¿El fin del petróleo? La pandemia redunda en la abundancia de combustible fósil, pero el dinero de rescate de COVID-19 fluye a la industria petrolera

(De Democracy Now – Traducido por A Info)

Mientras la pandemia del coronavirus contribuye a un exceso de combustibles fósiles, grupos como Greenpeace están pidiendo al candidato presidencial demócrata Joe Biden que prohíba los intereses de los combustibles fósiles de su campaña y si gana, de administración, aunque como declarara recientemente en una intervención de su campaña que “no prohibirá el fracking”. Democracy Now discutió la política de los combustibles fósiles con la reportera y activista Antonia Juhasz, quien dice que el fin del petróleo podría estar cerca, y miramos cómo la industria se ha beneficiado del rescate de COVID. “La pandemia ha tomado esencialmente todas las debilidades que ya existían en la industria petrolera y luego las ha empeorado mucho, mucho más, dejando a la industria petrolera en una situación en la que yo diría que está en su punto más débil desde su surgimiento “, dice.

(Transcripción de la entrevista televisiva por Amy Goodman).

AMY GOODMAN: El antiguo senador de Massachusetts y campeón del Green New Deal Ed Markey ganó el martes sus primarias contra su contrincante el congresista Joe Kennedy III, marcando una victoria para los progresistas y la primera vez que un Kennedy pierde una elección en el estado de Massachusetts. El senador Markey obtuvo el 54% de los votos en una elección primaria considerada por muchos como un enfrentamiento entre el establecimiento demócrata y su nueva y creciente ala progresista. La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, apoyó a Kennedy, mientras que Markey contó con el apoyo de la congresista de Nueva York Alexandria Ocasio-Cortez y el Movimiento Sunrise liderado por jóvenes. El Movimiento Sunrise tweeteó en respuesta a la victoria, cito: “Después de ganar las elecciones en todo el país, ¿crees que vamos a parar ahora? Eso quisieran. Protestaremos fuera de los salones del Congreso mientras nuestros aliados en el interior negocian el Nuevo Trato Verde”, dijeron.

Esto viene a que el candidato presidencial demócrata Joe Biden dijo que no prohibiría la fractura durante un discurso en Pittsburgh. Un grupo de 145 organizaciones, entre ellas el Sunrise Movement y Greenpeace, han publicado una carta en la que piden a Biden que prohíba los intereses de los combustibles fósiles en su campaña y en su administración, si gana. La carta dice, cito: “Para avanzar en la justicia ambiental, debe enfrentarse a los directores generales de los combustibles fósiles, detener la expansión de la producción de petróleo, gas y carbón, y hacer una rápida transición para alejarnos de los combustibles fósiles”, sin citar.

Esto se produce cuando la industria petrolera mundial está en crisis con la caída de la demanda y la caída de los precios exacerbada por la pandemia del coronavirus. A pesar de esto, las compañías de combustibles fósiles continúan bombeando un exceso de petróleo, gran parte del cual se almacena en buques cisterna en el océano. En mayo, mientras 390 millones de barriles de petróleo y gas se almacenaban en los océanos del mundo, los activistas de Greenpeace navegaron por la Bahía de San Francisco, desplegando una pancarta que decía “¡Se acabó el petróleo! El futuro depende de ti”.

ACTIVISTA DE GREENPEACE: Estoy aquí en la Bahía de San Francisco, donde los petroleros flotantes de almacenamiento de petróleo están ahora en espera, almacenando petróleo que nadie quiere y donde no tenemos ningún lugar donde poner.

A pesar de esto, el Congreso ha invertido miles de millones de dólares de fondos de ayuda a COVID para rescatar a la industria de los combustibles fósiles.

Vamos ahora a Boulder, Colorado, donde nos acompaña Antonia Juhasz, una reportera de petróleo y energía, becaria de Bertha en periodismo de investigación. Y su reciente artículo de portada para la revista Sierra es “El fin del petróleo está cerca”, junto con otro informe, “Rescate: miles de millones de dólares del flujo de dinero de ayuda federal de COVID-19 a la industria petrolera”. Es autora de varios libros, el más reciente, “Marea Negra: El impacto devastador del derrame de petróleo en el Golfo”.

Antonia, bienvenida de nuevo a Democracy Now! Comencemos con la pandemia y este exceso de petróleo. No sé si la gente se da cuenta de que – algunos los llaman armadas de petroleros, están atracados frente a las costas, en todas partes desde los Estados Unidos hasta África y Asia. Explica lo que es la pandemia, cómo se relaciona con la industria petrolera.

ANTONIA JUHASZ: Bueno, creo que el lugar más importante para empezar – y gracias por invitarme esta mañana – es que los problemas que han estado plagando la industria petrolera, que han llevado al exceso de petróleo que estamos experimentando ahora mismo, preceden a la pandemia COVID-19, que la pandemia ha tomado esencialmente todas las debilidades que ya existían en la industria petrolera y luego las ha empeorado mucho, mucho más, dejando a la industria petrolera en una situación en la que se encuentra ahora mismo, en la que yo diría que está en su punto más débil desde su surgimiento, y, esencialmente, la política y la voluntad pública determinarán ahora el destino de la industria petrolera. Punto.

Decenas de petroleros frente a la costa de Long Beach (EEUU) en abril 2020

Y cómo llegamos a este lugar, donde el punto álgido de este problema fue en junio con sólo petroleros agolpados  – cualquiera que viviera en la costa habría visto más o menos estas armadas de petroleros almacenando petróleo. La forma en que llegamos a ese lugar fue, esencialmente, tras años de sobreproducción obsesiva por la industria petrolera de un producto de valor cada vez menor y demanda cada vez menor. Así que, a partir de 2015, el crecimiento de la demanda de petróleo en todo el mundo comenzó a caer, y cayó precipitadamente de 2017 a 2019. El precio del petróleo estaba bajando, pero las empresas y los países seguían produciendo cada vez más y más, siendo Estados Unidos uno de los países líderes.

Al mismo tiempo, hay movimientos que están debilitando con éxito la demanda, tratando desesperadamente de abandonar este producto, aumentando el valor y la accesibilidad de las alternativas, reduciendo la retribución política por apoyar a la industria petrolera, y los beneficios económicos están disminuyendo, las empresas están perdiendo beneficios, el valor de las acciones está cayendo, los inversores no quieren poner dinero para apoyar las obras de estas empresas, y la situación financiera de las empresas y los países que lo producen es cada vez peor. Pero siguieron produciendo, así que hay un exceso de acumulación.

Luego viene COVID-19. Ocurre la COVID-19. Todas estamos encerradas. La demanda de productos petrolíferos se conviritieron en cráteres en el suelo. Y al mismo tiempo, las compañías y los países siguen produciendo más petróleo, lo que ha llevado a una sobreabundancia aún mayor, lo que llevó a que el petróleo se almacenara en alta mar en petroleros.

 

AMY GOODMAN: Y al mismo tiempo tienes el dinero de COVID-19, con cuántas decenas de millones de personas sin trabajo? gente desesperada por apoyo, pequeñas empresas,; y gran parte de ese dinero de COVID se va en rescatar a las corporaciones más grandes, las corporaciones petroleras.

ANTONIA JUHASZ: Sí. Así que, primero tuvimoa a la administración de Trump diciendo, y el mismo Trump lo dijo, “Vamos a diseñar una consulta específicamente sobre la industria del petróleo y el gas”. Y hubo un tremendo rebote en contra de eso en la opinión pública, y los demócratas en el Congreso dijeron: “No, eso no va a suceder”. Así que, en vez de eso, lo que terminamos obteniendo son tres, esencialmente, mecanismos de sigilo que han tratado realmente de apuntalar esta industria, que, dejados sin ese apoyo, sufrirían un retroceso mucho mayor del que estamos viendo ahora mismo, aunque ya estamos viendo un buen encogimiento.

Pero entonces, estos tres mecanismos fueron, primero, en la Ley CARES, el Programa de Protección de Cheques, documentado – una organización de investigación hizo una investigación para mí, para mis artículos de la revista Sierra, que encontró 7.000 compañías de petróleo y gas recibiendo hasta 7 mil millones de dólares en dinero del Programa de Protección de Cheques. Debido a que la industria del petróleo y el gas está dominada por hombres blancos, tanto a nivel mundial como nacional – esas son las personas que son dueñas de las empresas, y en los EE.UU. una buena parte de la fuerza de trabajo son hombres blancos – que también contribuyeron al sesgo general del programa PPP hacia las empresas propiedad de hombres blancos, así que obtuvieron el dinero del Programa de Protección de Cheques, lo que ha apuntalado a muchas empresas que no lo habrían  – ciertamente no lo habrían logrado por su cuenta.

Luego hubo lagunas fiscales en la Ley CARES, que los demócratas están tratando de cerrar en la próxima versión de la Ley CARES, que permitió que más de 3 mil millones de dólares fueran a por lo menos 50 compañías de petróleo y gas que cotizan en bolsa, y probablemente muchas, muchas más, porque sólo sabemos de las que cotizan en bolsa porque tienen que informarlo en sus informes a la Comisión de Intercambio de Seguridad, y las empresas privadas no tienen que hacerlo.

Pero yo diría que la más problemática es este movimiento sin precedentes de tener a la Reserva Federal, por primera vez – así que, perdón, el contribuyente americano, a través de la Reserva Federal, por primera vez, ahora se convierten en dueños de la deuda de las compañías petroleras. Así, la Reserva Federal estableció, a través de BlackRock, varios mecanismos diferentes para tratar de apuntalar la economía. Y a través de dos medidas, la industria petrolera ha recibido un apoyo desmesurado. Y el grupo de investigación InfluenceMap examinó uno de estos mecanismos y encontró que el financiamiento de la Reserva Federal está sobrevalorado en los combustibles fósiles. Así que, a través de BlackRock, tú y yo, el contribuyente americano, somos ahora dueños de la deuda, a través de la Fed, de Exxon, de Chevron, de Energy Transfer Partners, de Phillips 66, de Schlumberger, que es una compañía que acaba de abandonar el fracking en los EE.UU. por completo, después de que compramos su deuda.

Así que estamos literalmente, a través de la Reserva Federal, apoyando a la industria petrolera en un momento en que, ya sabes, por una enorme cantidad de razones – crisis climática, justicia ambiental, la vida de las personas que viven junto a las instalaciones de petróleo y gas – que tenemos que permitir que esta industria haga lo que haría por su cuenta de todos modos, que se está marchando, porque el mundo está tratando – y teniendo éxito – en alejarse de este recurso.

Y lo que la administración Trump – y lo que uno de los analistas con los que hablé, Alexis Goldstein, que mira estos mercados, dijo, ya sabes, lo que parece estar claro es que la influencia de la administración Trump parece haber estado influenciando a la Reserva Federal, lo que no debería ser, para aumentar este apoyo a la industria del petróleo y el gas.

AMY GOODMAN: Al mismo tiempo, Antonia, tienes a ExxonMobil cayendo – se cayó del l índice bursátil de Dow Jones después de 92 años, superada por las empresas de tecnología. BP ha anunciado que recortará la producción de petróleo y gas natural en un 40% en una década. ¿Qué indican estas cosas?

ANTONIA JUHASZ: Así que, ya sabes, ExxonMobil fue una de las compañías fundadoras del índice bursátil Dow Jones en su anterior encarnación, Standard Oil de Nueva Jersey, lo que significa, esencialmente, la Standard Oil Company, la compañía original de petróleo y gas, que luego se convirtió en Exxon y Mobil – y sus diferentes piezas son todas las grandes compañías petroleras – BP es una antigua pieza de la Standard Oil Company – que ExxonMobil, su pieza más grande, es ahora – sus acciones son tan débiles que son esencialmente irrelevantes para la  economía de EE.UU., es lo que está diciendo. Sus acciones son tan débiles.

Y eso es una clara indicación de que todo el trabajo que se ha hecho para exponer los daños de la industria petrolera, trabajando para conseguir que los bancos y los inversionistas cambien su dinero, para cambiar el poder político – para cambiar el poder político que esta industria tiene y para alejarse de sus productos, está teniendo éxito.

Y el anuncio de BP de que en 10 años va a reducir la producción de petróleo en un 40% es significativo. Es una clara indicación de la debilidad de este producto. Pero también es un reflejo de otro par de otras importantes. La primera es que hay diferentes requisitos de información sobre las empresas en Europa. Así que BP y Shell son responsables de decirle al público lo que esperan ver en el futuro sobre el precio del petróleo y sobre el valor de su producto. Y cuando tuvieron que informar en este último trimestre que no ven ningún valor, esencialmente, o un valor muy reducido para su producto en el futuro, tuvieron que dar cuenta de esas pérdidas, que, en el caso de BP y Shell, fue de 22.000 millones de dólares para Shell en pérdidas y casi 17.000 millones de dólares en pérdidas para BP. Y luego tenían que decirle al público: “Entonces, ¿cómo vas a obtener una ganancia, dado que el petróleo, ya sabes, tanto petróleo va a valer menos?” Y dijeron: “Bien, supongo que descubriremos cómo obtener beneficios haciendo otra cosa”.

Las empresas estadounidenses no tienen que hacer eso. Así que Exxon y Shell no… Exxon y Chevron no tenían que reportar ese mismo tipo de pérdidas, y no tenían que decir cómo van a hacer dinero. Y lo que dijeron fue: “Bueno, vamos a seguir haciendo dinero con el petróleo y el gas natural, porque eso es lo que hacemos”. Y lo que eso nos dice es que el petróleo vale cada vez menos, y las empresas que tienen que decirnos eso lo hicieron. Pero lo que no nos dice es que lo que deberíamos hacer para avanzar es confiar en que las compañías petroleras cambien apropiadamente para abordar el problema en cuestión, porque incluso en 10 años BP aún planea que más del 60% de sus operaciones sean de petróleo y gas. Y BP ya ha empezado a vender activos de petróleo y gas, pero eso no significa que mantenga ese petróleo bajo tierra. Sólo significa que los ha vendido a otras compañías, que ya los están produciendo.

Así que, si queremos cumplir con las obligaciones que el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático de las Naciones Unidas nos ha dicho, que al menos un 80% de los combustibles fósiles deben permanecer en el suelo, eso tendrá que suceder a través de la política gubernamental. Y tendrá que ser una política gubernamental basada en la equidad y la justicia, de modo que las naciones que puedan ir primero lo hagan y vayan más rápido, y las comunidades que esencialmente están experimentando la mayoría de los daños de la extracción de petróleo sin disfrutar de los beneficios también vayan primero y se les ayude a hacer la transición, mientras mantienen los combustibles fósiles bajo tierra, y que el mundo y las naciones se apoyen mutuamente en este proceso a través de un Nuevo Acuerdo Verde nacional, a través de un Nuevo Acuerdo Verde global, a través de políticas que dejen claro que estamos juntos en esto mientras hacemos esta difícil transición, pero lo haremos, y lo haremos rápidamente.

La última cosa que diría es…

AMY GOODMAN: Antonia, quería preguntarte…

ANTONIA JUHASZ: Sí, sí.

AMY GOODMAN:  Sobre el grupo de 145 organizaciones que publicaron esta carta pidiendo al candidato presidencial demócrata Joe Biden que prohíba los intereses de los combustibles fósiles en su campaña y, si gana, en la administración. La carta dice: “Casi la mitad de los estadounidenses ahora respiran aire contaminado, la gran mayoría del cual proviene de la quema de combustibles fósiles … Para avanzar en la justicia ambiental, usted debe hacer frente a los CEOs (directivos) de las empresas de combustibles fósiles, detener la expansión de la producción de petróleo, gas y carbón, y hacer una rápida transición para alejarnos de los combustibles fósiles”. Sin embargo, durante su discurso en Pennsylvania el lunes, Joe Biden dijo que no prohibirá el fracking. Esto es lo que dijo: “No voy a prohibir el fracking. Déjeme decirlo otra vez: No voy a prohibir el fracking”. Entonces, si puede responder a esto… A pesar del hecho, por supuesto, de que la administración Trump -no se podría conseguir una administración más pro-petrolera – atacó a Joe Biden recientemente, hablando de que está en contra del petróleo, el gas, las armas y Dios. ¿Puede hablar del historial de Biden, y también de Kamala Harris, su compañera de candidatura?

ANTONIA JUHASZ: Sí, absolutamente. Así que, ya sabes, aquí hay un lugar donde Kamala Harris y Joe Biden han hecho promesas diametralmente opuestas. Kamala Harris se comprometió a poner fin al fracking en su campaña. Joe Biden ha dicho ahora que no lo hará. En un juego de voluntades entre Kamala Harris y Joe Biden, voy a ir con Kamala Harris, y también voy a ir con el público, que, ya sabes, esencialmente, con Joe Biden, va a tener que seguir presionando, al igual que todos los movimientos de justicia social y ambiental han dicho que  harán.

Biden fue más lejos en esta elección, y lo hizo Kamala Harris, que cualquier otro grupo de candidatos que han llegado tan lejos. Biden se comprometió a poner fin a los subsidios a los combustibles fósiles para la industria. Biden y Kamala Harris se comprometieron a no aceptar dinero de la industria en sus campañas. Harris también se comprometió a no aceptar subsidios a los combustibles fósiles. Biden y Harris también se comprometieron a no realizar nuevos arrendamientos en tierras públicas para el petróleo y el gas, y en el mar para el petróleo y el gas. Todas esas son políticas de combustibles fósiles de importancia crítica, y son políticas de “mantenerlo en el suelo”. Y luego Kamala Harris fue más allá. Se comprometió a llevar a cabo una negociación global para la disminución controlada de la producción de combustibles fósiles en todo el mundo. No puedo enfatizar demasiado el cambio que supondría, lo importante que tendría.

Y así, avanzando, durante la campaña y después de la campaña, una administración Biden va a tener que seguir escuchando  al público en voz alta sobre lo que quiere, no sólo sobre cómo abordar la crisis climática, sino también sobre cómo abordar a los combustibles fósiles para tener éxito en la lucha contra la crisis climática. Y creo que Kamala Harris va a ser el aliado más fuerte en ello, para mantener esa presión sobre Biden y sobre la administración Biden, y durante la campaña, como hacen los grupos ahora.

AMY GOODMAN: Muy rápidamente – sólo tenemos un minuto para ir – quería hacerte dos preguntas. Una, la importancia de la victoria primaria del Senador Markey en Massachusetts? Y, dos, la cuestión de cómo este rescate debe seguir adelante: ¿Qué debería ser rescatado, y qué debería ser dejado morir?

ANTONIA JUHASZ: La victoria de Markey es esencialmente una victoria en general, para el Green New Deal, para enfrentar la crisis climática, para la política progresista. Sabes, Markey ha estado al frente de muchos de estos temas. Cuando escribía sobre el desastre de la plataforma Deepwater Horizon de BP, su trabajo fue clave para exponer no sólo las operaciones de BP, sino también al gobierno federal. Constantemente le pedía cuentas a la administración de Obama sobre sus fracasos en la crisis de BP. Así que su victoria es tremenda para avanzar con el Green New Deal.

Y cómo debe ser gastado el dinero de rescate: en primer lugar, sólo para asegurarse de que estamos claros en lo que está avanzando en este momento, el plan de desempleo de la administración Trump que ha puesto en marcha está saliendo del huracán – el dinero federal para la recuperación del huracán. Así que, eso no debería estar sucediendo. Lo que deberíamos hacer es avanzar en una dirección que realmente apoye a los trabajadores a seguir adelante, que realmente apoye nuestra economía y que realmente apoye la reconstrucción. Y eso no es duplicar una industria que está fallando. Eso es esperar la construcción localizada y a pequeña escala de soluciones de energía y transporte verdes, renovables, sostenibles, equitativas y distribuidas. Y esas políticas han sido probadas una y otra vez por los economistas que desde 2008 han mirado hacia atrás para ver qué es lo que ha funcionado para la recuperación después de las enormes catástrofes económicas, y la economía verde, los empleos verdes superan a los combustibles fósiles en una proporción de cuatro a uno.

AMY GOODMAN: Antonia Juhasz, quiero agradecerte por estar con nosotros, la reportera de petróleo y energía, beca Bertha en periodismo de investigación. Su reciente historia de portada para la revista Sierra, la enlazaremos en democracynow.org, “El fin del petróleo está cerca”, y “Bailout: miles de millones de dólares del flujo de dinero de ayuda federal COVID-19 a la industria petrolera”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: