No estamos en esto juntas. No existe una política universal de cambio climático

Ajay Singh Chaudhary en The Baffler – Ilustración: Justin Wood – traducido por A Planeta

En noviembre de 2018, incendios de “velocidad y ferocidad sin precedentes” estallaron en el norte y sur de California. El “Campamento de Fuego” en el norte de California mató a poco menos de noventa personas y destruyó aproximadamente diecinueve mil estructuras. Incluso con los modernos protocolos de seguridad y los códigos de construcción, fue el incendio más mortal y destructivo de la historia de California. El “Woolsey Fire” en el sur de California quemó, exactamente al mismo tiempo, casi cien mil acres. Los incendios son cosas difíciles de entender. Los incendios que arden en la mayor parte de África central, por ejemplo, son estacionales, en su mayoría contenidos, y forman parte de un ciclo agrícola decentemente bien mantenido. Los incendios forestales de California, aunque ciertamente no son nada nuevo, no lo son. Pueden ser provocados por el simple calor o un rayo, o por un accidente recreativo o un fallo en la red de suministro, pero su frecuencia, intensidad y duración han aumentado indudablemente debido al cambio climático antropogénico.

En los debates actuales sobre el clima, se suele señalar que los países y comunidades que menos han contribuido al fenómeno general serán los más afectados. Aunque las cuentas “nacionales” de, por ejemplo, las emisiones de carbono pueden ser engañosas, esto es en gran medida cierto. Sin embargo, los Estados Unidos constituyen una excepción flagrante: se prevé que reciban los segundos efectos económicos más devastadores del cambio climático. Esto podría parecer un frío consuelo para los millones de personas de las Maldivas, Micronesia y lugares similares cuyas geografías enteras corren el riesgo de una combinación de sumersión, erosión e inhabitabilidad general. Pero, en palabras del periodista David Wallace-Wells, parece “un caso de extraño equilibrio kármico”. El equilibrio, sin embargo, no es una característica del Antropoceno, ni históricamente ni ahora.

Más bien, todo lo que es apocalíptico se funde en el Antropoceno. “Dios está muerto, y también lo está la Diosa”, comenta McKenzie Wark. El karma también. A primera vista, en la historia de los incendios de California de 2018 todos están juntos. Ricos y pobres, blancos y negros, famosos y desconocidos. Los informes de los medios de comunicación observaron que actores y músicos famosos como Miley Cyrus, Liam Hemsworth y Gerard Butler perdieron sus casas (o partes de ellas), al igual que todos los demás. Pero entre los diversos detritus culturales del momento, TMZ (de todos los medios) informó de que Kanye West y Kim Kardashian habían evitado este destino particular gracias a la intervención de un cuerpo de bomberos privado. No se trataba de una adquisición puntual o una solución fuera de lo común. Y, más allá de su asombrosa riqueza, tenía poco que ver con West o Kardashian personalmente. En la última década y media, las grandes compañías de seguros como AIG y Chubb han empezado a ofrecer servicios de emergencia privados “a los asegurados de élite”. Es una de las formas más sencillas de pensar en la mercantilización del riesgo. Los activos altamente costosos se enfrentan a una amenaza catastrófica; la compañía de seguros empaqueta esa amenaza y vende dos productos atractivos. El primero es un seguro contra los daños climáticos; el segundo es el acceso a servicios para evitar tener que pagar cuando se produce un daño. Desde el punto de vista de la empresa, han vendido dos productos con un beneficio considerable y han evitado el pago exorbitante que supone cubrir realmente las pérdidas aseguradas. Desde el punto de vista del cliente, a pesar del elevado costo, se evita la carga financiera y psicológica de perder su casa. Para estas dos partes, es, de hecho, un escenario en el que todos ganan.

Sin embargo, hay “externalidades”, por así decirlo, en los servicios sociales privatizados. Estos servicios privados eluden o atropellan las pequeñas regulaciones que existen para ellos. Impiden y complican físicamente los servicios públicos de emergencia. La protección de los activos puede estar reñida con salvar vidas. Y las mismas empresas presionan para que se apliquen políticas fiscales y de infraestructura que requieren sus servicios, privando de alimento al servicio público de emergencia que, en el caso de California, despliega a personas encarceladas gravemente mal pagadas para mejorar la menguante capacidad del Estado. Aunque las compañías de seguros y los propios contratistas de los servicios de emergencia se centran en el mercado de gama alta, están creando cada vez más paquetes más asequibles y menos completos para los niveles inferiores de clientes. Este tipo de acceso escalonado a los servicios es familiar para cualquiera que se haya encontrado con recursos sociales privados o privatizados, como el seguro médico basado en el mercado. Sin embargo, también es una intensificación extrema, en la que aparentemente no hay ningún obstáculo para la gestón privatizada. En este ejemplo, podemos ver un microcosmos de lo que yo llamo el realismo climático de derechas.

Uno de los conceptos erróneos más comunes en relación con el cambio climático es que produce, o incluso requiere, una humanidad unida. En ese relato, la crisis en lo abstracto es un “enemigo común”, y un sujeto perfectamente universal es finalmente posible al llegar a “experimentarnos” a nosotros mismos “como un agente geológico”, a través del cual un “nosotros” universal se constituye en un “sentido compartido de catástrofe”. La historia que te estoy contando es diferente. En esta historia, no hay un “nosotros” universal. El cambio climático no es el apocalipsis, y no recae sobre todos por igual, o incluso, al menos en algunos sentidos, sobre todos.


Edificio: Rex

La idea de un realismo climático de derecha puede parecer a muchos como extraño en primera instancia. Dado que el cambio climático es universal, la suposición corre, y dado que podemos recurrir a una política “científica”, sólo hay realmente un “realismo climático”, y la tarea principal es comunicar, persuadir y enseñar la ciencia de la que surgirá la política única y verdadera. Todo lo que se interpone en el camino de esto es la intransigencia de los no creyentes. Esta es, quizás irónicamente, una historia familiar: es una historia cristiana de evangelio y evangelización. Pero la ciencia no tiene una sola política. El realismo climático de la derecha abarca un conjunto de posiciones plausibles y completamente realistas en términos de poder y en términos de ecología, en las que un escenario de negocios como de costumbre vale la pena. Incluso dados los asombrosos costos sociales y ecológicos, podría ser saludable y no sólo en un sentido a corto plazo o auto-engañado. El realismo climático de la derecha es entonces, en su forma más simple, un escenario político-ecológico de concentración, preservación y mejora del poder político y económico existente.

Aunque la amenaza de la política de derecha ecológicamente articulada es bastante real, tiene antecedentes históricos y está visiblemente presente en los movimientos de derecha marginales y radicales en este momento, gran parte de lo que podría entenderse mejor como realismo climático de derecha no necesita ser articulado como ecológico en absoluto. Simplemente puede construirse a partir de lo que la derecha ya ha establecido formidablemente y desea seguir persiguiendo. Esto no es algo que sólo vemos en los Pinkerton y otros organismos de seguridad privada que invierten en la protección relacionada con el clima para los ricos, sino algo que podemos observar en las políticas fiscales que van mucho más allá del catecismo neoliberal, maximizando la acumulación y desincentivando la inversión de cualquier tipo. No es sólo un mundo en el que lo que el Fondo Monetario Internacional (FMI) llama “IED fantasma” -inversión directa extranjera que no se dirige a ninguna inversión discernible sino que es sólo una conveniente evasión de impuestos y restricción de la soberanía popular- se ha disparado hasta el 31 % de toda la IED (Inversión Extranjera Directa). Es un mundo en el que ni siquiera eso puede explicar completamente el 40% de los “beneficios perdidos” que simplemente no se contabilizan. No es sólo el ejército de los Estados Unidos el que se prepara para los escenarios de seguridad climática y las adaptaciones, es la inversión continua de los Estados Unidos en la red de detención, vigilancia y expulsión de migrantes más grande del mundo. No es sólo el desarrollo de lo que yo llamo “infraestructuras desmontables”, una arquitectura de supervivencia de lujo construida no sólo con la generación de energía interna y el potencial de reservas, sino para recibir entregas aéreas y soportar inundaciones o disturbios. Es el infame “centro de cumplimiento aéreo” patentado de Amazon, que podría conectar las cadenas de suministro más lejanas con el consumo final mediante la entrega de aviones no tripulados, fomentando el desarrollo de los siempre divergentes mercados estrechos y de lujo.

El cambio climático no es el apocalipsis y no recae sobre todos por igual, o incluso, al menos en algunos sentidos, sobre todos.

Por sí sola, la seguridad privada -en particular la de los Pinkerton- podría parecer sólo una extensión de un antiguo sistema paralelo de violencia irregular para la protección del capital, aunque hoy en día esos servicios empiezan a superar la considerable masa de fuerzas policiales oficiales en muchas partes del mundo. Las políticas de migración podrían parecer sólo extensiones de las políticas e ideologías etnonacionalistas existentes, aunque hoy en día el ideal de la etnocracia de derecha tiene más aceptación que en décadas. En aislamiento, los servicios de emergencia privatizados podrían parecer una frontera neoliberal más. La IED fantasma y los beneficios perdidos pueden parecer sólo un empujón más a la libertad de capital ya lograda en la era neoliberal. Más de la mitad de los beneficios globales de las empresas transnacionales con sede en EE.UU. se encuentran ahora en paraísos fiscales opacos. Cuando estos paraísos comenzaron a ser ampliamente utilizados después de la Primera Guerra Mundial, poseían apenas medio punto porcentual de la riqueza mundial. Hoy en día, se encuentran en su punto más alto, con más del 10 por ciento del PIB mundial. Según otras fuentes, esto podría ser hasta veintiún o treinta y dos billones de dólares de activos, un torrente de beneficios que escapa al poder popular. Una estimación indica que los Estados Unidos están perdiendo 70.000 millones de dólares al año en ingresos fiscales por la deslocalización de beneficios a paraísos fiscales. Esta puede ser la libertad de desaparecer, la libertad de “cobrar”, aunque uno necesita un lugar donde cobrar. Si uno sólo mira un retrato económico de la infraestructura, esto parece ser la lógica de las finanzas llevada a su extremo: despojo de los bienes más necesarios para un retorno inmediato. La creación de mercados de lujo para la alta sociedad. Incluso la arquitectura, tomada por sí sola, podría parecer un poco de prudencia o cautela o miedo. Todo esto no es lo que la gente suele tener en mente cuando habla de “barbarie climática”.

 

Y para muchos, seguramente son sólo estos carriles o sólo estos entendimientos; no hay necesidad de que tal política esté unificada o sea ideológicamente coherente. Pero entendida dentro de un retrato climático más amplio, esto es construir o al menos prepararse para un mundo que es una extensión del circuito extractivo que es el capitalismo en el siglo XXI, trabajando para cada vez menos. O uno de hiper-nacionalismos vigilantes y restrictivos. O incluso estructuralmente “neofeudal”, una visión “post-capitalista” bastante diferente para cuando el circuito extractivo se rompa. O un mundo de los tres. Un mundo que ya podemos ver en la Fortaleza Europa o en la frontera de los EE.UU. y en un gobierno post-democrático cada vez más directo y punitivo en lugares como Puerto Rico, Grecia o Flint. Podemos observar estados fronterizos intersticiales, como Turquía y México, adoptando el control de los migrantes como una palanca geopolítica emergente, pero para un “nivel” permanente por debajo, proporcionando un servicio clave para la preservación del poder en un mundo que ya experimenta una migración a una escala no vista desde la Segunda Guerra Mundial y que se proyecta que será de cientos de millones a corto plazo.

Hay enormes pruebas de que las personas que han invertido profundamente en la preservación de los sistemas fundamentales proceden conscientemente a “seguir como hasta ahora” sabiendo con un grado razonable de certeza los probables resultados climáticos. A menudo llamo a esto, en broma, la Posición Rex, en honor a Rex Tillerson, CEO de ExxonMobil de 2006 a 2016, y Secretario de Estado bajo el mando de Donald Trump en el periodo de 2017 a 2018. Tillerson proclamó famosamente “mi filosofía es hacer dinero. Si puedo perforar y hacer dinero, entonces, eso es lo que haré”. Tillerson no es un negador del clima en sí mismo. Simplemente no comparte la urgencia de sus muchos críticos. Tillerson está más que dispuesto a hablar de un cambio a las energías renovables, pero no hay prisa. La gente se adaptará al cambio climático, hay soluciones de “ingeniería”. Sólo los que están atrapados en una temporalidad diferente piensan de otra manera. Mientras tanto, hay muchos futuros claros y brillantes para el negocio de siempre. Hay una cierta claridad y precisión incluso en los argumentos públicos de Tillerson: “Nuestro punto de vista refleja la realidad de que la abundancia de energía permite la vida moderna”. La Posición de Rex no es una sola ideología política positiva, sino el punto de convergencia de la política de la derecha-ahora para una panoplia de realismo climático de la derecha.

La Posición Rex no es miope o irracional una vez que se acepta que el cambio climático no “produce” un sujeto humano universal. Uno no tiene que interpretar a Tillerson como “malvado”. Tillerson y aquellos con los que trabaja no están en una especie de conspiración oscura. Los Rex Tillersons del mundo han echado un vistazo a los mismos datos, las mismas tendencias, las mismas condiciones sociales y políticas subyacentes, y han notado que en el mundo probable en el que nada cambia para ellos, los negocios de siempre, terminan en el lado “ganador” de una aguda línea divisoria global y local. Todo incentivo estructural sirve para reforzar ese pensamiento. El mejor resultado en tal posición es seguir adelante con el “business-as-usual”; los costos del cambio climático serán sufragados en gran medida por aquellos que ya soportan el costo hoy en día. De hecho, como argumentaré, que otras personas asuman esos costos ayuda a mantener el sistema funcionando el mayor tiempo posible y hace que la Posición Rex de extracción máxima para el mantenimiento máximo, o cobro, sea mucho mejor. Incluso una mitigación y adaptación climática modestamente exitosa para la gran mayoría de las personas requeriría cambios socioeconómicos y políticos que supondrían una gran pérdida para la Posición Rex.

Podría haber, entre los generosos, una inclinación a ver esta posición como profundamente empobrecida. Seguramente, los Tillersons del mundo se verán profundamente afectados por tan asombrosas pérdidas y daños humanos, por no hablar de la disminución que forma parte del sexto acontecimiento de extinción en masa de la historia de la Tierra, en el que entre el 30 y el 50 por ciento de las especies podrían estar enfrentándose a la extinción a mediados del siglo XXI. De alguna manera meta-ética, tales afirmaciones podrían registrarse. Pero los sistemas que hemos heredado, el mundo que el capitalismo ha construido, no es un mundo que inculque, recompense o incentive ese modo de pensamiento o sus aplicaciones prácticas. Si el mismo Rex se sintió así, hay mil Rexes igualmente bien situados, capaces y listos para reemplazarlo. La Posición Rex representa una lógica de autopreservación interesada llevada al extremo.

En realidad, el capitalismo existente funciona con estrés y factores estresantes, sociales y ecológicos. La sostenibilidad ecológica, un florecimiento socioecológico para la gran mayoría, para la mayoría, requiere abordar tales estresantes -tanto el agotamiento- a través de los sistemas ecológicos, económicos, sociales y políticos, de lo contrario el proyecto global es inestable, y en términos de mantener un nicho capaz de tal florecimiento -un juego de conchas insostenible-. El realismo climático de derechas puede tratar de abrazar el juego de las conchas pero sólo elegir las conchas para ayudar, sin importar el costo, a mantener el capitalismo en el siglo XXI.

O peor: una salida lateral gradual del capitalismo contemporáneo hacia formas de lo que se llamaría más precisamente neofeudalismo. Alargando simultáneamente la vida de nuestros actuales sistemas socioeconómicos y políticos globales tanto tiempo como sea posible para una máxima acumulación real, mientras que se “saca provecho” hacia formas de gobierno privatizado más directamente coercitivas. En este sentido, contra una narrativa liberal democrática triunfalista o algunas formas de análisis marxista, el capitalismo habría sido una aberración masivamente costosa. Un punto de inflexión en la historia del mundo que amplió la riqueza, el poder y el tamaño de la clase dirigente y se encerró en un nicho incompatible con el florecimiento de unos siete mil millones de seres humanos. Lo que muchos y el propio Marx consideraron con razón, como las ganancias ampliamente dinámicas del capitalismo, sería en gran medida retrocedido, al menos para la mayoría de la gente. A través de una lente ecológica, lo que Thomas Piketty describe como “capitalismo patrimonial” se convierte en una horriblemente distorsionada imagen espejo de las economías de estado estacionario o circulares a menudo planteadas como objetivos en la literatura ecológica. La riqueza se mantiene y se recircula de nuevo a sí misma en redes de parentesco cercanas. Esto es, por supuesto, ya una característica del mundo tal como es. 

El neofeudalismo es también una economía de estado estable, en la que el crecimiento es esencialmente nulo o cercano a él, pero que no se caracteriza por una vida socioeconómica armoniosa y socialmente sostenible. Más bien sería una economía en la que la tasa de rendimiento del “capital” se sitúa en sus normas históricas del 4 al 5% para una clase dirigente bastante más grande y mucho más cómoda que la que existía en los períodos premodernos en todo el mundo, junto con las condiciones para al menos un puñado de poblaciones distintas, si bien casi con toda seguridad superpuestas, con excedentes: En primer lugar, un número masivo de personas económicamente prescindibles (que ya no son necesarias para la reproducción estable básica de los saciados y los acomodados) que se enfrentan a una adversidad ecológica directa y permanente. (Piense en la estimación de la ONU de uno a dos mil millones que podrían “no tener ya agua adecuada” si el mundo se calienta en 2 grados centígrados). Y en segundo lugar, un grupo demasiado grande, que también se enfrenta a una severa constricción económica y ecológica, de lo que se podría llamar “neoserfs”: personas que trabajan en la producción básica y en la extracción, el mantenimiento y las funciones de servicio no esenciales. Entre estos grupos y una clase dominante habría una tercera masa: los leales seguidores, si se quiere. Aquellos que realizan servicios de alto nivel, especialmente de gobierno y seguridad.

Quiero ser cuidadoso con mi lenguaje, ya que tal escenario podría parecer simplemente una especulación distópica. O un ejercicio en el cada vez más popular género de condenación climática. El cambio climático no es el apocalipsis. Más bien, conocer el realismo climático de derecha y sus peores posibilidades es conocer a un enemigo. Tener una visión “lúcida” de sus realidades concretas, su política y sus pasiones permite la posibilidad de que podamos cultivar y exteriorizar las nuestras.

Dado que el cambio climático es universal, la suposición corre, y dado que podemos recurrir a una política “científica”, en realidad sólo hay un “realismo climático”.

Este posible escenario de realismo climático reaccionario no es muy seguro. Podría tomar diferentes formas a través de diferentes geografías. En algunos lugares podríamos ver ciudades de compañías neoliberales como las descritas aquí, mientras que en otros, estados nacionalistas virulentos y exclusivos; en algunos lugares, “zonas de sacrificio” masivas como las que ya existen alrededor de puntos clave para la extracción global de metales de tierras raras; y en otros, un estado residual trabajando en concierto con poderes privados. Podemos tener a Jair Bolsonaro pidiendo un genocidio extractivo; podemos tener las florecientes formaciones políticas ecofascistas explícitamente verdinegras en Europa; o quizás sólo a la Senadora Dianne Feinstein diciendo que todo esto cuesta demasiado. El punto es que, de alguna forma, no sólo es plausible y posible sino probable. Un mundo así no tiene por qué caracterizarse por una ruptura cataclísmica con éste, ni sería irreconocible.

De hecho, parte de lo que hace que este resultado sea tan plausible es que es otra intensificación del mundo existente. Aproximadamente el 25 % de la fuerza de trabajo americana ya está empleada protegiendo la riqueza y vigilando a otros trabajadores. Esta es una tendencia que se puede ver en otros países; refleja la desigualdad. Como ya hemos visto, el mundo de los negocios es radicalmente desigual. Pero la intensificación de fenómenos como éste sería tan significativa que supondría un cambio cualitativo. Un mundo así no es una ficción especulativa; es la continuación de una tendencia existente.

No sacudan el bote salvavidas armado

Perspectivas como la Posición Rex son generalmente atribuidas a la corrupción, la codicia, la miopía, o una serie de sesgos cognitivos. Pero el mundo que se proyecta en la visión de los niveles de protección privada no es miope en absoluto. Si acaso, la suposición de que el cambio climático es universalmente apocalíptico es el ejemplo de la confusión cognitiva y la visión borrosa.

El argumento es que cualquier protección que la riqueza y el poder ofrezcan se evaporará en algún grado de un escenario X. Por supuesto, debe haber algún ΔX en el que los efectos universales hasta tal punto realmente comiencen. Pero no es eso de lo que estamos hablando. La mayoría de los escenarios del tipo “business-as-usual” ponen a la Tierra en camino para un cambio de Δ3-5 º C  para finales del siglo XXI, incluso teniendo en cuenta la posibilidad de que las retroalimentaciones desencadenen una tasa más rápida de calentamiento o se fijen en un camino particular. En el actual estado de cosas parece probable una situación cercana a Δ4º .

Y cuando se quiere añadir el ya complejo cuadro ecológico a los sistemas sociales (guerra, distribución de recursos, uso de la tierra) es aún más difícil. Un escenario de Δ4º o Δ5 ºpara 2100 se caracterizaría casi con certeza por niveles masivos de muertes directas e indirectas, enfermedades desenfrenadas en algunas regiones, miles de millones de personas experimentando inseguridad alimentaria y de agua, grandes cantidades de refugiados climáticos, conflictos por recursos, etc. Pero esto no es “existencial” en el sentido mundano de la palabra; no es una extinción. Como nos recuerda Kate Marvel, “Vale la pena señalar que no hay apoyo científico para la fatalidad inevitable… hay un verdadero continuo de futuros, un continuo de posibilidades”. Políticamente hablando, esas posibilidades tienen diferentes pesos, diferentes lógicas, diferentes poderes existentes o potenciales.

Las formas más agresivas de lo que he estado llamando realismo climático de derechas son lo que Christian Parenti llama la “política del bote salvavidas armado”. Sin embargo, Parenti considera que esa política “está destinada a fracasar”, no por una adaptación y mitigación insuficientes o por resultados catastróficos, sino porque “si se permite que el cambio climático destruya economías y naciones enteras, ninguna cantidad de muros, armas, alambre de púas, aviones teledirigidos armados o mercenarios desplegados permanentemente podrán salvar una mitad del planeta de la otra”. Pero esto es altamente incierto, no particularmente probable, y ciertamente no es automático.

Un informe de 2012 intentó la difícil tarea de sintetizar los impactos sistémicos ecológicos y sociales directos y predijo, sólo en términos de muertes, cien millones de muertes climáticas entre la publicación del informe y 2030. Para entonces, seis millones de personas podrían morir cada año a causa del cambio climático. Esta es una cifra impactante. Pero los mismos modelos señalan que el mundo experimenta actualmente unos 4,5 millones de muertes climáticas por año. Incluso concediendo la nebulosidad de muchas proyecciones climáticas – no la ciencia en sí misma, aunque los científicos del clima a menudo, con razón, instan a la precaución de que los modelos no son predicciones perfectas – en particular cuando pasamos a tratar de predecir la compleja interrelación de la sociedad y la ecología en el futuro, algo muy diferente es evidente cuando se observan los impactos socioeconómicos y climáticos a menudo ignorados de hoy y un potencial mañana.

 

Pensar en las realidades actuales de desigualdad económica, guerra y pobreza absoluta, por no hablar de los paralelismos históricos, sugiere que alguna versión de este mundo, es decir, este sistema mundial, es mucho más capaz de absorber los impactos climáticos verdaderamente catastróficos que se discuten en los escenarios probables que muchos anticipan. Un breve estudio de la historia colonial muestra que con probabilidades aún más asombrosas, y a veces con un acceso mucho mayor a la riqueza y a los recursos que en el escenario de “rebote para el fracaso”, no hubo una inversión automática o un karma caótico para “los desdichados de la Tierra”.

Uno de los ejemplos más prominentes de una temprana matriz ecológico-económica-política es la Hambruna de Bengala de 1770. Consideremos ese ejemplo histórico: sólo unos pocos cientos de oficinistas, propietarios y gerentes, y varios miles de soldados, sometieron a un ejército de cincuenta mil personas en la Batalla de Plassey para establecer el dominio de la Compañía Británica de las Indias Orientales en Bengala en 1757. En ese momento, el tamaño de Bengala era de aproximadamente treinta millones de personas. Cuando la East India Company capturó Delhi a principios del siglo XIX, su fuerza de seguridad privada había crecido hasta unos doscientos sesenta mil hombres (el doble del tamaño del ejército británico de entonces) y llegaría a gobernar todo un subcontinente de más de doscientos millones. En el apogeo del gobierno de la compañía, la fuerza era de aproximadamente trescientos cincuenta mil.

Aunque todos habitamos el mismo nicho ecológico, en realidad no compartimos un solo clima.

Este no fue, por supuesto, un período benigno. E incluso es uno en el que ya podemos ver un conjunto de relaciones socio-ecológicas. Como señala Mike Davis, “Hay pocas pruebas de que la India rural haya experimentado alguna vez crisis de subsistencia de la magnitud de la catástrofe de Bengala de 1770” antes de que la empresa gobernara. La India mogol estuvo “generalmente libre de hambruna hasta la década de 1770”. Durante la hambruna de Bengala, unos diez millones de personas -o, como estimó un informe británico de la época, un tercio de toda la población- murieron en uno de los primeros grandes desastres “naturales” que fue todo menos eso. A diferencia de la ecología política contemporánea del Antropoceno, en la que los seres humanos pueden asociarse causalmente con fuerzas ecológicas verdaderamente especializadas, estos primeros episodios fueron más sencillos: nuevas formas de imperialismo capitalista transformaron eventos cíclicos como El Niño en desastres “naturales”. La hambruna no fue el resultado de los ciclos ecológicos, sino más bien de la relación metabólica entre una serie de políticas empresariales, especialmente la exportación de cereales, y el sistema ecológico.

En la hambruna de Bengala de finales del siglo XVIII, esas políticas incluían tanto la promoción continua de la tierra de cultivo para los cultivos de exportación como la imposición de impuestos a las empresas, exigidos con una violencia extraordinaria. Ambas continuaron incluso ante cuatro años de adversidad ecológica. El siglo siguiente más o menos de la Compañía de las Indias Orientales y el entonces gobierno directo del Raj británico fue nada menos que “la economía de libre mercado como una máscara para el genocidio colonial”, similar a la del Gran Hambre en Irlanda, e incluso en al menos un caso, dirigida por el mismo personal. Millones de personas continuaron muriendo de hambre en todo el subcontinente durante el período de dominio británico. Incluso las zonas en que las lluvias eran adecuadas se vieron inundadas por los efectos sociales indirectos de la colonización capitalista. Se llevaron a cabo los primeros “experimentos” “que prefiguraron inquietantemente la investigación nazi posterior sobre las dietas de sustento humano mínimo en los campos de concentración” para encontrar el nivel óptimo en el que el capital podría extraer simultáneamente el valor ecológico y seguir generando beneficios a través de la actividad productiva. Al igual que el capital perseguirá inexorablemente la lujosa rentabilidad que proporciona la energía fósil, independientemente del costo humano, “los comerciantes de granos, de hecho, prefirieron exportar un récord de 6,4 millones de quintales de trigo a Europa en 1877-1878”, uno de los períodos de hambruna intensa, “en lugar de aliviar la hambruna en la India”.

Hasta el final, esas prácticas continuaron en la India bajo control británico. Winston Churchill volvió al argumento maltusiano empíricamente falso de que la hambruna era el resultado del crecimiento demográfico desenfrenado de los pobres para explicar lo que estaba sucediendo en la India. Los indios eran los culpables de “reproducirse como conejos”, un argumento del que se puede oír su eco hoy en día en diferentes formas desde Davos hasta Washington, D.C. Al menos tres millones de indios murieron en la Hambruna de Bengala de 1943 ya que Churchill y su gobierno insistieron en políticas de máxima extracción y almacenamiento de grano para uso británico. Esta vez, no hubo un evento climático correspondiente, sin embargo, no hubo “hambruna natural”. Fue una hambruna provocada por el hombre, como escribió Amartya Sen en 2007. O, en términos más ordinarios, genocidio.

El dominio británico en la India duró dos siglos. En su punto álgido, las fuerzas de colonización nunca superaron los quinientos mil en todo el subcontinente, gobernando a más de trescientos millones de personas. No es que los indios no se rebelaran, atacaran y contraatacaran; lo hicieron, durante todo el período de la Compañía y el Raj. Sino más bien que una quinta parte del 1% de la población era perfectamente capaz de soportar estas acciones.

 

La India tampoco es un caso aislado. La integración en el mercado mundial fue acompañada de nuevos desastres económico-ecológicos. A finales del siglo XIX, éstos se produjeron no sólo en la India, sino también, como señala Davis, en Argelia, Egipto, Angola, Queensland, Fiji y Samoa. La mano del Imperio y la Mano Invisible sustituyó los cultivos básicos por cultivos comerciales; a ello siguió la hambruna “natural”. Se produjeron revueltas anticoloniales y, al otro lado del mundo, revueltas de esclavos, rebeliones y revoluciones, llegando a veces incluso a la descolonización legal y formal. El éxito de la revolución haitiana de principios del siglo XIX es uno de los casos paradigmáticos. Cedric Robinson da la mitad de la historia que es pertinente aquí: “En Haití, entre 1791 y 1804, los ejércitos de esclavos lograron derrotar a los militares franceses, españoles e ingleses, los ejércitos más sofisticados de la época”, lo que permitió que Haití se convirtiera en “la primera sociedad de esclavos que logró la destrucción permanente de un sistema de esclavitud” y “que logró la independencia formal”. Pero C.L.R. James proporcionó la otra: “Si los haitianos pensaron que el imperialismo había terminado con ellos, se equivocaron.”
Haití estaría, en el lenguaje más frío del siglo XX, “contenido” por el mercado mundial, subordinado a ese mercado y por sus hogares imperialistas, frecuentemente asediado por el bloqueo o la intervención militar directa hasta el día de hoy.

Pero no había nada automático en ninguno de estos procesos, que duraron en muchos casos un siglo o incluso siglos. E incluso después de todo ese tiempo y en tales condiciones, pocos dirían que el mundo está “descolonizado” hoy en día. Si acaso, es menos que el mundo se haya descolonizado que la relación colonial se haya hecho más omnipresente. Las luchas anticoloniales no están automática, inevitablemente o históricamente destinadas a fracasar. Se han logrado muchas victorias reales en la lucha por la descolonización. Y la política de un realismo climático de izquierdas es un modo de lucha anticolonial ampliado tanto en la metrópoli como en la periferia. Es, en su forma más simple, el escenario de adaptación y mitigación muy real y muy posible para un florecimiento casi utópico para la gran mayoría de los habitantes de la Tierra. Dicho de otra manera, el realismo climático de la izquierda es la política de un mundo aliviado de la desesperación y el agotamiento social, económico y ecológico.

Esto es absolutamente posible, el ritmo de los condenados. Pero, de la misma

manera, el realismo climático de derecha no está “destinado a fracasar”. Es perfectamente imaginable porque el mundo tal como lo conocemos ya absorbe los horrores escalofriantes del Antropoceno. Es perfectamente imaginable porque la relación colonial se ha adaptado y extendido, necesariamente, a lo largo del tiempo. Es perfectamente imaginable que incluso una modesta cantidad “de muros, armas, alambre de púas, aviones teledirigidos armados, o mercenarios permanentemente desplegados serán capaces de salvar una mitad del planeta de la otra”. Es perfectamente imaginable porque el mundo que conocemos y el que podemos observar a través del registro histórico hace que la “política del bote salvavidas armado” esté lejos de ser una mala apuesta para aquellos cuya apuesta promete un pago.

 

Desunión en Estéreo

Como es un estribillo constante en los informes intergubernamentales y en la literatura de la ciencia del clima, son abrumadoramente los individuos del Sur Global, en particular los pobres del mundo y la clase trabajadora, los que llevarán la peor parte del cambio climático. “Más del 90 % de la mortalidad evaluada… se produce sólo en los países en desarrollo”, sostiene un informe de 2012. Esto es, por supuesto, en términos de mortalidad solamente. Como ya se ha mencionado, los Estados Unidos tienen una exposición sorprendentemente grande a las dificultades del cambio climático. Sin embargo, es mucho más probable que esto se deba a las privaciones económicas y sociales que a la simple muerte. En los Estados Unidos, es menos probable que los conflictos subsiguientes sean guerras por los recursos y una completa desintegración social que una drástica degradación socioeconómica para los que están fuera del decil de ingresos más alto. Exacerbando las desigualdades e inequidades existentes desde la salud pública hasta la propia gobernanza política: una versión intraestatal del sistema de castas globalizado. Ciertamente hay casos en que los cambios climáticos tendrán repercusiones extremas en los estados coloniales colonos ricos -pienso en la intensificación de los incendios forestales australianos de 2019 a 2020-, pero incluso en esos casos son los pobres y los ya desposeídos -por ejemplo, las poblaciones aborígenes de Nueva Gales del Sur, que también es donde las concentraciones de incendios fueron más elevadas- los que se enfrentan a los mayores riesgos. No se trata simplemente de que, incluso en casos extremos, no exista un “equilibrio kármico” o de que haya una crueldad irónica y ecológica. Las desigualdades e inequidades existentes aumentan la exposición a los impactos climáticos, incluso mientras que, a través de la explotación, la extracción y el encierro, son simultáneamente impulsores de una mayor desigualdad y tensión ecológica. Puede ser que los ricos en un lugar como Australia sólo tengan recurso para escapar. Pero, como mínimo, a medida que el cambio climático continúe intensificándose, los mapas geográficos del sistema mundial de castas seguirán redibujándose.

Entre la imagen estadística de los más afectados -tanto a nivel internacional como dentro de países como los Estados Unidos o Australia- así como escenarios como las protecciones escalonadas de los incendios forestales de California, la construcción de lujo a prueba de clima, o consideraciones más dramáticas de guerras por los recursos y la inestabilidad- comienza a quedar claro que aunque todos habitamos el mismo nicho ecológico, en realidad no compartimos un solo clima.

Es aquí donde podemos empezar a ver las implicaciones políticas de los resultados probables entre los diferentes cambios de grado a lo largo del tiempo. Al observar la realidad de los impactos climáticos actuales y proyectados a corto plazo, y cómo el clima no es realmente una condición universal, podemos finalmente comenzar a armar una visión más precisa y estereoscópica del Antropoceno tal como está actualmente.

La política de un realismo climático de izquierdas es un modo de lucha anticolonial ampliado tanto en la metrópoli como en la periferia.

El estereoscopio, inventado en el siglo XIX, permite al espectador ver dos imágenes a la vez, una en cada ojo, de manera que el cerebro puede percibir una imagen tridimensional. Walter Benjamin introdujo la idea de una vista estereoscópica en su trabajo sobre historia, percepción y política. Una de las razones por las que Benjamin es un teórico tan poderoso para pensar con ecología, y por las que uno encuentra su trabajo en tantos textos de ciencia social y humanística sobre el Antropoceno, es que concibió la historia humana y la historia natural como un continuo. El tiempo era geológico para Benjamin: el pasado no desaparece, sino que se acrecienta, capa tras capa, en el presente. El tiempo histórico era “biológico” incluso para Benjamin, no para ser entendido como una larga cadena de eventos sino como una mera fracción de segundo en la “historia de toda la vida orgánica”. En un momento dado, uno podría captar una visión más precisa y significativa de la historia sustituyendo una imagen estática y única, por una estereoscópica, poniendo a la vista un “pasado” o capa analítica o políticamente relevante que realce nuestra mirada inicial, que cree un retrato tridimensional del presente.

Si aprendemos a ver estereoscópicamente, “para educar el medio de creación de imágenes que llevamos dentro, elevándolo a una vista más estereoscópica”, no encontramos los cuadros planos de la procesión triunfal que caracteriza a la “historia universal” oficial; en su lugar, surge una verdadera imagen tridimensional del presente. Es justamente esa visión la que necesitamos para entender la historia política del Antropoceno.

En una imagen hay un gran número de personas, muchas de las cuales ya están sintiendo y experimentando la catástrofe que incluso un mundo de Δ1.5-2 º promete. Esas experiencias no son de ninguna manera iguales, desde la muerte de millones de personas, millones más como refugiados, otros que se enfrentan a una escasez crónica de alimentos y otros recursos y a los conflictos que la acompañan, y otros que están encerrados en castas de miseria. En la otra imagen se ve un mundo que no sólo se ha beneficiado de treinta años de “negación” y retrasos, sino que está en condiciones de seguir cosechando dividendos y aumentar la ya sustancial permanencia de esas estructuras sociales. La mayor parte del debate sobre el clima se centra, por buenas razones, en cómo mantener ese mundo Δ1.5-2 º, idealmente el objetivo Δ1.5º. La inmediatez y la radicalidad de toda esa transformación socioeconómica sin precedentes se basa en la escala de tiempo que se refiere sólo a la primera imagen.

En esa segunda imagen, sin embargo, no hay urgencia entre Δ1.5-2 º y Δ3-4 º, o tal vez incluso Δ5º. No es que “la adaptación no sea posible” en tales escenarios; es sólo que es altamente restringida. Y mientras tanto, hay dinero por hacer y poder por asegurar en las altas aguas del cielo. El mejor plan climático podría ser que algunos no sólo construyan botes salvavidas sino que los protejan aún más. Miami podría estar perdida, pero como un científico climático observó silenciosamente, extraoficialmente, ese no es el caso de Manhattan, que probablemente estaría protegido por muros de contención o barreras de oleaje. Sólo que esa forma de adaptación vendría casi con toda seguridad a costa de las zonas exteriores de Brooklyn y el sur de Queens. Tal vez esto pueda parecer descabellado para algunos, pero es la lógica básica de la “tasa de descuento” -el principal enfoque macroeconómico del cambio climático- la que acaba de liberar de algunas de sus distorsiones ideológicas.

El economista William Nordhaus fue ampliamente celebrado por su modelo de “tasa de descuento”. En su honor, Nordhaus quería volver a conectar el modelo macroeconómico estándar al mundo físico real, para conectarlo de nuevo y tener en cuenta las fuentes de energía, para “poner precio” a las “externalidades”. Detener las emisiones de carbono y llevar otros factores ambientales dentro de los límites planetarios plantea costos elevados tanto en el presente como incluso para las generaciones futuras, según el argumento. Por lo tanto, “nosotros” debemos ser prudentes en cuanto a cuánto “nosotros” sopesamos las necesidades de la política de mitigación del clima para equilibrar las necesidades y los costos actuales con las necesidades y los costos futuros. El modelo de la tasa de descuento postula que debe haber algún punto de inflexión óptimo -generalmente para “ponerle precio” a través de un impuesto al carbono o alguna forma de tope y trueque- en el que las necesidades futuras superen los beneficios presentes. Una alta tasa de descuento indica que los costos y las necesidades de crecimiento actuales superan las medidas climáticas inmediatas a favor de las generaciones futuras.

Basándose en este modelo de tasa de descuento, Nordhaus sugirió un costo social relativamente alto del carbono que crece a un 3% anual desde aproximadamente ahora hasta 2050. En ese tiempo, esto sugeriría un impuesto al carbono que comenzaría en aproximadamente 19 dólares por tonelada métrica de CO2 y terminaría en alrededor de 53 dólares. Esto es sólo una diferencia de un minuto con respecto a sus críticos más conocidos en el Informe Stern, cuyas propuestas diferirían desde unos pocos dólares por tonelada métrica de carbono hasta una diferencia de aproximadamente 150 dólares. El reciente informe especial del IPCC sobre permanecer dentro de un mundo de 1,5 º, en contraste, sugiere costos tan altos como 14.300 dólares para el final de esta década. El punto no es la cómica diferencia entre estos números.Ni tampoco cómo los sistemas de impuestos sobre el carbono y de tope y comercio nunca funcionarán o son medidas ridículamente inadecuadas. Ni siquiera cómo los modelos del IPCC incorporan “ponderaciones de Negishi” y sus consecuencias que, como señala la economista Elizabeth Stanton, “congelan la distribución actual de los ingresos entre las regiones del mundo”, y sin las cuales “los MEI [modelos de evaluación integrada] que maximizan el bienestar mundial recomendarían una igualación de los ingresos en todas las regiones como parte de su asesoramiento en materia de políticas”. Pero más bien cómo la idea misma de “la tasa de descuento” es tan perfectamente una historia de “vencedor”; cómo maravillosamente ofusca la realidad. No hay un “nosotros” universal cuyos beneficios actuales se estén maximizando. Los beneficios, más bien, se maximizan para unos pocos con extraordinarios costos socioeconómicos y ecológicos para la gran mayoría. El cambio climático no afecta negativamente sólo a las futuras generaciones “futuras”, sino que ya está exigiendo costos a la mayoría de las personas actualmente vivas, mientras que beneficia inmensamente a un número bastante menor.

Nordhaus abogó, a medida que las voces cada vez más “convencionales” e incluso “liberales” se normalizan hoy en día, por un mundo Δ3.5º, justo en medio del rango de los negocios como de costumbre. Esto está en línea con muchos de los escenarios de realismo climático de derecha que hemos explorado. Esta es la posición de Rex. Aunque tan aparentemente técnica o distante del tipo de ideas teóricas que Benjamin estaba explorando a finales de los años 30, la tasa de descuento resulta ser una exquisita ilustración de los argumentos de Benjamin sobre el tiempo, la historia y el poder. Así como “nosotras” somos todas los beneficiarios del crecimiento, como dice la historia dominante, “nosotras” estamos todas mejor con una alta tasa de descuento. La idea de que algún “nosotras” universal está mejor no sólo en un mundo Δ3.5º sino que a lo largo de esa trayectoria desmiente literalmente todo lo que hemos aprendido sobre las realidades ecológicas actuales, por no hablar de las proyectadas. La idea de que la maximización de los beneficios beneficia a “todos”, contradice un mundo de desigualdades crecientes. Ya sea que prometa la perdición, la salvación, o incluso sólo modestas mejoras, la historia universal realmente sirve sólo a los poderosos.

Aquí podemos finalmente ver “climas” divergentes, intereses divergentes, e incluso tiempos divergentes. Si bien no es cierto que todo el mundo vaya a morir en los próximos diez o veinte años o incluso más (de hecho, como hemos visto, la amenaza de la extinción humana no es realmente plausible en absoluto, al menos fuera de proyecciones verdaderamente distantes que tienen poco que ver con el cambio climático antropogénico), sí es cierto que para miles de millones de personas, e incluso para la mayoría de los países del Norte Global, tienen fuertes intereses en una transformación inmediata y radical. Esto se expresa; se siente aunque no necesariamente, todavía, como una política climática. Al mismo tiempo, hay quienes no tienen ninguna prisa. No se trata del carácter moral de las personas en sí, sino de una comparación directa de los intereses estructurales. Nordhaus tiene, de una manera extraña, razón; no vale la pena los billones de dólares de pérdidas o los billones de dólares de costos para mitigar tan rápidamente. Es que sólo es adecuado para una de esas imágenes, para un pequeño grupo de personas con cantidades desmesuradas de poder. Cuando miramos estereoscópicamente, podemos ver la imagen tridimensional completa no de caminos únicos sino de dos mundos diametralmente opuestos, donde incluso la ecología no une a todas las personas. En pocas palabras, no estamos todos juntos en esto.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: