Australia: 434 aborígenes muertos en detención desde 1991

(Traducido por A Planeta)
(Hilo: “Reflexiones, crónicas y más al calor del asesinato de George Floyd”)

The Guardian ha actualizado su innovadora base de datos como registro definitivo de las muertes de indígenas australianos en prisión o bajo custodia policial. (por Lorena Allam, Calla Wahlquist y Nick Evershed)

El récord de Australia en cuanto a muertes de aborígenes en detención es una fuerza impulsora de las protestas que se realizarán este fin de semana en las ciudades australianas, en las que la gente se manifestará en solidaridad con el movimiento Black Lives Matter a nivel mundial.

Hoy, Guardian Australia ha publicado una actualización de Muertes Adentro, nuestra base de datos de todas las muertes de indígenas detenidos desde 2008 hasta ahora.

Encontramos que ha habido por lo menos 434 muertes desde que la Comisión Real de Muertes de Aborígenes en Custodia terminó en 1991.

Nuestro análisis más reciente, basado en las cifras de hoy, muestra:

  • Agencias como las casas de vigilancia de la policía, prisiones y hospitales no siguieron todos sus propios procedimientos en el 41% de los casos en que murieron indígenas.
  • La proporción de muertes de indígenas donde la atención médica fue requerida en algún momento, pero no se dio, fue del 38%.
  • La salud mental o el deterioro cognitivo fue un factor en el 42% de todas las muertes de detenidos. Pero los indígenas con un diagnóstico de salud mental o deterioro cognitivo, como una lesión cerebral o el síndrome de alcoholismo fetal, recibieron la atención que necesitaban en sólo el 51% de los casos.
  • Las mujeres indígenas tenían menos probabilidades de haber recibido toda la atención médica apropiada antes de su muerte en comparación con los hombres, y las autoridades tenían menos probabilidades de haber seguido todos sus propios procedimientos en los casos en que una mujer indígena moría bajo custodia.

En 2018, el equipo informante de Guardian Australia reunió y analizó todos los datos coronarios disponibles y otras fuentes para crear esta base de datos con capacidad de búsqueda. El objetivo era hacer que la información fuera lo más accesible posible y vigilar cuestiones sistémicas como la prestación de atención médica apropiada.

Un año después, en agosto de 2019, la actualizamos de nuevo. En varias medidas, encontramos que las cosas habían empeorado.

El lunes, la familia de David Dungay Jr., que dice que el hombre de 26 años de edad de Dunghutti murió en circunstancias similares a las de George Floyd, expresó su solidaridad con los manifestantes en las calles de las principales ciudades de EE.UU. tras la muerte del hombre negro desarmado. Al mismo tiempo, el primer ministro, Scott Morrison, dijo a una emisora de radio de Sydney que se alegraba de que esas cosas no ocurrieran aquí.

“Tan perturbador y terrible como el asesinato que tuvo lugar – y es chocante, que también me hizo estremecerme – sólo pienso en lo maravilloso que es Australia”, dijo.
“No hay necesidad de importar a Australia las cosas que suceden en otros países aquí. Australia no es los Estados Unidos”.

El jueves, la Oficina Australiana de Estadísticas (ABS) publicó datos que muestran que el promedio diario de indígenas en prisión ha aumentado un 5% desde la segunda mitad del año pasado, de 12.322 a 12.902. La proporción de indígenas que estaban en prisión preventiva, es decir, que no habían sido condenados o sentenciados, había aumentado. Esto es preocupante porque encontramos que más de la mitad de los indígenas que han muerto bajo custodia desde 2008 no habían sido condenados por un delito.

De todos los estados y territorios, la ABS dijo que los índices de encarcelamiento de los indígenas eran los más altos de Australia Occidental.

Al menos siete aborígenes han muerto bajo custodia policial y carcelaria, y sin embargo han salido a la luz más muertes no declaradas anteriormente. Dos de esas muertes fueron disparos de la policía, ambos resultando en cargos de asesinato que están actualmente en los tribunales.

En Australia meridional, nos enteramos de una familia que ha estado esperando más de cinco años los resultados de una investigación coronaria sobre la muerte de su ser querido, un hombre de 68 años que murió en la prisión de trabajo de Yatala en abril de 2015.

La investigación de la muerte de Wayne Fella Morrison, un hombre Kokatha, Wirangu y Wiradjuri que murió en la misma prisión en 2016, se ha retrasado dos años debido a que 18 empleados de la prisión reclamaron el privilegio legal de no responder a preguntas autoincriminatorias.

Nos centramos en las muertes de indígenas porque los indígenas están representados de forma desproporcionada en todos los niveles del sistema judicial. Sólo el 2,8% de la población australiana se identifica como aborigen o isleño del Estrecho de Torres, pero los adultos indígenas tienen 15 veces más probabilidades de ser encarcelados que los australianos no indígenas, y los jóvenes tienen 26 veces más probabilidades de ser encarcelados. La población carcelaria de más rápido crecimiento es la de las mujeres indígenas.

El exceso de policía y las tasas de encarcelamiento significan que mientras que los no indígenas mueren bajo custodia en una tasa ligeramente más alta que los indígenas, la posibilidad de que un indígena que vive en Australia muera bajo custodia, o pierda un miembro de su familia de esa manera, es significativamente mayor.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: