25 años de la ejecución de Ken Saro-Wiwa y otros 8 activistas en Nigeria

Por A Planeta    (HEMEN EUSKARAZ) (REBELIÓN)

(y AQUÍ otr@s caíd@s por el Planeta)

El 10 de noviembre de 1995, nueve activistas nigerianos fueron ejecutados por el régimen militar del dictador nigeriano Sani Abacha. Sus muertes provocaron una ola de ira internacional. El activista más prominente era Ken Saro-Wiwa, pero hoy recordamos junto a él también a otros ocho líderes: Saturday Dobee, Nordu Eawo, Daniel Gbooko, Paul Levera, Felix Nuate, Baribor Bera, Barinem Kiobel y John Kpuine.

Ken Saro-Wiwa era famoso por ser un escritor y también el fundador del Movimiento para la Supervivencia del Pueblo Ogoni (MOSOP), y uno de sus portavoces. MOSOP fue fundado en 1990 tras años de sufrir las consecuencias de la explotación petrolera en su tierra (contaminación, expolio), y el desprecio con que tanto petroleras como las instituciones trataban a su gente.

En Ogonilandia operaba sobre todo la anglo-holandesa Shell desde 1957. En 30 años de explotación petrolera Shell devastó el medio ambiente de la región sin aportar ningún beneficio a las comunidades locales y al pueblo originario, Ogoni. Ken Saro-Wiwa lo difinió como “guerra ecológica”. Las fugas de petróleo de sus oleoductos provocaron una crisis ecológica en el intricado ecosistema del Delta del Níger que se destacaron en los años 2008 y 2009. También afectó a la gente, pues esa agua era utilizada para regar y las tierras se contaminaron. También a los que vivían de la pesca pues causó una gran mortandad de peces , las redes han permanecido vacías.

En 1990 firmaron la Carta de Derechos de los Ogoni. Sin embargo la lucha no comenzó hasta 1992. El 4 de enero de 1993, el MOSOP organizó una protesta pacífica a la que asistieron casi 300.000 personas. Además de denunciar los impactos ambientales de la actividad petrolera en su tierra, también reclamaron el derecho del pueblo ogoni a su libre determinación.

La respuesta del estado a estas proclamas fue el aumento del control y represión. Shell incluso financió la Fuerza de Policía Móvil (MPF). Los militares nigerianos ocuparon Ogonilandia por más de dos años. Coincidió en el gobierno un militar el general Sani Abacha. Abacha participó en varios golpes de estado, llegando al gobierno finalmente a través de uno de ellos (el del General Ibrahim Babangida en 1988). En 1994 fue nombrado presidente. Una de sus decisiones más significantes fue el superditar el poder de los tribunales al del gobierno, convirtiendo así su gobierno en una dictadura. También decretó la posibilidad de detener a cualquier persona por hasta tres meses sin juicio, e impuso un estado policial autoritario que se caracterizó por su fuerte represión.

Como los gobiernos anteriores, el de Abacha estuvo estrechamente ligado al petróleo, rubro base de la economía nigeriana. Los casos de corrupción y enriquecimiento de Abacha y su familia se probaron una vez muerto el general y en distintos procesos abiertos. Ocupó el ranking de 4º mandatario más enriquecido mediante fórmulas corruptas (entre 1.000 y 5.000 millones de dólares

El gobierno militar de Abacha acusó a Saro-Wiwa y a sus compañeros de haber participado en el asesinato de cuatro jefes ogoni progubernamentales. Saro-Wiwa fue detenido durante casi un año y más tarde juzgado por un tribunal militar que lo sentenció a él y otros 8 compañeros de MOOSOP a la pena de muerte. Los nueve fueron colgados el 10 de noviembre de 1995. Las ejecuciones desencadenaron gran rechazo internacional, incluida la suspensión de Nigeria de la Comunidad de Naciones por tres años.

Tiempo después se confirmó lo sospechado, que Shell estaba detrás de esa maquinación y esa ejecución, porque los 9 y el MOSOP se le enfrentaron. Algunos testigos confesaron más tarde que fueron sobornados por el gobierno y por Shell, que les prometió trabajos. También se confirmó más tarde que Shell contaba con el apoyo del estado y el ejército nigeriano: había pagado en secreto a los militares. Saro-Wiwa ya lo dijo en su juicio: “El crimen de las guerras sucias de la empresa (Shell) contra el pueblo Ogoni también será castigado.”

En 2009 Shell accedió a indemnizar a las familias de los ejecutados aunque sólo como gesto humanitario y no por admitir culpabilidad. La indemnización fue de 15,5 millones de dólares (13 millones de euros). Sin embargo, como 25 años después han exigido las familias de los ejecutados, el estado nigeriano nunca se disculpó ni declaró la inocencia de sus acusaciones. Las viudas y familias han iniciado distintas acciones legales contra Shell. Hace tres años, 4 viudas lo hicieron en Holanda, con el apoyo de Amnistía Internacional. Este año se ha retomado.

La Plataforma Remember Saro- Wiwa lleva todos estos años manteniendo la llama de este activista y sus compañeros viva. Aunque la situación no lo necesita tanto, pues obviamente, pese a su ejecución, la situación por la que protestaban los nueve ha permanecido o incluso empeorado, con lo que la resistencia a las petroleras continuó y también la represión.

El triste saldo es que además de los 9 ejecutados, durante ese periodo de ocupación militar más de 2.000 personas murieron, a añadir a las causadas por el efecto del petróleo. En 2011, el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) publicó el primer análisis científico de contaminación en Ogonilandia que concluía que esta región se había convertido en un infierno ecológico.
Estos 25 años vieron como incluso surgió (2006) un grupo de guerrilla, el MEND (Movimiento para la Emancipación del Delta del Níger), que buscaba la salida de las empresas petroleras de la región. Y también vio, como este grupo deponía las armas en 2013. Pero mientras los diferentes pueblos que configuran la región, y las distintas organizaciones como MOSOP, o Social Action o el Consejo Juvenil Ijaw (IYC) continúan reivindicando justicia social y ambiental.

Responsabilidades españolas

Las empresas españolas se introdujeron en Nigeria después de las ejecuciones de 1995. Pero obviamente, se han beneficiado de las condiciones que ofrece el estado nigeriano para la extracción y/ocomercialización de su pretróleo y gas, y éstas se establecieron, con represión, guerra y ejecuciones como las que nos ocupan.

Nigeria es actualmente el principal exportador de petróleo a España (2019) con 9.096 kilotoneladas que corresponde el 14,6% del total de las importaciones (4,8% más con respecto al año anterior). De allá procede también mucho del gas que consumimos, pues aunque por proximidad el principal origen es Argelia (51,2%), Nigeria es el segundo proveedor con 11,7%. El aprovisionamiento español data de 1992 cuando el consorcio Stream, formado por Repsol y Gas Natural Fenosa firmaron un contrato con la empresa gasista nigeriana NLNG (Nigeria LNG Limited) y en 2006 construyeron su propia planta de gasificación.

“Baila tu ira y tus alegrías,
Baila las armas militares hasta silenciarlas,
Bailar la opresión y la injusticia hasta la muerte,
Baila el final de 30 años de guerra ecológica de Shell
Baila mi gente,
Porque hemos visto el mañana
Y hay una estrella Ogoni en el cielo.”

(Ken Saro-Wiwa)

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: