25 años de los cortes de cables en las obras del embalse de Itoiz

Hace 25 años, un 6 de abril de 1996, Solidari@s con Itoiz procedió a cortar los cables de las obras del embalse de Itoiz, paralizándolas durante meses. El colectiv produjo entonces un vídeo para explicar por qué realizaron aquella acción histórica, referencia de la lucha vasca contra el desarrollismo y los mega-proyectos. Los activistas sufrieron una fuerte represión y criminalización, pero también un gran respaldo social por su compromiso, pero también por la tozudez, intrensigencia y despropósito de las instituciones. Después, el colectivo recorrió Europa difundiendo la situación y adquiriendo apoyo para su causa. 25 años después su ejemplo continúa vivo en muchas otras luchas que desgraciadamente seguimos lidiando en nuestro territorio y el Planeta. Eutsi Gogor! Amalurra ez Ikutu!!

A continuación dicho vídeo así como entrevistas actuales con los activistas en Eguzki Irratia y Gara.

https://archive.org/embed/CorteCables

Entrevista con Julio Villanueva, el día que se cumplen 25 años de la acción del colectivo Solidari@s con Itoiz cortando los cables de las obras del pantano de Itoiz.

Reproducir
Podcast (Pasealeku, Eguzki Irratia): Descargar (Duración: 1:59:10 — 78.2MB)

Entrevista en Gara

Martxelo Diaz entrevista en Gara a 4 de l@s Solodari@s con Itoiz: Ibai Ederra, Urko Hernández, Peio Lusarreta y Julio Villanueva. Lo hace en la presa del embalse. Es un panorama muy diferente al que existía hace 25 años, cuando procedieron a cortar los cables tendidas para las obras del pantano y las paralizaron. Llegan a la cita con una foto pixelada del fallecido Iñaki García Koch que formaba parte de una intervención artística de Santiago Sierra para denunciar la existencia de presos políticos en el Estado español. Y con un fragmento del cable que fue el protagonista de la acción.

-25 años del corte de los cables. Estamos en el mismo entorno, pero desgraciadamente ha cambiado bastante. ¿Por qué decidieron llevar a cabo esa acción?

-IBAI EDERRA: El pantano que nos querían hacer estaba prohibido. No lo podían hacer era ilegal. Había una lucha de abogados y en el ámbito legal. Nosotros pensábamos que había que abrir un nuevo frente.

-Estamos hablando de un contexto en el que la Audiencia Nacional española declaró ilegal el pantano de Itoitz pero pidió una fianza multimillonaria que era inasumible.

-I.E.: El pantano seguía adelante. La Audiencia Nacional declaró que el pantano era ilegal, pero para que se paralizasen las obras teníamos que pagar nosotros una indemnización a las empresas que lo estaban construyendo.

-PEIO LUSARRETA: Lo que en principio era una muy buena noticia, porque daban la razón a la oposición al pantano no valió para nada por lo de la fianza. Eso fue una burla, hacer trampa. Sabían que no se podía pagar. Eso es lo que pasó, mientras a muchos políticos se les llenaba la boca de democracia.

-En esa época, en Nafarroa, el mensaje que lanzaban las instituciones era que el pantano se iba a hacer sí o sí.

-P.L.: Nosotros siempre planteamos la acción como algo que iba a evitar un daño y mal muchísimo mayor. En ese sentido, la afección quedaba clara: desaparecían tres reservas naturales y nueve pueblos, otros seis resultaban afectados. La afección socioeconómica en el valle y en Nafarroa era tremenda.

-Decidieron cortar por lo sano.

-I.E: Antes de cortar los cables ya hicimos bastantes acciones, pero eran más propagandísticas. No paralizaban realmente las obras.

-URKO HERNÁNDEZ: Sí que paralizamos el molino en el que molían la grava para utilizarla aquí. Fueron varias cosas. Lográbamos paralizar las obras durante una hora o dos horas. También nos colgamos previamente de los cables y vimos que precisamente los cables eran lo que más paralizaba la obra. Era el punto más débil o dónde más daño se podía hacer.

-¿Cómo se organizó?

-U.H.: Siempre quisimos hacer una acción pública, sin ocultar nada, porque nosotros no estábamos haciendo nada ilegal. Desde el principio, miramos que toda nuestra acción cumpliera la legalidad o que no supusiera cometer un delito grave. Siempre fue todo muy público. Es más, fuimos con la prensa para que saliera todo, nos entregamos, … Queríamos que fuera algo limpio, que todo el mundo viera lo que hacíamos porque nosotros no considerábamos que fuera un sabotaje. Era simplemente paralizar algo que se decía que había que paralizar pero te pedían un dinero.

-JULIO VILLANUEVA: De alguna manera, éramos como el brazo ejecutor de la Audiencia Nacional. La Audiencia Nacional lo que decía era que era una obra nula e ilegal. Nosotros nos autootorgamos ese papel. Al final, lo que hacían era pedir una fianza que era impagable. Nosotros dijimos que íbamos a ser los brazos ejectutores de la Audiencia Nacional para realmente paralizar lo que decían que era una obra ilegal. Era hacer cumplir la legalidad.

-P.L.: Además de parar las obras, la acción consiguió acabar con la política de hechos consumados. Los impulsores del proyecto, en los últimos años, lo que hicieron fue meter cuanto más dinero mejor para que luego los jueces no se atrevieran a pararlo.

-U.H.: Era construir lo máximo posible y lo más rápido posible para que lo que estuviera hecho no se pudiera desmontar. Mientras estaba todo el tema en los juzgados, metían cada vez más dinero, construyendo más rápido.

-I.E.: En una de las acciones previas, nos atamos a una sirga en la carretera, cortando la carretera. Llegó el encargado de las obras con una rotaflex y cortó la sirga. Ahí empezamos a maquinar.

-U.H.: Ese nos dio la idea.

-I.E: Pensamos que con una rotaflex más grande podríamos contar unas sirgas más grandes. De ahí surgió la idea. Llevábamos pensando acciones mucho tiempo. Pero él puso la idea sobre la mesa.

Peio Lusarreta, Ibai Ederra, Urko Hernández y Julio Villanueva, en la presa de Itoitz. El corte de cables se realizó desde la ladera que está al fondo. Muestran la imagen pixelada del fallecido Iñaki García Koch, tomada de la intervención artística de Santiago Sierra que denunció la existencia de presos políticos en el Estado español. (Iñigo URIZ/FOKU)

-Las consecuencias de la acción fueron que se paralizó la obra durante casi un año. En ese sentido, se cumplió lo que buscaban.

-I.E: Creo que ninguno pensábamos que iba a ser tal movídón.

-Al mismo tiempo, sufrieron una represión bastante cruda.

-I.E.: Sufrimos represión en su día y seguimos sufriéndola hoy en día con los embargos que tenemos. Tenemos una deuda con el Estado de dos millones de euros [por la responsabilidad civil]. Por ello, no podemos tener nada. Ni podemos trabajar en un trabajo que cobres más del mínimo porque te lo embargan. Es una consecuencia muy dura, que quizás en su momento sería la que menos pensábamos.

-P.L.: Después de 25 años seguimos siendo represaliados políticos. Tenemos las nóminas embargadas.

-Hace 25 años, también sufrieron prisión tras una criminalización por parte de las instituciones.

-U.H.: Incluso siendo acciones de carácter público y exponiendo todo lo que hacíamos, se intentó criminalizarnos. Decían que éramos de una organización terrorista, que habíamos cometido un atentado.

-I.E: Y nos metieron una condena ejemplarizante, para que a nadie más se le ocurriese hacer algo así. Nos metieron «secuestro», que era lo último que pensábamos que nos iban a meter. Era el máximo que nos podían meter.

-Retorcieron la ley hasta el extremo en busca de esa condena ejemplarizante.

-I.E: Eso es. Fueron cuatro años de cárcel por «retención ilegal» y diez meses por agresión al guardia jurado.

-P.L.: Fueron detrás de un castigo ejemplarizante, pero no lo tenían fácil porque usamos unas herramientas que eran para trabajar. Ni usamos explosivos ni sustancias inflamables ni nada. ¿Qué es lo que hicieron? Pusieron la atención en la retención de cuatro minutos que tuvimos que hacer al guardia jurado para poder hacer la acción. Con eso y con una jurisprudencia muy antigua, al final, con pinzas, consiguieron meternos «secuestro» y una condena de cuatro años y diez meses.

-U.H.: Nosotros, antes empezar una acción, veíamos qué consecuencias podía tener. Si rompemos esto, es tanto; si lo quemamos, tanto, … Veíamos cómo se podía hacer sin un gran delito. Consultando con los abogados, nos decían que nos iban a soltar al día siguiente. Luego, resulta que nos pidieron quince años de cárcel.

-P.L.: En total, fueron 41 años de cárcel que nos pidieron. Ahí también se vio que el juicio fue político. Se presentaron la Fiscalía y la Abogacía del Estado, la UTE (Unidad Temporal de Empresas), la Plataforma del Agua, el Gobierno navarro, …

Fragmento del cable cortado por los Solidari@s, con la presa de Itoitz al fondo. (Iñigo URIZ/FOKU).

-Convendría recordar qué era la Plataforma del Agua, que en ese momento en Nafarroa jugaba un papel destacado.

-J.V.: Fue la forma de legitimar la construcción del pantano de Itoiz. Era una obra que estaba ampliamente contestada por la sociedad navarra, sobre todo en estos valles, pero vieron la necesidad de que tenían que movilizar la calle. Fueron a lo fácil, a todas las asociaciones de regates en la Ribera y Zona Media. Utilizan tretas como del franquismo, hicieron un par de manifestaciones en Iruñea en las que fletaban autobuses gratis y regalaban la merienda. Crearon, de la noche a la mañana, la Plataforma del Agua. Estaban UGT y CCOO, los sindicatos agrarios como UAGN, … Fue una inyección que vino desde arriba. Era una plataforma fantasma para dar el carácter de necesariedad al pantano.

-Tras la condena, hicieron una gira por Europa para denunciar su situación pero también para dar a conocer qué estaba sucediendo en Itoitz.

-J.V: Tenía estos dos objetivos. Por un lado, internacionalizar el conflicto de Itoiz, que ya llevaba muchos años de existencia, pero que en Europa no se conocía. Queríamos establecer lazos con otros grupos de defensa de la tierra a nivel europeo, que se amplificara el conflicto. Por otro, también, dar a conocer nuestra situación, la de ocho personas que íbamos a ir a la cárcel. Veíamos que en aquel momento íbamos a ser los primeros presos en defensa de la tierra que iba a haber en Europa.

-U.H.: Al estar criminalizados y no poder lucha aquí, veíamos en Europa la salida de poder seguir con la lucha.

-Finalmente, algunos tuvieron que pasar por la cárcel.

-I.E:: Algunos pasamos y otros no. Estuvimos todos bastante tiempo en busca y captura. Yo estuve seis años. Me pararon en un control y caí. La mayoría no entró en la cárcel, pero Julio, Iñaki [García Koch] y yo sí entramos. Iñaki estuve tres años y ocho meses, yo también, y Julio tres meses.

J.V.: Yo estuve tres meses porque tuvo la suerte de que hubo un cambio en el Código Penal con respecto a las cuestiones de prescripción de condena. En condenas de menos de cinco años, como era la nuestra, pasó de una prescripción de diez años a cinco. Entonces, lo que hicimos reclamar que se contemplara nuestro caso. La Audiencia Provincial de Navarra nos lo denegó en base a argumentación completamente política, diciendo que todavía alarma social y que no nos habíamos arrepentido. Recurrimos al Supremo y, evidentemente, no tuvo más que aplicar la ley. En ese momento, cuando ya llevaba tres meses en la cárcel, me soltaron.

-25 años después, vemos que tenemos un pantano aquí. No se consiguió pararlo, pero ¿cómo valoran lo que hicieron?

-I.E.: Ahora, el Gobierno de Navarra, antes de hacer cualquier obra, se lo piensa muy mucho. Y se cubre las espaldas con todas sus legalidades y todas las historias. Y eso es algo que creo que conseguimos nosotros. Saben que si van a hacer cualquier caso fuera de su legalidad o cualquier barrabasada, va a haber gente enfrente y tienen ese miedo.

-J.V.: A nivel estatal, según una lectura que hizo en su momento Ecologistas en Acción, que tiene bastante contactos con ministerios, nos dijeron que en tema de Itoiz para ellos era un infierno. Se encontraron con dos huesos duros de roer. Por un lado, la Coordinadora, que les puso contra la espada y la pared en la cuestión de legalidad. Y por otro lado, nuestras acciones. Para ellos fue una obra muy incómoda. Al final, la razón de Estado hizo que finalmente la pudieran hacer, pero ahí intervinieron una voluntad política de hacerlo por encima de todo. La lectura que hacía Ecologistas en Acción en aquella época era que había 120 proyecto hidráulicos en el Estado español y que al entrar el PP en el Gobierno hubo un replanteamiento. El PHN lo transformaron. 120 proyectos que estaban en la misma situación que Itoiz no se hicieron. Desgraciadamente, aquí en Navarra, seguimos con el pantano de Yesa, que es uno de esos proyectos que no se derogaron. En Navarra, realmente, hemos tenido mala suerte en ese sentido, pero podemos decir que por nuestra lucha y la de la Coordinadora muchos proyectos se han paralizado.

-U.H.: En un contexto de criminalización de todas las luchas, hacer una desobediencia civil, de carácter público y no violenta supuso una alternativa de lucha, otra manera de luchar.

-P.L.: Mirándolo con la perspectiva de 25 años, vemos el desequilibrio que había en la correlación de fuerzas. Es para estar contento con todo lo que se hizo. Al final, consiguieron hacer el pantano, pero se hicieron un montón de cosas y se les puso en un brete, hasta el punto de que el tema llegó a ser asunto de Estado. Desde estos valles, siendo lo pequeños que son, se hicieron muchísimas cosas. Se atrajo a un montón de sectores y de gente y se hizo un buen trabajo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: