ESKOM y las crisis energéticas de Sudáfrica

Por Dingane Xaba, Unicorn Riot (Durban, Sudáfrica) (Traducción: A Planeta)

Desde 2007, Sudáfrica ha experimentado innumerables apagones y cortes de energía debido a la crisis energética. Las interrupciones recurrentes de los servicios públicos han tenido un enorme impacto financiero, social y político en un país que se esfuerza por encontrar formas de mantener el ritmo de la creciente demanda de energía. Una infraestructura enferma y anticuada, combinada con la corrupción del gobierno, la inacción y la mala gestión por parte de las autoridades sólo ha hecho que estas crisis persistan y crezcan.

En el centro de las crisis energéticas de Sudáfrica se encuentra el gigante energético estatal ESKOM (abreviatura de Elektrisiteitsvoorsieningskommissie. ‘comisión de suministro de electricidad’ en afrikaans). ESKOM es responsable del 95% del suministro de energía de Sudáfrica y alrededor del 45% del suministro total de energía de África. Es la mayor empresa de servicios públicos del continente africano y uno de los mayores productores de energía del mundo.

Línea de tiempo histórica de ESKOM:

  • 1922: El Parlamento aprueba la Ley de Electricidad, que reúne a múltiples compañías mineras para formar la Comisión de Suministro Eléctrico controlada por el estado y exenta de impuestos, ESCOM
  • 1948: ESCOM completa la adquisición de la Compañía Eléctrica de las Cataratas Victoria (VFP) consolidando el control sobre la generación de energía eléctrica de Sudáfrica
  • 1950: ESCOM ve un crecimiento masivo en el período posterior a la Segunda Guerra Mundial. La capacidad de energía se duplica a medida que ESCOM construye 8 nuevas plantas de energía
  • 1970: ESCOM adopta una estructura más corporativa y orientada a los beneficios para contrarrestar la disminución de las inversiones internacionales frente a la creciente presión sobre el racista gobierno de extrema derecha del apartheid sudafricano.
  • 1974: ESCOM comienza a trabajar en la primera y única central nuclear de África, la central nuclear de Koeberg
  • 1987: Las abreviaturas inglesas y afrikaans de la empresa de servicios públicos (ESCOM y EVKOM) se combinan en “ESKOM”.
  • 1994: ESKOM comienza un programa masivo de electrificación post-apartheid, llevando energía a millones de pobres, principalmente sudafricanos negros.
  • 2007: Los continuos apagones plagan la nación, mientras comienza la crisis energética de Sudáfrica.

La historia temprana de ESKOM tiene sus raíces directamente en la colonización británica del sur de África a finales del siglo XIX. Durante este tiempo, la industria minera se convirtió en la principal fuerza de apoyo a la economía de Sudáfrica; este papel continúa hasta el presente. Las empresas europeas comenzaron a trasladarse a la zona para extraer materias primas preciosas como el oro, los diamantes y el carbón.

El primer grupo de empresarios colonizadores europeos recibió el nombre de “Randlords” por la cuenca de Witwatersrand, donde se encontraron por primera vez grandes depósitos de oro en 1886. El legado económico de los “Randlords” llegó a ser tan grande que en 1961 Sudáfrica bautizó a la moneda oficial de la nación con su nombre actual: el Rand.

El famoso imperialista británico y supremacista blanco ‘Randlord’ Cecil Rhodes aparece en la caricatura política del “Coloso de Rodas” de 1892.

Las operaciones mineras coloniales en Sudáfrica crecieron rápidamente, lo que aumentó la demanda de electricidad. Debido a la importancia económica crítica de la industria minera, el entonces presidente de Sudáfrica, Jan Smuts, formó un comité para estudiar la mejor manera de suministrar energía a las minas. Las conclusiones del comité dieron lugar a la Ley de electricidad de 1922, que estableció el control estatal del suministro nacional de electricidad.

En 1923 se estableció la Comisión de Suministro Eléctrico (ESCOM) con la misión de centralizar el suministro de energía de Sudáfrica y proporcionar electricidad barata y abundante en beneficio de la industria minera. A la ESCOM se le concedió la exención de impuestos y se le prohibió “obtener beneficios” para no interferir con la misión del gobierno de servir a las minas.

La definición de la palabra beneficio en relación con el gigante de los servicios públicos fue, y sigue siendo, un tema controvertido. ESCOM se registró inicialmente como “sin ánimo de lucro” porque la electricidad que produce se vende lo más barato posible y sólo se utiliza para pagar el mantenimiento/expansión de la electricidad. Esto contrasta con una corporación estándar que está obligada a obtener beneficios para los inversores. Aunque ESCOM no se formó como una empresa capitalista estándar, su mera existencia se debe al hecho de que las empresas mineras de propiedad privada necesitaban un suministro de electricidad centralizado, barato y constante. ESCOM se creó para cumplir este papel, contribuyendo en gran medida a las ganancias privadas de los ricos “Randlords” de la época.

Antes de que ESCOM pudiera dominar el mercado de la electricidad de Sudáfrica, tendría que absorber a la Victoria Falls Power Company (VFP). VFP había controlado el suministro de energía para las operaciones de minería de oro en la región.

VFP había controlado el suministro de energía para las operaciones de minería de oro en la región. Tras meses de negociaciones en 1948, las dos empresas de servicios públicos firmaron un acuerdo que formalizaba la adquisición de VFP por parte de ESCOM. El acuerdo consolidó la posición de ESCOM como la empresa eléctrica dominante en toda África.

Desde los años 50 hasta los 70, ESCOM experimentó una enorme expansión. Durante este período de crecimiento, la comisión luchó por satisfacer una demanda sin precedentes, y las interrupciones en el suministro de energía se convirtieron en la norma. Buscando una solución a las interrupciones, ESCOM comenzó a construir numerosas centrales eléctricas, incluyendo la primera y única central nuclear actual de África, la central nuclear de Koeberg.

La planta de energía nuclear “Koeberg” está ubicada a 30 km al norte de la capital provincial del Cabo Occidental, Ciudad del Cabo  (Foto: Wikimedia)
La Sudáfrica del Apartheid

La ESCOM comenzó a enfrentar problemas financieros adicionales debido a los crecientes boicots internacionales contra las políticas racistas de apartheid de Sudáfrica (“apartamiento” en afrikaans).

Las campañas contra el apartheid tuvieron un efecto directo en la construcción de las plantas nucleares de Koeberg, que se pospuso varias veces. En respuesta a los problemas financieros exasperados por los boicots, a finales de la década de 1970 ESKOM comenzó a abandonar su estructura original en favor de un modelo más corporativo y orientado a los beneficios, con el fin de obtener el capital necesario para construir más centrales eléctricas.

En la década de 1980 la demanda de electricidad comenzó a disminuir, pero ESCOM continuó construyendo más centrales eléctricas. Tras numerosos retrasos, la central nuclear de Koeberg se puso finalmente en marcha en 1984, tras lo cual la empresa combinó sus abreviaturas inglesas y afrikaans (ESCOM y EVKOM) y se dio a conocer con su nombre actual ESKOM.

A principios del decenio de 1990, la creciente presión internacional y la inestabilidad política interna dejaron claro a los que estaban en el poder que el sistema racista del apartheid ya no era viable. Bajo este sistema, los servicios gubernamentales como el agua corriente y la electricidad se limitaban principalmente a la población de la minoría blanca. Al percibir el inminente cambio en la dirección del gobierno, ESKOM afirmó que comenzó a reunirse en privado con el entonces prohibido Congreso Nacional Africano (CNA) en preparación de uno de sus proyectos más ambiciosos hasta la fecha.

Después de que Nelson Mandela y sus camaradas del ANC negociaran el fin del régimen de apartheid de la supremacía blanca en 1994, se celebraron elecciones democráticas por primera vez en la historia de Sudáfrica. Nelson Mandela se convirtió en presidente y el CNA se hizo con el control del parlamento, convirtiéndose efectivamente en el partido nacional gobernante. Desde entonces, el ANC nunca ha perdido unas elecciones y sigue dominando el gobierno, aunque su control del poder se ha ido aflojando con los años.

Bajo la dirección del ANC, ESKOM inició un proyecto de electrificación masiva para llevar por primera vez el poder a millones de sudafricanos negros desatendidos. Este programa de electrificación, sin embargo, se enfrentó a grandes retos en cuanto al pago. Ni ESKOM ni los municipios locales tenían los ingresos para financiar ambiciosos proyectos de electrificación. Los ricos capitalistas internacionales no estaban dispuestos a invertir en una empresa estatal de servicios públicos que no estaba diseñada para proporcionarles beneficios a cambio de invertir.

Los inversores internacionales tenían claro que para asegurar su financiación, ESKOM tendría que ser fracturada y vendida en piezas a intereses privados. La mayor confederación sindical de Sudáfrica, el Congreso de Sindicatos Sudafricanos (COSATU), junto con el políticamente influyente Partido Comunista Sudafricano (SACP), resistieron ferozmente los esfuerzos por privatizar ESKOM. El COSATU y el SACP, que constituyen dos tercios de la poderosa “Alianza Tripartita” del país, se opusieron a la privatización de ESKOM con el argumento de que al hacerlo se reducirían las prestaciones/salarios de los trabajadores y aumentarían los precios para los consumidores.

“Si se privatiza, los activos de Eskom se utilizarán para alimentar la lógica de mercado de la obtención y la maximización de beneficios, lejos de satisfacer las necesidades sociales y energéticas de la población. Los buitres quieren dejar a Eskom con centrales eléctricas envejecidas, mientras que sus activos lucrativos son trasladados a la propiedad privada capitalista de los buscadores de beneficios”. – Partido Comunista Sudafricano

Como resultado, ESKOM sigue dependiendo en gran medida de la ayuda del gobierno y se ha visto obligada a pedir prestado cantidades cada vez mayores de dinero. A día de hoy, la deuda total de ESKOM se sitúa en la asombrosa cifra de 448.000 millones de rands (29.500 millones de dólares).

Fuente de las crisis

En 1999, ESKOM se jactó de haber logrado su objetivo de conectar 1,75 millones de hogares a la red. Sus generadores de energía, sin embargo, no fueron diseñados para manejar cargas tan pesadas sin mejoras sustanciales.

Aunque el programa de electrificación estaba avanzando, los funcionarios del gobierno advirtieron que Sudáfrica estaba en peligro de una grave escasez de energía.

El sucesor de Nelson Mandela, Thabo Mbeki hablando en el foro económico mundial (Foto: Wikimedia)

En un documento de 1998 del Departamento de Energía y Minerales de Sudáfrica se identificaron numerosos problemas con las centrales eléctricas sobrecargadas de ESKOM y se predijo con precisión que, a menos que ESKOM recibiera más dinero para mejorar su capacidad de energía, se desarrollaría una crisis energética nacional para 2007.

El presidente sudafricano Thabo Mbeki (en el cargo de 1999 a 2008) rechazó los llamamientos para verter más dinero del gobierno en ESKOM, alegando que se podría hacer algún tipo de trato para que los inversores privados paguen la factura. Finalmente se demostró que la suposición de Mbeki era errónea; los principales aliados políticos del CNA prometieron una oposición militante a la privatización y estaban dispuestos a cumplir esa amenaza.

En medio de este estancamiento político, ESKOM no logró mejorar su capacidad y la crisis energética de Sudáfrica comenzó exactamente como se predijo en 2007. Ese mismo año Mbeki se disculpó públicamente, admitiendo que “Eskom tenía razón y el gobierno estaba equivocado”.

Para entonces, el daño ya estaba hecho. ESKOM continúa luchando hasta el día de hoy para mantener las luces de Sudáfrica encendidas.

Efectos de las crisis energéticas de Sudáfrica

Debido a su manejo de ESKOM entre otras cuestiones, en 2008 Mbeki fue reemplazado por su compañero del partido ANC y rival político Jacob Zuma. El presidente entrante Zuma heredó una amplia gama de problemas causados o empeorados por su predecesor.

El presidente sudafricano Jacob Zuma se reúne con el presidente ruso Vladimir Putin. Destacados políticos de ambos países mantienen lazos que se remontan a la época de la Guerra Fría (Foto: Wikimedia)

Para resolver las crisis energéticas, en 2015 Jacob Zuma persiguió un acuerdo masivo de 1 billón de Rupias (66BN) con la corporación Rosatom del gobierno ruso para construir 6 reactores nucleares. La corporación Rosatom fue fundada por el actual presidente ruso Vladimir Putin. Hasta el día de hoy, hay múltiples compañías internacionales que se disputan la firma de contratos para construir plantas de energía nuclear en Sudáfrica. Se alega que Putin utilizó sus antiguas conexiones de la guerra fría para asegurarse el lucrativo contrato antes que otros licitadores.

Earthlife Africa y el Instituto Ambiental de las Comunidades de Fe de África Meridional presentaron demandas ante el tribunal superior de Ciudad del Cabo, donde se iban a construir y mantener los nuevos reactores de la central nuclear de Koeberg. Las ONG ambientales se apresuraron a señalar las numerosas irregularidades en la forma en que se llevó a cabo el acuerdo. El Tribunal Superior de Ciudad del Cabo falló a favor de las impugnaciones, declarando que el gobierno no siguió el debido proceso al firmar el acuerdo de Rosadam y lo declaró ilegal.

Más tarde se reveló que Zuma podría haber tenido un interés personal en el acuerdo debido a sus conexiones con la poderosa familia Gupta y sus intereses combinados en los sectores de la energía y la minería de uranio.

Soluciones propuestas para las crisis energéticas

Al año siguiente el presidente Zuma, como su predecesor Mbeki, fue destituido y reemplazado por un miembro del CNA y rival político, Cyril Ramaphosa.

Desde que asumió el cargo, Ramaphosa ha respaldado el Plan de Recursos Integrados (IRP) del Departamento de Energía, que se centra en la inversión en fuentes de energía renovable, así como en la expansión de la infraestructura ya existente de carbón y energía nuclear.

El Ministerio de Energía estima que el país produce alrededor de 51.309 megavatios (MW) de todas las fuentes, anualmente. Alrededor del 90% de esto se genera a partir de fuentes tradicionales de energía térmica, mientras que el 10% o 5.500 MW se genera a partir de fuentes renovables. El IRP tiene como objetivo aumentar la producción de energía renovable a 19.400 MW anuales para el año 2030.

Los planes de inversión en energía propuestos por el gobierno han encontrado la oposición de una combinación de activistas ambientales, los principales sindicatos y varias corporaciones, cada uno de ellos opuesto al plan por diferentes razones.

Los activistas medioambientales han condenado durante mucho tiempo la existencia de la central nuclear de Koeberg y están presionando activamente contra los planes de su expansión. Los temores de otro desastre catastrófico del tipo de Fukushima son de particular preocupación, ya que Koeberg está ubicada en una región con el mayor registro de terremotos del país; recientemente la región registró un terremoto de 3,4 de magnitud. ESKOM ha intentado tranquilizar al público, afirmando que Koeberg está diseñado para soportar un terremoto de magnitud 7.

Los poderosos grupos de presión del carbón y los sindicatos empresariales que invierten en las operaciones de energía de carbón de ESKOM son escépticos sobre el enfoque del plan en la energía renovable y están presionando para que los fondos se gasten en su lugar en la actualización de la enferma infraestructura de energía de carbón de Sudáfrica.

El IRP también esboza planes para dividir ESKOM en 3 operaciones distintas: generación, transmisión y distribución. Temiendo que esto lleve a la venta de ESKOM a inversores privados, el Sindicato Nacional de Trabajadores Mineros (NUM) – que representa a la mayoría de los trabajadores sindicalizados de ESKOM – ha amenazado con ir a la huelga si esto sucediera.

Como ya se ha mencionado, el COSATU también se opone ferozmente a la privatización de ESKOM y ha indicado que está dispuesto a tomar medidas similares. Ramaphosa declaró públicamente que no hay planes de privatizar ESKOM, aunque quiere establecer “asociaciones” con la industria privada. A lo largo de los años, el COSATU ha suavizado su postura dura sobre el tema, declarando públicamente que está dispuesto a privatizar ciertas partes de ESKOM, manteniendo al mismo tiempo que el gobierno debe seguir siendo el principal accionista.

El persistente estancamiento político en los pasillos del poder sigue arrojando serias dudas sobre si el gobierno será capaz de frenar las crisis en un futuro próximo. También cabe señalar que el IRP se designa como un “documento vivo” y está sujeto a cambios periódicos a discreción del Ministerio de Energía. Se actualizó por última vez en 2019 y no se espera que se materialice plenamente hasta el año 2030.

Escándalos de corrupción en ESKOM

Otro de los principales contribuyentes a las crisis energéticas es el actual problema de la corrupción dentro de ESKOM. En 2017, Jacob Zuma y la acaudalada familia Gupta se convirtieron en el centro de un gran escándalo de corrupción que giraba en torno a los pagos de ESKOM a empresas vinculadas a ellos.

Un informe del Centro Amabhungane para el Periodismo de Investigación detalló cómo los “Zuptas” utilizaron su considerable influencia y poder dentro de ESKOM para adjudicar contratos a empresas controladas por ellos. Esto incluye el acuerdo nuclear ruso de 2015 que fue finalmente anulado en el tribunal superior de Ciudad del Cabo.

En 2019, el Ministro de Empresas Públicas, Pravin Gordhan, estimó que se había perdido algo entre 20.000 millones de rands (1.054 millones de euros), o más, debido a la corrupción generalizada dentro de ESKOM.

Más recientemente, el 14 de octubre de 2020, la Unidad de Investigaciones Especiales (SIU) anunció que estaba investigando a más de 5.000 empleados de ESKOM por supuestas prácticas corruptas. La unidad también anunció que está investigando a docenas de compañías que firmaron contratos con ESKOM para proveer transporte de carbón y el muy necesario mantenimiento de las plantas de energía de carbón.

El gobierno sudafricano tiene previsto hacer frente a las crisis con una combinación de inversiones en la precaria infraestructura de energía de carbón, junto con fuentes de energía renovable (Foto: Pikrepo)
¿Luz al final del túnel?

La actual crisis energética no es la primera en la historia de Sudáfrica. En la década de 1950-1970 ESKOM estaba tratando con los mismos problemas. En aquel entonces, el gobierno se movió con decisión y autoridad para resolver las crisis por cualquier medio necesario. Por muy brutal que fuera el antiguo régimen del Apartheid, muchos suspiran por los días en que el gobierno era más centralizado, ordenado y predecible.

En la actualidad, Sudáfrica sigue navegando por los desafíos de la democratización de la sociedad y, al mismo tiempo, mantiene la estabilidad política y económica. Desde el fin del apartheid, los pasillos del poder se han ampliado, es decir, el Partido Nacional ya no es la única autoridad. El CNA ha heredado el papel de partido dominante del país, pero, a diferencia del anterior régimen de apartheid, depende más de grupos influyentes como el COSATU y de ricos capitalistas internacionales para llevar a cabo sus políticas.

Al incorporar la expansión y el desarrollo del carbón, la energía nuclear y las fuentes de energía renovable, Ramaphosa está tratando de obtener el mayor apoyo posible para el Plan de Recursos Integrados. Para tener éxito, necesita la participación de todos los principales interesados, una tarea más fácil de decir que de hacer, teniendo en cuenta los múltiples intereses en pugna y la corrupción masiva en su propio campo.

A pesar de estos desafíos, el gobierno continúa sus esfuerzos para completar el PIR. Pase lo que pase, ESKOM predice que los cortes de energía intermitentes continuarán al menos hasta 2022 y probablemente más allá. Al igual que la crisis climática, pase lo que pase, la crisis energética está aquí para quedarse en Sudáfrica en un futuro previsible. La forma exacta en que gastamos nuestro tiempo y dinero para abordar estos temas puede determinar en última instancia si nuestros hijos llegan a ver la luz al final del túnel.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: