Un vacío legal permite a los productores de soja destruir la Amazonia

Por Andrew Wasley , Alexandra Heal , André Campos , Daniel Camargos
The Bureau Investigates
Esta historia fue publicada en colaboración con: Unearthed y Repórter Brasil

Foto: Rodrigo Baléia /Greenpaeace

La selva amazónica sigue quemándose para dar paso a la soja que alimenta al ganado mundial, a pesar de las supuestas normas estrictas diseñadas para evitar precisamente esta deforestación.

Una investigación ha desvelado cómo tres de las mayores empresas alimentarias del mundo han comprado soja a compañías cuyas cadenas de suministro han sido objeto de preocupación por sus vínculos con la deforestación ilegal y los incendios forestales en la Amazonia brasileña.

Cargill, Bunge y Cofco se abastecieron de soja de la empresa china Fiagril y de la multinacional Aliança Agrícola do Cerrado, ambas suministradas por un agricultor multado y sancionado en múltiples ocasiones tras destruir franjas de selva tropical.

La deforestación de la Amazonia tiene consecuencias medioambientales potencialmente nefastas para el clima y la biodiversidad, y los expertos temen que el hábitat pueda cruzar pronto un punto de no retorno. Investigaciones recientes sugieren que algunas partes emiten ahora más carbono del que absorben.

La Oficina de Periodismo de Investigación, Unearthed y Repórter Brasil utilizaron imágenes de satélite y registros de aplicación de la ley para descubrir cómo se plantaba soja ilegalmente en tierras que habían sido previamente embargadas, una forma de prohibición gubernamental que impide a los agricultores que han infringido las normas de deforestación o han causado otros daños medioambientales utilizar partes de sus propias tierras.

Fiagril y Aliança han exportado millones de toneladas de soja brasileña en los últimos años a China, Arabia Saudí y Rusia, así como a España, Portugal, los Países Bajos y el Reino Unido. El cultivo es un ingrediente clave en la alimentación de aves de corral, cerdos y ganado, sobre todo para los animales criados en granjas intensivas.

Un agujero en la defensa

Los resultados ponen de manifiesto cómo la llamada soja “sucia” -vinculada a la deforestación ilegal del Amazonas- puede llegar a las cadenas de suministro internacionales supuestamente “limpias”, a pesar de los mecanismos aparentemente sólidos, ampliamente apoyados por los grupos ecologistas, diseñados para detener la destrucción de la selva tropical para la soja.

Soja cultivada en la Amazonia brasileña Bruno Kelly/Greenpeace

La moratoria de la soja, firmada por todas las grandes empresas agrícolas, prohíbe la compra o financiación de la soja cultivada en zonas de la Amazonia que hayan sido deforestadas después de julio de 2008, y se le atribuye el mérito de haber reducido drásticamente la deforestación vinculada a las explotaciones de soja.

Pero nuestra investigación ha suscitado la preocupación por una posible laguna en el sistema de control de la moratoria que podría permitir a los comerciantes seguir comprando soja a los agricultores que han sido vinculados a la deforestación ilegal.

El destino de la Amazonia es objeto de una intensa atención mientras los líderes mundiales se esfuerzan por ponerse de acuerdo sobre cómo hacer frente a la emergencia climática. El gobierno brasileño declaró recientemente que necesitaba 1.000 millones de dólares de ayuda exterior para frenar la destrucción de la selva. Una investigación publicada en la revista académica Nature Climate Change descubrió que la superficie deforestada en la Amazonia casi se cuadruplicó en 2019 -el primer año del presidente Bolsonaro en el poder- con respecto al año anterior.

Sarah Lake, del grupo de campaña Mighty Earth, dijo que el caso demostraba cómo las empresas no estaban invirtiendo seriamente en la limpieza de sus cadenas de suministro. “Los comerciantes siguen afirmando que la soja es sostenible y al mismo tiempo hacen la vista gorda ante proveedores como estos que deforestan ilegalmente y provocan incendios. Y sus clientes siguen comprándoles”, dijo.

Añadió que el comportamiento puesto de manifiesto por la investigación ilustra un problema mucho más amplio. “Nuestro propio sistema de control ha encontrado docenas de casos… relacionados con los principales comerciantes de soja en los últimos dos años, y cuando notificamos a los comerciantes estos problemas no hacen nada para solucionarlos”.

“Los comerciantes siguen haciendo afirmaciones sobre la sostenibilidad de la soja y al mismo tiempo hacen la vista gorda ante proveedores como estos que deforestan ilegalmente y provocan incendios” – Sarah Lake, Mighty Earth

Fiagril dijo a la Mesa que condena la actividad ilegal y está “comprometida con el cumplimiento legal de la sostenibilidad en la agricultura con nuestros clientes y proveedores”. Aliança dijo: “Desde su creación, Aliança siempre ha operado en estrictos términos de legalidad, observando toda la legislación brasileña e internacional, incluyendo las leyes ambientales”.

Cargill dijo a la Oficina que investigaría las cuestiones planteadas en relación con Fiagril y Aliança a raíz de las revelaciones.


Prohibido pero sigue vendiendo soja

El pasado mes de julio, en la remota región de Marcelândia, en el estado brasileño de Mato Grosso, los satélites captaron el fuego que ardía en las tierras vinculadas a Alexandra Aparecida Perinoto, productora de soja y ganado. Las imágenes mostraban un humo ondulante y llamas que desgarraban la vegetación.

No era la primera vez que la selva de este rincón de Marcelândia quedaba diezmada. Al menos 15 kilómetros cuadrados de bosque vinculados a Perinoto fueron embargados en 2019 por el regulador ambiental brasileño IBAMA tras ser deforestados. Los embargos se publican y se imponen para que sirvan tanto de castigo como de medida de protección para permitir que la tierra se recupere.

Otro embargo, emitido por la agencia estatal de medio ambiente de Mato Grosso en 2016, nombra a Perinoto en relación con una mayor deforestación ilegal. Usando el análisis satelital de MapBiomas, Repórter Brasil estableció que la soja se cultivó ilegalmente en esta tierra en 2018 y 2019, a pesar del embargo.

Los registros públicos muestran que Perinoto ha sido multado con un total de 12 millones de reales (1,3 millones de libras esterlinas) por incumplir las normas de protección de los bosques. También es objeto de una acción legal civil por deforestación ilegal.

No quiso responder a las preguntas de la Oficina.

2008 a 2020: A pesar de la moratoria de la soja, se destruyó la selva virgen para dar paso a los cultivos

Se entiende que Perinoto ha aparecido en una “lista prohibida” de proveedores acusados de deforestación ilegal, difundida para ayudar a los comerciantes a evitar la compra de soja procedente de tierras deforestadas. La lista negra la elabora anualmente un grupo de trabajo formado por organismos de la industria y Greenpeace, que contribuyó a establecer la moratoria en 2006.

Sin embargo, a pesar de esto, la Oficina ha sabido que la soja cultivada por Perinoto en al menos una de sus granjas entró en las cadenas de suministro de al menos dos grandes empresas agrícolas, Fiagril y Aliança, que compraron cantidades significativas de frijoles de la agricultora en 2019. No se sabe si esta soja procedía de tierras prohibidas.

Fiagril es propiedad de la corporación china Hunan Dakang Pasture Farming, y comercializa soja y otros cultivos en los mercados nacionales y de exportación. La empresa está respaldada por el gobierno chino, con un préstamo renovable de 300 millones de dólares a tres años aprobado en 2019. Aliança es propiedad del conglomerado agroindustrial Sodrugestvo.

En conjunto, Fiagril y Aliança han exportado al menos 2,5 millones de toneladas de soja desde Brasil desde agosto de 2015.

Bunge compró soja a Fiagril, y Cargill y Cofco compraron soja a Aliança, después de que las dos empresas se abastecieran de Perinoto en 2019, según los registros vistos por la Oficina. En el caso de Bunge, los registros muestran que Perinoto vendió soja de Marcelândia a las operaciones de Fiagril en la ciudad cercana de Sinop en abril de 2019, y en junio de ese año Fiagril envió soja de Sinop a Bunge en España.

Fiagril y Aliança, así como los tres comerciantes internacionales, son firmantes del acuerdo de moratoria. Los firmantes se comprometen a no “vender, comprar y financiar soja procedente de zonas deforestadas en el bioma amazónico después de julio de 2008”.

Cómo se limpian los sojeros “sucios”

La moratoria ha sido muy elogiada por reducir la deforestación provocada por la soja en la Amazonia. Una estimación sugiere que el acuerdo impidió la deforestación de unos 18.000 km2 en su primera década, un área aproximadamente del tamaño de Gales.

Sin embargo, nuestra investigación ha puesto de manifiesto una laguna en el sistema de seguimiento de la moratoria. Mientras que la compra de soja cultivada directamente en tierras de cultivo deforestadas está prohibida, la moratoria permite a las empresas seguir comerciando con agricultores que han sido sorprendidos talando ilegalmente la selva tropical, siempre que la soja proceda de otras tierras de cultivo, libres de deforestación ilegal.

Los expertos y los activistas afirman que esto deja la puerta abierta al posible “blanqueo” o “triangulación” de la soja, es decir, cuando un agricultor tiene varias explotaciones y puede intentar blanquear la soja “sucia” vendiéndola a través de explotaciones “limpias”.

Los complejos sistemas de registro de la tierra en Mato Grosso pueden facilitar aún más esta laguna al permitir a los agricultores dividir sus explotaciones en propiedades separadas. Se entiende que el sistema de control de la moratoria normalmente sólo prohíbe la tierra donde se produjeron los incumplimientos, excluyendo otras propiedades del mismo agricultor. Las decisiones de compra parecen quedar en gran medida en manos de las propias interpretaciones de las normas por parte de los compradores.

André Nassar, presidente ejecutivo de Abiove, la asociación brasileña de comerciantes de soja, dijo que los comerciantes son los que deciden qué enfoque conservador adoptar al comprar soja. “[Por ejemplo], tienes una persona que posee una granja que no cumple con la moratoria”, dijo Nassar, “y la misma persona tiene otra granja con un embargo del Ibama… [Los comerciantes podrían] mirar eso y decir ‘es demasiado arriesgado, no les compraré [en absoluto]’. Pero esa es una decisión individual. Eso no forma parte de las normas de la moratoria”.

“Permitir que diferentes propiedades operadas por la misma persona o grupo sigan reglas diferentes abre un vacío legal que los productores agrícolas pueden utilizar para eludir la moratoria de la soja”, dijo Lisa Rausch, investigadora de la Universidad de Wisconsin.

En 2016, ella y su colega Holly Gibbs encuestaron a los agricultores de Mato Grosso y descubrieron que quienes cultivaban soja en múltiples parcelas a menudo solo proporcionaban a los compradores la documentación de una sola propiedad, lo que dificultaba la trazabilidad.

Rausch subrayó que la moratoria ha sido un “cambio de juego”, que ha llevado a niveles muy bajos de deforestación para la soja; su investigación encontró que el uso de la laguna legal era raro. Sin embargo, dijo a la Mesa que el vacío legal podría ser más significativo bajo el gobierno de Bolsonaro. “Por eso es necesario que los países consumidores y los inversores envíen mensajes contundentes sobre la importancia de la moratoria”, dijo.

La investigación de Repórter Brasil destacó una compleja red de registros de tierras en el caso Perinoto, con tierras agrícolas aparentemente contiguas en Marcelândia divididas en propiedades separadas. Una propiedad está incluso subdividida en más de veinte parcelas, registradas a nombre de Alexandra Perinoto y sus tres hijos.

Los nombres de las propiedades también han sido alterados, en lo que el informe sugiere que podría ser una estrategia deliberada destinada a ocultar el origen de la soja y su conexión con zonas de cultivo con daños medioambientales.

Perinoto se negó a responder a las conclusiones de Repórter Brasil. Cuando se les preguntó por sus compras a Perinoto, ni Aliança ni Fiagril negaron haberle comprado.

Aliança dijo que era auditada regularmente y que cumplía con todas las regulaciones y que “no hay hechos o sentencias oficiales que mencionen, conecten o de cualquier otra manera se refieran a Aliança en cualquier violación ambiental”.

La empresa dijo que trata con “innumerables agricultores y productores en Brasil” y que “los negocios que están fuera del control de Aliança son responsabilidad exclusiva de un agricultor/productor en particular”.

Fiagril dijo que no se abastecía de soja procedente de zonas embargadas por daños medioambientales. Y añadió: “En febrero de 2021, tras una auditoría de la cosecha 2019/20, Fiagril recibió una declaración oficial firmada por Abiove y Greenpeace que acreditaba su pleno cumplimiento de la moratoria de la soja.”

Greenpeace Brasil desmintió esta afirmación, afirmando que el proceso de control de esa cosecha aún no ha concluido. Dijo a la Mesa: “Los hallazgos de esta investigación que vinculan a Fiagril con la soja potencialmente ilegal son extremadamente preocupantes y nos aseguraremos de que se investiguen a fondo y se tomen las medidas adecuadas”.

Greenpeace reconoció que el sistema de la moratoria “no es perfecto” y dijo que estaba presionando para que se introdujeran mejoras, incluyendo “una mayor transparencia y un escrutinio adecuado de los proveedores indirectos y estrategias para evitar la triangulación de la soja”.

Bunge dijo que no ha comprado soja de Aliança desde 2017, y que Fiagril no les había suministrado soja de Marcelândia. “Como firmante de la Moratoria de la Soja Amazónica, las compras realizadas por Fiagril son auditadas por entidades independientes”, dijo la empresa.

Cargill dijo que no se abastecía de soja “directamente” de Perinoto. Añadió: “Hemos mantenido firmemente la Moratoria de la Soja en la Amazonia desde 2006… Investigaremos a Fiagril y a Aliança do Cerrado de acuerdo con nuestro proceso de reclamación de la soja”.

Dijo Cofco: “Llevamos a cabo auditorías internas mensuales, así como auditorías externas anuales sobre el cumplimiento de la Moratoria por parte de los proveedores. La auditoría de 2019 confirmó que todos nuestros proveedores cumplieron con los requisitos de la Moratoria en la última temporada.”

Equipo informante: Andrew Wasley y Alexandra Heal del Bureau, y André Campos y Daniel Camargos de Repórter Brasil
Editor global: James Ball
Editor de investigación: Meirion Jones
Editor de producción: Frankie Goodway
Verificador de hechos: Chrissie Giles
Equipo jurídico: Stephen Shotnes (Simons Muirhead Burton)


Más información del proyecto Comer la Tierra

Walmart es uno de los gigantes minoristas estadounidenses que vende carne de vacuno vinculada a la destrucción de la Amazonia
El pollo británico impulsa la deforestación en el “segundo Amazonas” de Brasil
El gigante cárnico brasileño transportó ganado en camiones desde un rancho amazónico deforestado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: