Erlin no ha sido deportado, pero el acoso no cesa

(English)

Actualización sobre el intento de deportación por el gobierno sueco del ciudadano hondureño Erlin Mejía

Como ya anunciamos en anteriores artículos1, el pasado 22 de diciembre 2020, el ciudadano hondureño Erlin Mejía entregó los documentos pertinentes para iniciar su trámite de recurso contra la orden de deportación del gobierno sueco en la Corte Europea de Derechos Humanos de Estrasburgo (Caso “Erlin Mejia-Andino v. Sweden 49738/20)2.

Una vez hecha la entrada de documentos el proceso de su deportación fue paralizado a espera de lo que decida el Tribunal. Ahora su caso se encuentra en la sala primera, después pasará a la sala de tres jueces y después siete jueces deciden la sentencia final. Es un proceso largo, que da tiempo a Erlin, pero que al mismo tiempo le genera incertidumbre y ansiedad, lo que no ayuda a su delicada salud y a su bienestar.

Pero ese no es el único problema. El gobierno sueco, si bien está imposibilitado a dar pasos para su deportación, no cesa en su objetivo. Su estrategia en reuniones y llamadas es el negar que el trámite europeo esté en curso, e incidir que su deseo es su deportación, argumentando que ésta no sucede por el coronavirus. La funcionaria de Migración Louise Norin le ha llamado unas 3 veces para insistirle (unas 15 veces) en que esa es la única razón para no deportarle, lo que en sí, sólo se puede entender como acoso y como una forma de intentar hacer desistir a Erlin.

Pero además un nuevo elemento ha irrumpido en el escenario. A la tozudez sueca por deportarle ahora se le suman llamadas diarias3 en inglés, con origen en los EEUU pidiéndole que vaya a por sus pasaportes y deje el país. Erlin ha dejado de contestar a las últimas viendo cual es su origen. El hecho en sí, es bastante surrealista, pues se desconoce quién realiza esas llamadas y cual puede ser el interés de nadie en EEUU, pero sí queda claro su objetivo que no es otro que buscar la desestabilización y acoso sin levantar sospechas. Por otro lado, considerando que las posturas y el discurso de Erlin Mejía es no deseado por el actual gobierno hondureño, y que éste ha buscado distintas formas de acallarle, no sería disparatado pensar que recurrieran a estos medios disuasorios.

Así que a esta situación de incertidumbre se le añade más presión. Erlin procesó una denuncia en la policía sueca. Ambas medidas disuasorias sí tienen en común de valerse de formas no convencionales ni oficiales, no incriminatorias, pero sí dentro de la ilegalidad y por tanto, inaceptables en un estado de derecho. De hecho, si ya criticamos anteriormente que la hostilidad hacia las personas refugiadas en Suecia contradice la imagen de tolerancia que tenemos4, estos hechos, la desmotan aún más. Este reiterado intento de deportación confirma que es una iniciativa consciente, y que como tal concuerda con la acusación de racismo ya expresada.

Su abogado para el proceso en la Corte de Estrasburgo, el jurista mexicano Gabriel Campos fue tajante ante esta nueva persecución sufrida por Erlin: “Esto constituye actos crueles , inhumanos y degradantes sancionados por el Convenio de Roma”. Según el abogado defensor, la propia declaración Universal de Derechos Humanos en su artículo 5 establece que “nadie puede ser sometido a tratos inhumanos o degradantes”. Así, denunció que si a Erlin se le había negado el “derecho a buscar asilo, y a disfrutar de él, en cualquier país” en caso de persecución, recogido en el artículo 14, ahora a ello se le estaban añadiendo nuevos daños que deterioran aún más el caso y su estado. Por tanto, podemos concluir, que huyendo de una persecución, Erlin está encontrando en el país que debiera acogerle, aún más acoso.

El 18 de enero Erlin fue convocado a una reunión con Migración, en el Tribunal de Apelación bajo la responsabilidad de Caroline Dyrefors Grufman. Dyrefors fue la que le notificó antes la tercera negativa a residir en Suecia. Pese a pensar que sería para reconocer su nueva situación y los detalles de ésta, la funcionaria ni se refirió al proceso en la Corte de Estrasburgo. Desde que entró se dedicó a repetirle que tenía que dejar el país. La razón que daba ella para que ese procedimiento no se iniciara, no era el proceso actualmente en marcha en Estrasburgo, sino que aducía a la pandemia. E incluso cuando Erlin sacó el tema, ella volvió a evitar el proceso legal europeo.

Migración le ha llamado también asiduamente, por medio de Louise Norin, que le repitió unas 15 veces que no era deportado todavía por causa de la Covid 19, porque el aeropuerto de Honduras está cerrado. En cierta forma, se pueden entender estas formas como un intento de infravalorar el proceso iniciado. Pero también, de que una vez iniciado, sus posibilidades de materializar la deportación serán menores, por lo que precisan agotar las pocas posibilidades que les quedan, que como decimos, rallan la ilegalidad.

En las llamadas en inglés, con número registrado en EEUU, mientras, le pedían que fuera a Migración a por sus pasaportes pues iba a ser deportado la siguiente semana. Como explicamos, esto es imposible por la causa abierta. Pero además tampoco corresponde con ningún proceso de extradición, pues no existe ningún papel que lo documente. ¿Cuál es la razón para esta estrategia? Que la persona que entra en el país, en Suecia, mientras se tramita su solicitud de residencia y hasta que ésta es confirmada, entrega su pasaporte en Migración. Pero una vez que solicita le sea devuelto, se entiende como una solicitud a dejar el país y se inicia su proceso de retorno.

Por ello, las llamadas tienen como fin instigar a que Erlin procediera a, por así decirlo, auto-deportarse antes de que la Corte de Estrasburgo dictara veredicto. Y su reiteración (tanto las de migración como las anónimas) crean la presión, un estado de desasosiego que puede incidir en esa decisión. Por otro lado, las llamadas desde EEUU, son difíciles de probar y de trazar: Erlin sólo cuenta con el registro de su teléfono, en el que tan sólo aparece “nulo” y el lugar de origen: Virginia (EEUU). Este anonimato y el proceder de otro país es sin duda la fórmula de evitar ilegalidades en el propio país. No se nos ocurren otras palabras que “acoso”, o “bullying”, con lo grave que es que sea practicado por las instituciones y contra seres vulnerables como son los refugiados, o en este caso, solicitantes de asilo.

Esta estrategia es vil por las formas y obviamente por el objetivo. También de por quien se trata. Pero sobre todo, pone de manifiesto que el deportar a Erlin no se corresponde con un fallo burocrático sino que es algo que persiguen y que quisieran ejecutar obviando la situación de esa persona. Pero que incluso desean realizarla también obviando la legalidad europea y también sus instituciones, o incluso derechos básicos. Pero al querer hacerlo antes de sentar sentencia, confirma también que temen de que el resultado les sea contrario. Y confirma, que lejos de tener en cuenta las razones de Erlin para solicitar asilo, quieren proceder con la deportación sin dilación.

Esta solicitud de deportación sibilina, ese acoso, además contradice el que Erlin acabe de recibir su LMA KORT (Tarjeta de Ley de Acogida de Solicitantes de Asilo5), el documento de identidad sustitutiva para inmigrantes que no han accedido aún a la nacionalidad.

Esta situación es positiva porque el proceso de Estrasburgo supone tiempo y sobre todo una posibilidad a revertir la decisión de deportación contra Erlin. Pero el acoso e intentos para-legales para incitarle a abandonar el país, está incidiendo en la salud de Erlin, en su ansiedad y en el riesgo de su vida, que, como ya hemos explicado en otros artículos, se remonta no solo a estos meses previos al proceso, sino a estos años en los que el gobierno de Suecia se lo ha negado y antes en Honduras. Así nos lo comunicó Erlin quien define esta nueva situación como muy estresante. Como es por todos sabido, el que en un sitio no te quieran, o por lo menos sus instituciones así lo expresen, y el intento de echarte, tampoco contribuye a la autoestima de nadie.

1¿La tolerancia modélica escandinava? El caso Mejia-Andino versus Suecia

https://aplaneta.org/2020/12/04/la-tolerancia-modelica-escandinava-el-caso-mejia-andino-versus-suecia

3Llamadas realizadas el 19, 22, 23, 25, 29, 30

4¿La tolerancia modélica escandinava? El caso Mejia-Andino versus Suecia

https://aplaneta.org/2020/12/04/la-tolerancia-modelica-escandinava-el-caso-mejia-andino-versus-suecia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: