulgando una forma de privatización sin discurso público y esencialmente a punta de pistola – todos estos contratos han sido otorgados durante una ocupación militar extranjera con los contratos más grandes yendo a compañías de los países de los ocupantes extranjeros. Parece que la democracia y la equidad son los dos mayores perdedores en esta batalla por el petróleo.”

Se ha estimado que la guerra de Irak fue responsable de al menos 141 millones de toneladas métricas de CO2 equivalente (MMTCO2e) entre 2003 y 2008. Esto es el equivalente a poner 25 millones más de coches en las carreteras de los EE.UU.

El transporte de petróleo y gas representa un tercio de todo el transporte marítimo. Las rutas marítimas y los “puntos de estrangulamiento”, donde las rutas marítimas se estrechan, se han militarizado cada vez más, especialmente en la región del Golfo.

En diciembre de 2016, el HMS Daring fue desviado en secreto al estrecho de Bab al Mandeb, frente a la costa de Yemen, para proteger el transporte marítimo de los rebeldes Houthi. “Gran parte de los suministros de petróleo y gas de Gran Bretaña pasan por el estrecho, que conduce al Canal de Suez. Cualquier bloqueo significaría que la electricidad se cortaría a través de Gran Bretaña, dijo Peter Roberts, investigador principal del Real Instituto de Servicios Unidos. “Es realmente crítico que el estrecho permanezca abierto”. Esta es otra razón para la participación del Reino Unido en la guerra de Yemen.

4. Convergencia catastrófica

El periodista y autor Christian Parenti describe la colisión del cambio climático, el militarismo y la economía neoliberal como una convergencia catastrófica. Cada crisis que se agrava y amplifica a la otra.

(Christian Parenti: Trópico de Caos: El cambio climático y la nueva geografía de la violencia)

El cambio climático, la desigualdad y la violencia están siendo alimentados por un modelo económico desastroso, que afecta en gran medida a los pobres del mundo. El colapso ambiental, la falta de apoyo estatal, el desempleo juvenil y la plétora de armas resultantes de décadas de guerra en el sur global está dando lugar a la violencia, la criminalidad, el desplazamiento y la desesperanza.

5. Desplazamiento y migración

En 2017 se produjeron 30,6 millones de nuevos desplazamientos internos relacionados con conflictos y desastres en 143 países y territorios. Los diez países más afectados -China, Filipinas, Siria, la República Democrática del Congo (RDC), Cuba, Estados Unidos, India, Iraq, Somalia y Etiopía- representaron más de un millón de nuevos desplazamientos cada uno.

En total, hubo 68,5 millones de personas desplazadas por la fuerza en todo el mundo.

6. Otras consecuencias de la guerra relacionadas con el clima:

La deforestación, la erosión del suelo, la desertificación, los incendios de petróleo, las fosas militares, y el cemento y el hormigón para reconstruir grandes áreas de pueblos y ciudades, reducidas a escombros

Respuesta militar al cambio climático

Los militares de los Estados Unidos, Europa y otros países desarrollados tienden a ver el cambio climático como un “multiplicador de amenazas”, que conduce a la inestabilidad, los conflictos, la migración y el terrorismo. En esta visión del mundo, los pobres y desposeídos se convierten en la última amenaza para la seguridad. La respuesta es la militarización de las fronteras y la contrainsurgencia.
: “No recurra a los militares para resolver la crisis del cambio climático”.

Otras preocupaciones para los militares son la amenaza de la subida del nivel del mar a las bases navales (especialmente para los EE.UU. que tiene sus bases en todo el mundo); la adaptación de vehículos, armas, etc. para funcionar en condiciones climáticas extremas, y la capacidad de las fuerzas armadas para actuar en temperaturas extremas. Si bien se reconoce que los militares necesitan ser más eficientes en cuanto a combustible y energía, los pronósticos a largo plazo asumen el uso continuado del petróleo y el gas, y el business as usual para los intereses corporativos. También se predice el aumento del uso de las fuerzas armadas para el socorro humanitario en casos de desastre.

Repensar la seguridad

El colapso de los sistemas vitales de la Tierra, que resulta en un caos climático, es la mayor amenaza existencial a la que se enfrenta la humanidad y no existe una solución militar. Las guerras son una catástrofe ambiental y humana. Las estrategias de seguridad nacional basadas en intereses corporativos y en bloques de poder en competencia no permiten un espacio político para una acción verdaderamente unida. La Tierra nos está dando una llamada de atención y sólo trabajando por el bien común y comprendiendo la interdependencia de nuestra especie con toda la vida del planeta podremos sobrevivir.

En los últimos tiempos, el significado de la palabra “seguridad” ha sido secuestrado por las agendas de inteligencia del gobierno, los militares y la policía. En 1994, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo intentó recuperar su significado original (libre de cuidados) refiriéndose a la “seguridad humana” que definen como libertad de la necesidad, libertad del miedo y libertad de vivir en dignidad. Esta definición es mucho más útil para responder al cambio climático.

En 2016, Rethinking Security, una red de organizaciones, académicos y activistas, sostuvo en su documento de debate que “el objetivo adecuado de la seguridad debería basarse en el bienestar de las personas en su contexto social y ecológico, en lugar de los intereses de un estado nación determinado por su élite”. Propusieron cuatro principios cardinales de la seguridad como práctica: la seguridad como libertad; la seguridad como derecho común; la seguridad como práctica de los pacientes; y la seguridad como responsabilidad compartida.

Paul Rogers: “Perturbación del clima: es hora de hablar”

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: