La muerte de Stan Swamy y el placaje de la disidencia en India


(English)

Martintxo Mantxo (A Planeta)

Como ya informamos en el artículo previo sobre prisioneros políticos en India, uno de los casos más sonados de represión contra disidentes está asociado a los eventos de Bhima Koregaon en 2018 (Más información sobre esos presos) utilizado para aplastar la disidencia, valiéndose d la UAPA o Ley de Prevención de Actividades Ilícita.

El lunes (5 de julio) el preso político de de 84 años, Stan Swamy murió en prisión mientras esperaba su fianza. Había sido trasladado a un hospital tras contraer el virus COVID-19 y falleció de un paro cardíaco. Pese a su estado, las autoridades se mantuvieron firmes en no liberarlo por razones humanitarias por lo que es visto por muchos como un “asesinato institucional”. Swamy era un académico y sacerdote jesuita de conocido compromiso con los y las desfavorecidas, sobre todo con el pueblo dalit (intocable) y adivasi (indígenas), que se enfrentan al desalojo de sus tierras tradicionales. Estos desalojos forzosos han sido perpetrados por la industria extractiva con el respaldo del gobierno. Fue detenido y encarcelado acusado de terrorismo en octubre 2020 por la Agencia Nacional de Investigación (NIA) en base a pruebas falsas: el propio Swamy denunció que habían plantado pruebas falsas en su ordenador. Una empresa forense digital independiente con sede en EE.UU. no tardó en demostrar que esto se había hecho a gran escala para detener a personas en el caso de Bhima Koregaon. Stan Swamy fue también acusado de pertenecer presuntamente a organizaciones maoístas prohibidas y fomentar la violencia el 1 de enero de 2018 en la aldea de Bhima Koregaon, en Maharashtra.

Koregaon Bhima fue una celebración dalit por el 200 aniversario de una batalla en la que los soldados dalits derrotaron a los gobernantes brahmanes Peshwa del imperio Maratha. La celebración sufrió una fuerte represión que se suma a la larga lista de abusos y marginación contra el pueblo dalit. Una persona resultó muerta por la policía y 300 furon detenidas. El caso Koregaon Bhima destaca por su utilización posterior por el gobierno autoritario de Modi para aplastar legalmente la disidencia revolucionaria acusando a dirigentes de provocar violencia, y por aplicar contra aquellas personas encarceladas violaciones de derechos humanos, desprecio por las normas y mal uso de la ley. 16 presos coincidían en ser destacados activistas y todavía permanecían sin ser juzgados hace unos días.

Al igual que Swamy, el poeta y activista político telugu de 81 años, Varavara Rao, también permanece encarcelado en condiciones brutales, también por atreverse a cuestionar el poder y a defender a los desvalidos. Él también positivo en la prueba de COVID-19 y se le mantiene recluido.

Como decíamos en el artículo previo sobre prisioneros políticos, a los presos de Bhima Koregaon se les aplicó la UAPA o Ley de Prevención de Actividades Ilícitas, ley modificada hace dos años para posibilitar al gobierno acusar a un individuo como “terrorista” sin necesidad de un juicio.

Como denuncia Prateek Goyal en News Laundry: “las cárceles de Maharashtra proporcionan habitualmente televisores, frigoríficos, aires acondicionados, teléfonos móviles y comida casera a delincuentes y políticos empedernidos. Sin embargo, se negaron a dar una pajita para beber a Stan Swamy (…) La policía también denegó una petición para que la familia de Gautam Navlakha, de 70 años, le enviara unas gafas graduadas”.

Gurpreet Singh recuerda en Straight que “el fallecimiento de Swamy coincide con el inminente 51º aniversario de la ejecución extrajudicial de un antiguo luchador por la libertad indio de 82 años, Bujha Singh, que murió bajo custodia policial el 28 de julio de 1970. Singh participó en la lucha por librar a la India de la ocupación británica. Más de dos décadas después de que los británicos se marcharan, fue asesinado por la policía por su asociación con un movimiento comunista revolucionario, que se inició con un levantamiento de los labradores sin tierra que luchaban contra los ricos y las élites desde la década de 1960. Tras un levantamiento en la aldea de Naxalbari, en Bengala Occidental, de agricultores pobres que reclamaban el derecho a la tierra, se produjo una campaña de represión policial. Murió en un tiroteo fabricado por la policía de Punjab”.

Singh hace una analogía entre corona (coronavirus) y karuna (en sánscrito y pali “compasión”), para refelejar la mala gestión del presidente Modi tanto de la pandemia como de la política, pues “permaneció indiferente ante una petición que solicitaba la liberación incondicional de los presos políticos debido a la propagación del virus en las cárceles indias”. Para él, esa falta de compasión con anciamos presos como Swamy y Rao, tiene como objetivo el crear precedente e infundir miedo en las mentes de los disidentes políticos. Igualmente denuncia el aumento de la de la disparidad entre ricos y pobres en los últimos 50 años, mientras impone altas pretensiones de desarrollo y progreso.

=========================================

Más sobre represión e injusticia bajo el régimen de Modi: Las protestas agrarias en la India contra la nueva legislación neoliberal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: