El caso “El pueblo contra el petróleo del Ártico” al Tribunal Europeo de Derechos Humanos

Jessica Corbett (Common Dreams) (Traducción A PLaneta)

Tras las reiteradas sentencias de los tribunales noruegos que afirman que la política petrolera del país no viola su constitución, seis jóvenes activistas del clima y dos grupos ecologistas anunciaron el martes la presentación de una solicitud de un caso relacionado ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH).

“Tenemos que actuar ahora para limitar los daños irreversibles a nuestro clima y a los ecosistemas para garantizar los medios de vida de las generaciones venideras”, dijo un activista.

Los activistas -de 20 a 27 años-, junto con Jóvenes Amigas de la Tierra Noruega y Greenpeace Nórdica, argumentan ahora que las perforaciones petrolíferas del Ártico noruego violan los artículos 2 y 8 del Convenio Europeo de Derechos Humanos, que recogen el derecho a la vida y el derecho al respeto de la vida privada y familiar, respectivamente.

“Dentro de estos dos artículos, el TEDH ha interpretado anteriormente un derecho a la protección contra los daños medioambientales”, señaló Greenpeace en una página web del caso, haciendo referencia al tribunal. Aunque no existen posibles sanciones que el TEDH pueda imponer si emite una sentencia y Noruega se niega a cumplirla, los demandantes creen que tal medida podría afectar a las relaciones exteriores del país.

El caso “El pueblo contra el petróleo del Ártico” se produce a pocos meses de una importante cumbre de las partes del acuerdo climático de París y tras la advertencia del mes pasado de la Agencia Internacional de la Energía (AIE) de que el mundo debe hacer una transición inmediata de los combustibles fósiles a la utilización de fuentes renovables como la solar y la eólica.

“La biblia de la industria petrolera y de los partidos favorables al petróleo han sido los informes de la AIE”, dijo Frode Pleym, líder de Greenpeace Noruega, a Bloomberg Green. “La AIE ha sido ahora clara en lo que tenemos que hacer para alcanzar los objetivos de París: es dejar de buscar más petróleo”.

“El Estado noruego está jugando con mi futuro cuando abre nuevas zonas para perforaciones petrolíferas que destruyen el clima”, dijo Gina Gylver, de 20 años, una de las activistas, en un comunicado. “Este es otro caso de un Estado codicioso y sediento de petróleo que deja las consecuencias perjudiciales del calentamiento global en manos de los futuros responsables de la toma de decisiones, que son los jóvenes de hoy”.

“Ha sonado la campana de alarma”, declaró Gylver. “No hay ni un minuto que perder. No puedo quedarme sentado y ver cómo se arruina mi futuro. Debemos actuar y reducir las emisiones hoy”.

Otra de las activistas climáticas, Mia Cathryn Chamberlain, de 22 años, declaró que “el cambio climático, y la inacción de nuestro gobierno, me está privando de creer en el futuro. El optimismo y la esperanza es todo lo que tenemos, pero me lo están quitando poco a poco”.

“Debido a esto, yo, como muchos otros jóvenes, he experimentado períodos depresivos”, continuó. “A menudo he tenido que abandonar el aula cuando se trataban temas relacionados con el cambio climático, porque no podía soportarlo. Me parecía tan desesperante aprender sobre la importancia de apagar la luz cuando el mundo se está quemando. Pero nuestra demanda ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos es para mí la manifestación de la acción y la esperanza ante esta crisis.”

Los compañeros demandantes Ella Marie Hætta Isaksen, de 23 años, y Lasse Eriksen Bjørn, de 24, compartieron preocupaciones específicas sobre cómo la emergencia climática podría afectar a su futuro.

“Para los que vivimos cerca de la naturaleza, los efectos del cambio climático son ya dramáticos”, explicó Isaksen. “Los bosques de mi región natal, en el norte de Noruega, sustentan un rico ecosistema del que los seres humanos han dependido durante mucho tiempo”.

“Ahora están muriendo lentamente porque los inviernos más cortos y suaves están permitiendo que prosperen las especies invasoras”, dijo. “Tenemos que actuar ahora para limitar el daño irreversible a nuestro clima y a los ecosistemas para asegurar el sustento de las próximas generaciones”.

Bjørn compartió que “como joven de la cultura sami del mar, temo el impacto que el cambio climático tendrá en la forma de vida de mi pueblo”. La cultura sami está estrechamente relacionada con el uso de la naturaleza, y la pesca es esencial. La continuidad de nuestra cultura sin la explotación tradicional de los océanos sería imposible. Una amenaza para nuestros océanos es una amenaza para nuestro pueblo”.

“La autorización de nuevas perforaciones petrolíferas en zonas vulnerables del Mar de Barents”, afirmó Bjørn, “es una violación de los artículos 2 y 8 del Convenio Europeo de Derechos Humanos, que me otorgan el derecho a ser protegido contra decisiones que pongan en peligro mi vida y mi bienestar”.

Los otros activistas individuales en el caso son Gaute Eiterjord, de 25 años, e Ingrid Skjoldvær, de 27.

Pleym, en sus comentarios a Bloomberg, reconoció que podrían pasar años antes de que el caso concluya, si es que el TEDH, con sede en Estrasburgo, acepta la solicitud.

“Podría tardar entre uno y cinco años”, dijo Pleym. “Pero para nosotros, sería una victoria en sí misma si aceptan el caso”.

Reuters informó de que el anuncio del caso “se produjo mientras Equinor, la empresa petrolera controlada mayoritariamente por el gobierno, anunció el martes que aceleraría las inversiones en energías renovables al tiempo que seguiría aumentando la producción de petróleo durante los próximos cinco años”.

El medio añadió que el Ministerio de Petróleo y Energía de Noruega declinó hacer comentarios sobre la demanda.

La solicitud también llega después de que un tribunal holandés ordenara el mes pasado al gigante de los combustibles fósiles Royal Dutch Shell que redujera sus emisiones de carbono en un 45% para 2030, en comparación con los niveles de 2019, lo que Sara Shaw, de Amigas de la Tierra Internacional, calificó de “victoria aplastante para la justicia climática”.

“Nuestra esperanza es que este veredicto desencadene una ola de litigios climáticos contra los grandes contaminadores”, dijo Shaw, “para obligarlos a dejar de extraer y quemar combustibles fósiles”.

“Nuestra solicitud al Tribunal Europeo de Derechos Humanos es para mí la manifestación de la acción y la esperanza ante esta crisis”.
-Mia Cathryn Chamberlain, demandante

“Para los que vivimos cerca de la naturaleza, los efectos del cambio climático son ya dramáticos”.
-Lasse Eriksen Bjørn, demandante

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: