Juntas más poderosas – Integrando la resistencia con las alternativas (I)

Texto: Jen Gobby – Foto: Desiree Wallace – Traducción: A Planeta
Publicado por Radical Ecological Democracy

Sabemos cuánto depende de este momento de la historia. Sabemos que los sistemas sociales y ecológicos penden de un equilibrio precario, tambaleándose al borde del colapso ecológico y la catástrofe climática, mientras que una envolvente extrema derecha amenaza los avances progresivos y las victorias en materia de derechos humanos de las últimas seis décadas. Las elecciones de los Estados Unidos han dejado muy claro que no podemos quedarnos sentados y esperar lo mejor. Los resultados pueden proporcionarnos algún alivio a corto plazo, y posiblemente detener o incluso detener la marcha de una figura autoritaria moralmente defectuosa. Pero, este momento es mucho más grande que esa posibilidad. Necesita que todos nos levantemos y nos unamos a la lucha por una presencia humana más justa y ecológicamente viable en esta tierra giratoria. Lo que se necesita para inclinar ese precario equilibrio es que los movimientos sociales, las comunidades de primera línea y la gente común unan sus fuerzas para construir el poder. También necesitamos crear los alineamientos necesarios entre la resistencia y las exploraciones transformadoras que están tomando forma en todo el mundo: la búsqueda de alternativas al orden neoliberal dominante.

Todos necesitamos levantarnos y luchar, sí. Pero más que eso necesitamos una convergencia de luchas. Para construir un poder colectivo capaz de transformar los sistemas económicos y políticos, necesitamos unir fuerzas a través de diferentes movimientos, a través de las crisis, a través de las luchas. Cuando los activistas del clima, los organizadores de Black Lives Matter, los defensores de las tierras indígenas, los defensores de los derechos de las mujeres y los derechos de los migrantes y otros puedan unir nuestras voces y nuestro poder, creo que tendremos una verdadera oportunidad.

Comprometámonos con una agenda de convergencia

¿Cuáles son los siguientes pasos? ¿Cómo deberíamos tejer nuestras luchas, nuestras visiones y nuestras acciones de manera que se fortalezca nuestro poder colectivo? ¿Cómo deberíamos desarrollar los tipos de análisis y relacionalidades que pueden apoyar esta convergencia de luchas? Ese es el enfoque central de mi nuevo libro, “Juntos más poderosos: Conversaciones con Activistas del Clima y Defensores de la Tierra Indígena”. Publicado por Fernwood Press, el libro se basa en mi investigación doctoral y en muchas conversaciones que he tenido con personas de los movimientos ambientalistas/de justicia climática, anti-oleoducto y de defensa de las tierras indígenas en Canadá. En estas conversaciones hice a la gente las siguientes preguntas:

  • ¿Cómo ven el mundo futuro por el que están trabajando tan duro?
  • ¿Qué funciona y qué no funciona en los movimientos de los que forman parte?
  • ¿Qué es lo que ven como las mayores barreras para el cambio que están tratando de lograr?
  • ¿Qué creen que se puede hacer para superar estas barreras?
  • ¿Qué creen que hace falta para ganar?

El libro recopila una gran cantidad de reflexiones, teorías y estrategias de movimientos para construir movimientos sociales más grandes, más fuertes y más transformadores. En este artículo, quiero compartir algunas de estas ideas con la comunidad de Democracia Ecológica Radical. Quiero compartir mis pensamientos de dos capítulos particulares del libro – un capítulo titulado “Imaginando las alternativas”, en el que presento lo que se compartió conmigo cuando pregunté a la gente acerca del mundo o mundos futuros que están soñando y por los que están luchando. El otro capítulo se llama “Cómo llegamos de aquí a allá”, que reúne todas las teorías de cambio transformador que los activistas y los defensores de la tierra ofrecieron. Tengo la esperanza de que estas ideas, forjadas en la primera línea del cambio climático y la lucha contra el extractivismo en el Canadá, resuenen y contribuyan a la conversación en curso sobre cómo respondemos, con poder, integridad y solidaridad, a este momento precario que estamos viviendo. (Algunas citas relevantes de mis conversaciones con los activistas de base aparecen en este artículo).

Imaginando las alternativas

“Quiero una tonelada de cosas – la destrucción de capitalismo, la destrucción del patriarcado, la destrucción del colonialismo, la devolución de las tierras a la gente indígena. igualdad. ¿Qué más? No tener que trabajar tanto. Un sitio en el que mi hijo pueda sentirse seguro. Quiero todo eso” (Activista de base y realizadora cinematográficacon base en Quebec).

La gente con la que hablé dejó muy claro que las crisis climáticas y de desigualdad en el Canadá no se resolverán suavizando las asperezas del capitalismo y el colonialismo. Estos sistemas necesitan ser desarraigados, desmantelados, transformados. Lamentablemente, las soluciones que están actualmente sobre la mesa en el Canadá no pretenden transformar las relaciones capitalistas ni renunciar al control colonial. En todo caso, están diseñadas para mantener estos sistemas. Parte de ello se debe a los intereses creados de las personas que diseñan las soluciones y toman las decisiones. Y parte de ello se debe a la incapacidad de la gente para imaginar alternativas viables. El colonialismo y el capitalismo están tan arraigados en la cultura canadiense que puede ser difícil ver más allá de ellos, ver que no son inevitables. Pero los activistas y defensores de la Tierra en estos movimientos están soñando con futuros radicalmente diferentes. Los mundos que me describieron evocan visiones de igualdad y justicia, de relaciones curativas, de comunidades autónomas descentralizadas, impulsadas por energías renovables. Hablaron de las relaciones descolonizadoras entre los colonos y los pueblos indígenas. Prevén la autodeterminación indígena, la reconstrucción de las diversas naciones indígenas, una redistribución fundamental del poder y la tierra. Y hablaron de restablecer relaciones mutuamente beneficiosas con la tierra y entre sí.

Descarbonización – Para hacer frente a la crisis climática se requiere la descarbonización, es decir, la transformación de los sistemas energéticos y económicos basados en combustibles fósiles en sistemas basados en fuentes de energía limpia y renovable. Pero las energías limpias no pueden ser LA solución – dependen de una cantidad masiva de recursos materiales, cuya extracción a menudo conduce al despojo y al trabajo forzado de personas vulnerables en todo el mundo. Una transición energética debe incluir enormes cambios en los niveles de consumo y producción de energía. Y lo que es más importante, debe incluir un rápido alejamiento del capitalismo que exige un crecimiento económico sin fin.

Descentralizar y democratizar – La descarbonización de los sistemas energéticos es necesaria, pero no es suficiente para hacer frente a las desigualdades sociales y los sistemas de dominación que están impulsando el cambio climático. Los sistemas energéticos deben descentralizarse y democratizarse sobre la base de las “decisiones tomadas por las personas más afectadas por las decisiones” (organizador climático con sede en Ontario). La democracia energética refleja una tendencia más amplia a la construcción de economías solidarias, en las que la gente corriente desempeña un papel activo en la configuración de todas las dimensiones de la vida humana: económica, social, cultural, política y ambiental. El decrecimiento, la democracia energética y las economías solidarias exigen producir menos, compartir más y tomar decisiones auténticamente democráticas sobre cómo vivir juntos. Otros van más allá y prevén “la creación de zonas autónomas en las que la gente pueda satisfacer sus propias necesidades sin la economía de los combustibles fósiles y el Estado” (activista de base de Columbia Británica).

Descolonización – Todas estas visiones mencionadas de comunidades autónomas impulsadas por sistemas de energía renovable descentralizados y democratizados son importantes y poderosas, pero no son la respuesta si son construidas por colonos en tierras indígenas robadas. No basta con arrebatar el poder al Estado y distribuirlo a las comunidades de colonos. La injusticia fundamental que se encuentra en el centro de Canadá -el colonialismo de los colonos- debe transformarse mediante la devolución de las tierras y la libre determinación a los pueblos indígenas. Como la colonización, por definición, ha tratado de cortar esta relación, la descolonización por necesidad debe implicar la plena reconexión entre los Pueblos Indígenas y sus tierras. La repatriación de la tierra y otras dimensiones de la descolonización requieren enormes transformaciones de los sistemas económicos y políticos. Serán profundamente perturbadoras del orden político y económico actual. Pero, ese es el punto. Una transición que no nos obligue a desenterrar los cimientos de nuestra sociedad actual -que se basa en la extracción, la acumulación, la opresión y el robo- no será una transición justa. “El respeto de los tratados y la autodeterminación indígena van de la mano de una transición muy rápida, desde la extracción de combustibles fósiles hacia otras formas de orden social, vida comunitaria, uso de la energía” (organizador y periodista de Saskatchewan).

La descolonización es inseparable de la descarbonización de nuestros sistemas económicos… la reconstrucción de las Naciones Indígenas se convierte en la respuesta a la forma en que enfrentamos el cambio climático. No se trata de otra cuestión de justicia política aparte, alejada de la cuestión del cambio climático y de los oleoductos y gasoductos. Es lo mismo. La descolonización es una solución más grande para estos problemas” (Guerrero y educador Mi’kmaw)

Reconectando con los demás y con la tierraTejido a través de todas estas poderosas visiones, arriba, está el respeto, el amor y la reconexión con la Tierra y con los demás. La gente me habló de cómo el capitalismo y el colonialismo nos han separado el uno del otro y de la Tierra y que para crear un mundo más justo y viable, necesitamos reconectar con el otro y con la Tierra. Un organizador comunitario del norte de Columbia Británica dijo: “la conexión con la tierra ayuda a fomentar una mejor toma de decisiones” (organizador comunitario de Columbia Británica). “Si se enseña a la gente que todos son administradores de la Tierra, entonces se convierte en una forma natural de responder a la crisis” (activista del clima con sede en Quebec).

Estas visiones de un futuro más justo y ecológicamente viable van mucho más allá de las energías renovables, los mercados de carbono y los planes de reconciliación y disculpas. Convocan un futuro de redes florecientes de comunidades descentralizadas y autodeterminadas, impulsadas por la energía renovable y que aprenden de la tierra. Este es un futuro en el que un duro proceso de relaciones descolonizadoras nos habrá hecho a todos mucho más capaces de vivir y tomar decisiones conjuntas, decisiones que benefician a todos los seres. Este futuro depende de una reestructuración fundamental de nuestros sistemas y una redistribución masiva de la riqueza, el poder y la tierra. Esto significa que algunas personas, las que más se benefician de nuestro sistema actual, tendrán que renunciar a algunas cosas. Pero es un pequeño costo para un Planeta habitable en el que se satisfacen las necesidades básicas de todos.

Cómo llegamos de aquí a allá (La teoría del cambio de los movimientos).

Como ha señalado Eve Tuck, pasamos gran parte de nuestras vidas tratando de afectar el cambio, pero nuestras oportunidades de pensar juntos sobre cómo se produce el cambio son escasas. Y así, en mis conversaciones con activistas y defensores de la tierra, les pregunté: ¿Cómo crees que se producen los cambios en los sistemas a gran escala? ¿Cuál es su teoría del cambio? Reuní las diferentes respuestas que obtuve a estas preguntas y en un amplio espectro, estas conversaciones proporcionan una visión de que la transformación de los sistemas se produce a través de una convergencia del 1) contexto, 2) cómo entendemos y qué valoramos, 3) cómo actuamos y 4) cómo nos relacionamos. Cada uno de estos cuatro temas se desglosa más adelante en subtemas, como se ilustra en el siguiente gráfico:

El contexto – Es la relación entre lo que hacemos y el contexto en el que lo hacemos lo que da forma al cambio. El contexto puede determinar qué tácticas funcionan y cuándo; si su “acción tiene tracción” (organizador comunitario con sede en Quebec). Hay momentos clave en el tiempo en los que el cambio es más posible que otros: oportunidades políticas, puntos de inflexión, puntos de atracción política.

Los acontecimientos perturbadores como las crisis pueden desencadenar el cambio. “Necesitamos algún tipo de otra historia que nos lleve al poder, y a veces eso sucede a través de crisis y catástrofes” (académico de Anishinaabe/Ojibway). “No hay una talla única para todos… tienes que examinar el contexto, la ubicación, el clima político en el que estás” (defensor de la tierra Michif Cree). Dadas las necesidades de cambio en una línea de tiempo tan apremiante, aprender a entender los contextos en los que actuamos y a aprovechar estratégicamente los momentos de oportunidad puede ayudar a acelerar y aprovechar nuestro trabajo.

“Hay ventanas de oportunidad que se presentan, a menudo en tiempos de crisis, a menudo fabricadas por fuerzas sistémicas masivas sobre las que no tenemos control. Las personas que son capaces de tener un impacto masivo en esos momentos son las que los esperan y están organizadas y son capaces de aprovechar esas oportunidades” (defensor de tierra de Michif Cree)

Esta es una visión de importancia crítica. A medida que nos enfrentamos a las sucesivas olas de Covid-19, tenemos que ser muy buenos en aprovechar las crisis para transformar los sistemas hacia una mayor justicia, equidad y sostenibilidad. Pero, por supuesto, no es sólo el contexto y el momento lo que da forma al cambio.

Cómo entendemos y qué valoramos – Las teorías de cambio de muchos activistas y defensores de la tierra hacen hincapié en este ámbito de los corazones y las mentes. Para cambiar los sistemas, necesitamos “cambiar la conversación, cambiar el marco, la imaginación” (organizador y periodista con sede en Saskatchewan). Esto sucede a través de la transformación personal, a través de la educación pública, a través del aprendizaje de la historia de las luchas anteriores, a través del cambio de las narraciones populares, a través de la narración de historias, a través del diálogo con las personas con las que no estamos ya de acuerdo. También se trata de desarrollar un análisis compartido de los sistemas y estructuras a las que nos enfrentamos. A través de un análisis sistemático, se pueden conectar puntos entre las luchas que tan a menudo se entienden y se libran por separado: medio ambiente, antirracismo, trabajo, derechos indígenas, derechos de la mujer y otros. A través de este análisis compartido, se pueden construir coaliciones y estrategias para formar un fuerte poder contrahegemónico.

Y, de hecho, es a través del poder – quién lo tiene y cómo se ejerce – que el cambio ocurre o no ocurre. Nadie está mejor posicionado para ver lo que está mal en los sistemas y lo que hay que hacer que la gente más negativamente impactada por ellos. Como tal, el cambio transformador se produce a través del liderazgo y la amplificación de los que están en primera línea. Para poner dignidad y justicia en nuestras relaciones en este país y construir movimientos poderosos, es crucial que los colonos, especialmente los que siguen beneficiándose más del statu quo, se alejen de las posiciones y actitudes de liderazgo y, en cambio, escuchen, tomen el liderazgo de los pueblos indígenas y otros marginados por los sistemas injustos y los apoyen activamente. Cuando los colonos pueden humillarse, desaprender la superioridad y aceptar que no tenemos las respuestas, nos volvemos más “listos para escuchar otras soluciones, otras respuestas”. Y tal vez ahí es donde la transformación comienza a tener lugar” (Guerrero y educador Mi’kmaw).

Pero, una vez más, la forma en que entendemos y lo que valoramos no es suficiente para la transformación de los sistemas, la forma en que actuamos también es de importancia crítica.

Las coaliciones entre los activistas de la resistencia y los que diseñan y practican “alternativas” pueden conducir a la creación de un poder contra-hegemónico. Pic. Desiree Wallace.

Cómo actuamos – La transformación de sistemas requiere que un gran número de personas se unan para formar colectivos para organizarse, movilizarse, proporcionar liderazgo y actuar juntos. Se lleva a cabo mediante la creación de un poder popular y luego dirigiendo “una manguera de poder popular” a los objetivos clave (organizador con sede en Ontario). Cuando existe un acuerdo sobre esa necesidad, hay notables ideas contradictorias sobre dónde apuntar mejor esa manguera contra incendios. Algunos creen que el poder de las personas se genera para influir en los encargados de la adopción de decisiones, configurar la política y los resultados electorales. Otros tienen poca fe en que el cambio estructural pueda producirse a través de los procesos gubernamentales y ponen sus esperanzas y esfuerzos en cambio en deslegitimar y desmantelar los sistemas existentes. “El cambio se produce cuando… existe una amenaza muy real para el pueblo poderoso y la estructura de poder” (activista en pro de la justicia social con sede en Quebec). Desde este punto de vista, todas las tácticas que utilizamos, desde la sensibilización hasta la movilización, deberían formar parte de una estrategia más amplia que se intensifique a fin de “forzar el cambio… Esto requiere una diversidad de tácticas que incluyan una postura de confrontación” (activista del clima con sede en Quebec).

Hay límites claros a lo que se puede lograr a través del proceso político oficial, pero también parece cierto que “ningún movimiento se puede permitir el lujo de ignorar el frente electoral” (organizador con sede en Ontario). Aunque esa tensión entre trabajar desde el interior o desde el exterior de los sistemas es omnipresente y continua, hay mucha coincidencia en la afirmación de que el poder del pueblo debe dirigirse a desarrollar, renovar, vivir y promover las alternativas al capitalismo colonial extractivo. “Tal vez [el cambio] se reduce a esas chispas donde la gente puede decir, ‘no necesitamos la fractura’, ‘no necesitamos los oleoductos’. Porque en realidad, ya tenemos muchas otras cosas en marcha. No necesitamos inscribirnos para eso” (organizador comunitario de BC).

Un aspecto clave de la construcción de alternativas al capitalismo colonial es el resurgimiento de los sistemas indígenas y la promulgación de la autodeterminación indígena. A medida que los Pueblos Indígenas promulgan sus propios sistemas de gobierno, formas de vida y cultura, las estructuras coloniales comienzan a perder poder. Y el poder colectivo se genera a través de la comunidad, la cultura y la conexión con la tierra.

Y ni siquiera tomar medidas, por sí mismo, lo hará. Nuestras relaciones son muy importantes. Las relaciones fuertes y justas son el medio y el fin del cambio de los sistemas.

Cómo nos relacionamos – “Mi teoría del cambio es que la relación es la base de todo, y luego se va desde allí” (organizador comunitario de Quebec). Entretejido a través de todas las demás dimensiones del cambio está el tema de la relacionalidad; que la transformación de los sistemas se forja en la medida de lo posible cuando se construyen relaciones fuertes y justas. Las teorías de cambio de muchas personas subrayaron que el cambio se produce cuando los diferentes grupos y comunidades se coordinan juntos; que el poder de construcción se produce cuando los grupos del movimiento trabajan bien juntos, compartiendo recursos e información, y construyendo fuertes redes de solidaridad. Hay muchos factores y fuerzas que intervienen en el cambio social en gran escala, y ninguno de nosotros puede participar en todos ellos, ni lo hace bien. Por lo tanto, es importante pensar en cómo encajan todos los diferentes tipos de enfoques del cambio y los esfuerzos del movimiento. ¿Cómo los planificamos para que se apoyen mutuamente? No basta con que todos estemos haciendo cosas diferentes, tenemos que pensar en cómo se relacionan entre sí todos estos diferentes proyectos, campañas e iniciativas y “pensar en nuevas formas de reunirlo todo y aprovecharlo… maximizando el impacto de lo que cada uno está haciendo”. (Activista climático con base en Quebec).

Tenemos que trabajar con la diversidad que existe de manera que sea sinérgica y que no socave los esfuerzos de los demás. “¿Cómo nos aseguramos de que lo que hacemos es en solidaridad con las tácticas de los demás?” (Organizador de justicia social de BC). Muchas personas destacaron que los tipos de relaciones de apoyo mutuo que crean movimientos fuertes no pueden darse cuando permitimos que las relaciones de dominación, los legados del colonialismo, el racismo, el clasismo y el sexismo den forma a las formas en que nos organizamos. Por lo tanto, debemos desaprender las relaciones de dominación.

Estando atentos al contexto, forjando profundos cambios en las mentes y los corazones, adoptando medidas concertadas junto con una diversidad de tácticas y cultivando relaciones mutuamente prósperas de solidaridad dentro de los movimientos y entre ellos, es como generamos el contrapoder necesario para transformar los sistemas. Así es como podemos ganar.

 

Las relaciones de solidaridad dentro y a través de los movimientos pueden conducir a un cambio significativo. Pic. Desiree Wallace.

Trabajando efectivamente a través de diversos enfoques para el cambio

Al igual que la teoría del cambio descrita anteriormente, la Democracia Ecológica Radical enfatiza la necesidad tanto de resistencia como de alternativas para llevar a cabo un cambio transformador. No basta con ponerse de pie y decir no a los sistemas, las estructuras y las prácticas que no queremos. Tenemos que crear, vivir y promover activamente las alternativas que encarnan los mundos que queremos.

Por lo general, las personas que trabajan en las soluciones y en la construcción de las alternativas y las que promulgan la resistencia a los sistemas destructivos trabajan por separado. En mi opinión, una intersección estratégica muy emocionante es donde la resistencia y las alternativas se encuentran. Y de hecho, en los últimos años en Canadá ha surgido una nueva y poderosa estrategia de transformación en las comunidades indígenas que se oponen a la actual explotación de petróleo y gas; están construyendo hermosas alternativas en el camino del problema.

En mi próximo artículo hablaré de esta estrategia emergente y me referiré específicamente a estas cuestiones: ¿cómo podemos resistir de manera que se eleven los valores y las relaciones por las que estamos luchando? Y, ¿cómo podemos construir alternativas de tal manera que ayuden activamente a detener la destrucción en curso? En este artículo informaré sobre una conversación en particular que mantuve el año pasado con varios defensores de las tierras indígenas que han estado construyendo soluciones en el camino del problema. Así que, manténgase en sintonía para ese artículo y mientras tanto, puede comprar su copia de “Juntos más poderosos: Conversaciones con Activistas del Clima y Defensores de la Tierra Indígena” .

———————————————————–

Jen Gobby es una activista-académica que trabaja en estrecha colaboración con comunidades y movimientos sociales para realizar una investigación-acción que tiene como objetivo el cambio transformador hacia la justicia social y ambiental. Se organiza con Climate Justice Montreal, es miembro del comité directivo del Centro SHIFT para la transformación social de Concordia y es la fundadora del MudGirls Natural Building Collective . Terminó su doctorado en McGill como parte de la asociación Economics for the Anthropocene y actualmente es becaria posdoctoral en el Departamento de Geografía, Planificación y Medio Ambiente de Concordia.

 

 

Un comentario sobre “Juntas más poderosas – Integrando la resistencia con las alternativas (I)

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: