El lavado de cara climático del “cero-neto”


La crisis climática y la pérdida de biodiversidad se vuelven imposibles de ignorar

Ashish Kothari (Kalpavriksh) Publicado originalmente en wsimag.com

(Traducción: A Planeta)

(Foto: La forestación compensatoria en la India es a menudo un monocultivo y nunca podrá sustituir a los bosques naturales perdidos. Autor: Ashish Kothari)

De vez en cuando aparece un término seductor que salva la fortaleza de los gobernantes de ser derribada por los “súbditos” descontentos. Hemos tenido conceptos como “inclusivo”, “sostenible” y “participativo”, cada uno de los cuales oculta lo que, por lo demás, es lo de siempre. El último de este linaje es el de Cero Neto.

Con la crisis climática y la pérdida de biodiversidad tan claramente visibles que se están volviendo imposibles de ignorar o negar (a pesar del trumpismo), hay una lucha por soluciones convenientes, especialmente en los gobiernos y las empresas. Se buscan y se pisan caminos que no perturben el statu quo, estrategias que no desafíen la actual dinámica de poder en la que los gobiernos de los Estados-nación y las megacorporaciones (incluidos los bancos) controlan la economía nacional y mundial, y que, sin embargo, parecen darles una bonita imagen verde. El concepto de cero emisiones ha surgido como uno de los favoritos. Es probable que se impulse con fuerza en la próxima Conferencia de las Partes sobre el Clima (COP26) y ya forma parte de los debates en torno al marco de biodiversidad posterior a 2020 que se está negociando en el marco del Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB) de la ONU.

En el caso del clima, el concepto de “cero” implica que si hay una cierta cantidad de emisiones que cambian el clima en un lugar, se puede “compensar” en otro lugar de varias maneras, como capturando la misma cantidad en los árboles o en los océanos. Esto no implica necesariamente la reducción de las emisiones en primer lugar. En el caso de la biodiversidad, el equivalente es “sin pérdidas netas”, lo que significa que la pérdida de un ecosistema o una especie en algún lugar se compensa regenerando o protegiendo de nuevo un ecosistema similar o esa especie en otro lugar.

De repente, todo el mundo está anunciando objetivos de cero o de cero pérdidas netas. Los países del G7 anunciaron recientemente un objetivo colectivo de alcanzar cero emisiones netas perjudiciales para el clima en 2050. En 2019, Amazon inició el Compromiso Climático, comprometiéndose a llegar a cero emisiones netas para 2040 -me refiero aquí a la empresa, no al bosque, que, dadas las tasas de deforestación, probablemente será un cero absoluto para finales de siglo. También participan varias instituciones académicas destacadas y grupos de la sociedad civil, como las universidades de Princeton y Stanford, en Estados Unidos.

Sin embargo, el enfoque “cero” contiene una serie de defectos fundamentales y peligrosos.

En primer lugar, una mentalidad que equipara la contaminación emitida o la tala de bosques en un lugar con la contaminación absorbida o la forestación realizada en otro lugar, es ecológica y socialmente ignorante (o deliberadamente negligente). Esto proviene de una visión errónea de que la crisis climática sólo tiene que ver con el carbono y que un bosque es sólo un conjunto de árboles, una pradera un conjunto de hierba, un humedal una masa de agua con peces. Las emisiones de una central térmica no son sólo de dióxido de carbono, sino de otros gases y efluentes líquidos, con sus propios peligros para la salud humana y del medio ambiente. ¿Cómo puede la captura de una cantidad equivalente de carbono en otro lugar, compensar las otras emisiones (o los impactos de las actividades asociadas como la minería del carbón, la fracturación hidráulica, los oleoductos y las líneas de transmisión)? Del mismo modo, en el caso de la biodiversidad, una selva tropical es un complejo de miles de especies y variedades (muchas de las cuales puede que ni siquiera hayamos identificado o descrito todavía), y no hay ningún mecanismo humano que pueda replicar en otro lugar, y menos en un plazo corto. Lo mismo ocurre con las praderas complejas, los humedales, las zonas costeras y marinas y otros ecosistemas naturales.

India sigue ampliando la explotación de carbón en zonas ecológicamente sensibles (Ashish Kothari)

Un precursor de este tipo de enfoque se ha utilizado para justificar la pérdida de ecosistemas para los llamados proyectos de “desarrollo”. Por ejemplo, en la India, si una presa, una mina o una industria reciben 100 hectáreas de terreno forestal para desbrozar y utilizar, tienen que hacer una “forestación compensatoria” de 200 hectáreas de terreno no forestal. Se trata de un mero juego de números, sin tener en cuenta en absoluto la complejidad, la calidad y los múltiples valores del bosque que se va a talar. El ejemplo más ridículo y ecológicamente ruinoso es la reciente decisión de realizar una forestación compensatoria para 20.000 hectáreas de bosques tropicales que se están desviando en las islas de Andaman y Nicobar, en el golfo de Bengala, ¿adivinen dónde? En el centro de la India, una zona en la que no es posible cultivar ninguna de las especies típicas de las islas. Quiero decir, ¿se toleraría que dijera que está bien destruir la economía de un país, ya nos aseguraremos de mejorar la economía de otro?

En segundo lugar, como señala un reciente informe de la sociedad civil que denuncia la estafa del Cero Neto, muchas de las propuestas para alcanzar este objetivo se basan en proyecciones poco realistas sobre el terreno disponible, o en tecnologías que aún no son viables.

cSegún algunos cálculos, puede que simplemente no haya suficientes “sumideros naturales” (bosques, mares, praderas) para absorber las emisiones actuales y futuras, y no se puede forzar a estos ecosistemas a absorber más o más rápido. O si se intenta hacer esto, podría crear otros desastres ecológicos. Por ejemplo, una de las soluciones de “geoingeniería” (ingeniería tecnológica a escala global) que se ha propuesto durante muchos años es “fertilizar” los océanos con hierro para aumentar el plancton que absorbería el carbono. Muchos científicos advierten de que esto podría desencadenar efectos en cadena imprevisibles y potencialmente devastadores para la vida marina, además de consideraciones éticas preocupantes en relación con los posibles impactos en las personas de todo el Planeta.

En tercer lugar, la experiencia común con todos estos enfoques es que los objetivos casi nunca se cumplen. Se hacen grandes promesas para justificar la continuación de las emisiones o el desmonte de un ecosistema, pero luego se descubre que no se dispone de la cantidad de tierra necesaria o de las tecnologías necesarias. La ineficacia, la corrupción y otros males demasiado frecuentes del sistema gubernamental o empresarial desempeñan su propio papel en este fracaso de la aplicación. En la India, la cantidad de tierra necesaria para la forestación compensatoria se ha quedado siempre por detrás de la cantidad de tierra forestal desviada para usos no forestales, y los informes de la sociedad civil indican que los logros sustanciales de la forestación están más sobre el papel que sobre el terreno.

En cuarto lugar, los enfoques de balance neto no tienen en cuenta los impactos sociales, económicos y culturales, tanto de las actividades que causan emisiones o pérdida de biodiversidad como de las actividades compensatorias. Recuerdo que hace cuatro décadas, cuando hacíamos campaña contra las centrales térmicas de Delhi, descubrimos que una de ellas no sólo emitía enormes cantidades de contaminación por sus chimeneas, sino que también esparcía peligroso polvo de carbón en las zonas rurales vecinas, con graves consecuencias para la agricultura y la salud de sus habitantes. ¿Cómo va a reducir estos “daños colaterales” la absorción de carbono en otro lugar? Si se tala un bosque o un humedal del que depende una comunidad local para un proyecto minero, ¿cómo puede la repoblación forestal o la regeneración de un humedal en otro lugar compensar su pérdida de medios de vida y de conexiones culturales y espirituales?

Además, cuando se emprenden actividades compensatorias, a menudo es en tierras de las que sobreviven otras comunidades agrícolas, pesqueras, pastoriles, artesanales y otras que dependen de la naturaleza, desplazándolas o despojándolas. El plan de forestación compensatoria de la India, mencionado anteriormente, ha hecho esto una y otra vez. Incluso cuando la compensación consiste en proteger, por ejemplo, un kilómetro cuadrado de bosque tropical en un lugar a cambio de un kilómetro cuadrado deforestado en otro, podría tener consecuencias negativas para las comunidades que viven dentro de ese bosque o que dependen de él. Esta ha sido una crítica habitual al enfoque de mitigación climática llamado REDD+ (Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación de los Bosques), que tiene 15 años de antigüedad.

Según la corporación Shell, uno de los mayores contaminantes climáticos del mundo, para que el mundo llegue a cero en términos netos habrá que reforestar unos 700 millones de hectáreas de tierra (aproximadamente el tamaño de Brasil); lo más probable es que sean tierras de las que dependen las comunidades para su sustento. Si no se frena la demanda energética global y de lujo, incluso las fuentes de energía renovables serán insostenibles y tendrán sus propios impactos horribles en los ecosistemas, la fauna y las comunidades locales. Amazon (la empresa) se ha convertido en 2020 en el mayor consumidor de energía renovable del mundo, lo que suena bien, pero un examen más detallado de cómo y dónde se produce esta enorme energía y qué impactos tiene probablemente revele un panorama más feo.

Amazonia ecuatoriana en el territorio de la Nación Indígena Sapara: esta gobernanza es la mejor apuesta contra la deforestación (Ashish Kothari)

Según algunos cálculos, puede que simplemente no haya suficientes “sumideros naturales” (bosques, mares, praderas) para absorber las emisiones actuales y futuras, y no se puede forzar a estos ecosistemas a absorber más o más rápido. O si se intenta hacer esto, podría crear otros desastres ecológicos. Por ejemplo, una de las soluciones de “geoingeniería” (ingeniería tecnológica a escala global) que se ha propuesto durante muchos años es “fertilizar” los océanos con hierro para aumentar el plancton que absorbería el carbono. Muchos científicos advierten de que esto podría desencadenar efectos en cadena imprevisibles y potencialmente devastadores para la vida marina, además de consideraciones éticas preocupantes en relación con los posibles impactos en las personas de todo el Planeta.

En tercer lugar, la experiencia común con todos estos enfoques es que los objetivos casi nunca se cumplen. Se hacen grandes promesas para justificar la continuación de las emisiones o el desmonte de un ecosistema, pero luego se descubre que no se dispone de la cantidad de tierra necesaria o de las tecnologías necesarias. La ineficacia, la corrupción y otros males demasiado frecuentes del sistema gubernamental o empresarial desempeñan su propio papel en este fracaso de la aplicación. En la India, la cantidad de tierra necesaria para la forestación compensatoria se ha quedado siempre por detrás de la cantidad de tierra forestal desviada para usos no forestales, y los informes de la sociedad civil indican que los logros sustanciales de la forestación están más sobre el papel que sobre el terreno.

En cuarto lugar, los enfoques de balance neto no tienen en cuenta los impactos sociales, económicos y culturales, tanto de las actividades que causan emisiones o pérdida de biodiversidad como de las actividades compensatorias. Recuerdo que hace cuatro décadas, cuando hacíamos campaña contra las centrales térmicas de Delhi, descubrimos que una de ellas no sólo emitía enormes cantidades de contaminación por sus chimeneas, sino que también esparcía peligroso polvo de carbón en las zonas rurales vecinas, con graves consecuencias para la agricultura y la salud de sus habitantes. ¿Cómo va a reducir estos “daños colaterales” la absorción de carbono en otro lugar? Si se tala un bosque o un humedal del que depende una comunidad local para un proyecto minero, ¿cómo puede la repoblación forestal o la regeneración de un humedal en otro lugar compensar su pérdida de medios de vida y de conexiones culturales y espirituales?

Además, cuando se emprenden actividades compensatorias, a menudo es en tierras de las que sobreviven otras comunidades agrícolas, pesqueras, pastoriles, artesanales y otras que dependen de la naturaleza, desplazándolas o despojándolas. El plan de forestación compensatoria de la India, mencionado anteriormente, ha hecho esto una y otra vez. Incluso cuando la compensación consiste en proteger, por ejemplo, un kilómetro cuadrado de bosque tropical en un lugar a cambio de un kilómetro cuadrado deforestado en otro, podría tener consecuencias negativas para las comunidades que viven dentro de ese bosque o que dependen de él. Esta ha sido una crítica habitual al enfoque de mitigación climática llamado REDD+ (Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación de los Bosques), que tiene 15 años de antigüedad.

El mega parque eólico de Kalpavalli, en Andhra Pradesh (India), no es tan benigno como se proyecta (Ashish Kothari)

Según la corporación Shell, uno de los mayores contaminantes climáticos del mundo, para que el mundo llegue a cero en términos netos habrá que reforestar unos 700 millones de hectáreas de tierra (aproximadamente el tamaño de Brasil); lo más probable es que sean tierras de las que dependen las comunidades para su sustento. Si no se frena la demanda energética global y de lujo, incluso las fuentes de energía renovables serán insostenibles y tendrán sus propios impactos horribles en los ecosistemas, la fauna y las comunidades locales. Amazon (la empresa) se ha convertido en 2020 en el mayor consumidor de energía renovable del mundo, lo que suena bien, pero un examen más detallado de cómo y dónde se produce esta enorme energía y qué impactos tiene probablemente revele un panorama más feo.

En quinto lugar, como señala el mencionado informe de la sociedad civil, “la gran mayoría de estos planes (relacionados con el clima) se centran en un plazo de “cero neto” para 2050, con pocas medidas para reducir las emisiones en origen durante décadas, un plazo demasiado largo para un plan de reducción de emisiones creíble que garantice que mantenemos el aumento de la temperatura global por debajo de 1,5 grados centígrados. Muchos de estos planes carecen de puntos de referencia reales entre ahora y 2050, lo que permite seguir como si nada durante décadas antes de que se requiera cualquier acción, e ignoran los principios básicos de la equidad global, que exigen que las entidades más ricas actúen más rápido para reducir las emisiones y proporcionen apoyo para que otros les sigan”. Existe una opinión científica generalizada de que lo único que funcionará es la disminución drástica de las emisiones para 2030. Pero no parece que los países y empresas más contaminantes se comprometan a algo parecido. Según Carbon Brief, un sitio web que presenta datos y análisis claros sobre el clima desde hace algunos años, la última visión de la corporación Shell sobre el cero neto, llamada “Sky 1.5”, prevé seguir utilizando el petróleo, el gas y el carbón hasta el final del siglo.

India, al tiempo que se proyecta como líder climático mundial al comprometerse con 450 GW de energía renovable para 2030 (en lo que lleva mucho retraso), también sigue ampliando su extracción y producción de combustibles fósiles. En 2020, durante el cierre de la COVID, subastó 60 nuevos bloques de extracción de carbón.

Como dijo la activista climática Greta Thunberg en su característico discurso directo en la Cumbre Mundial de Austria el 2 de julio “…damos la bienvenida a todos los esfuerzos para salvaguardar las condiciones de vida futuras y presentes, y estos lejanos objetivos de emisiones netas cero serían un gran comienzo si no estuvieran llenos de lagunas y vacíos legales que dejan fuera las emisiones de las mercancías importadas, la aviación y el transporte marítimo internacionales, así como la quema de biomasa mediante la manipulación de la línea de base, excluyendo la mayoría de los bucles de retroalimentación y los puntos de inflexión, ignorando el aspecto crucial de la equidad y las emisiones históricas, así como haciendo que estos objetivos dependan completamente de tecnologías de emisiones negativas a escala de fantasía, actualmente apenas existentes.”

Una visión errónea es que la crisis climática sólo tiene que ver con el carbono y que un bosque es sólo una colección de árboles

El objetivo cero se ha convertido en una forma cómoda de evitar acciones significativas sobre el clima o la biodiversidad. En el centro de este lavado verde se encuentra un fenómeno más antiguo, el de impulsar soluciones tecnológicas a problemas sociales, económicos y políticos. Con los beneficios capitalistas impulsando a las empresas, el poder político a corto plazo alimentando las decisiones de los gobiernos, la adicción al desarrollo basado en el crecimiento económico sigue estando en la base de las decisiones nacionales e internacionales. Cualquiera que cuestione esto, incluso cuando está respaldado por pruebas sólidas de que tales enfoques nos llevan a la catástrofe ecológica y social, es ignorado; o si resulta que son defensores de sus propias tierras y ecosistemas, encarcelados, golpeados, incluso asesinados.

No es que no existan alternativas. Las hay, y se ha demostrado que son viables en iniciativas de todo el mundo. La energía renovable descentralizada, como la solar, es ahora financieramente asequible (en muchas situaciones más barata que los combustibles fósiles). Debe ir acompañada de límites a la demanda de lujo y de la redistribución de la energía existente entre los que aún no tienen suficiente. Estas son cuestiones políticas, y requieren un cambio cultural también para dar una idea de la injusticia y la insostenibilidad de exigir más y más energía (incluso si es “renovable”).

Del mismo modo, existen alternativas en todos los sectores que actualmente provocan el cambio climático y la pérdida de biodiversidad: transporte, construcción, infraestructuras, producción industrial, electrodomésticos, etc. El rápido abandono de los vehículos de motor privatizados en favor del transporte público, el uso de la bicicleta y los desplazamientos a pie, así como la construcción ecológica, son ámbitos en los que puede producirse un ahorro masivo de energía, con la consiguiente reducción de las emisiones y otros impactos ecológicos. Un cambio de la agricultura basada en productos químicos a la agricultura orgánica y biológica tendría beneficios similares. En el caso de la biodiversidad, los enfoques dirigidos por la comunidad, como los territorios de vida, han demostrado su eficacia una y otra vez, y ayudarían a evitar la pérdida de biodiversidad en lugar de tener que recurrir a las compensaciones, que a menudo son ineficaces, suelen ser muy caras y, en la mayoría de los casos, provocan el desplazamiento o la desposesión de las comunidades.

La India, al tiempo que se proyecta como líder climático mundial, sigue ampliando su extracción y producción de combustibles fósiles

**************************

Ashish Kothari

Miembro fundador de Kalpavriksh; miembro de numerosos movimientos populares. Ha impartido clases en el Instituto Indio de Administración Pública; ha coordinado la Estrategia Nacional de Biodiversidad y el Plan de Acción de la India; ha formado parte de los consejos de administración de Greenpeace Internacional e India y del Consorcio ICCA. Ayuda a coordinar Vikalp Sangam, Global Tapestry of Alternatives y Radical Ecological Democracy.

Coautor/coeditor de Churning the Earth, Alternative Futures y Pluriverse: A Post-Development Dictionary

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: