“Quand vous voudrez…” un cartel de 1976 que imaginaba el decrecimiento

Christine Dann

Publicado por Radical Ecological Democracy (Traducido por A Planeta)


“Le seul réalisme c’est de vivre heureux ici et maintenant sans attendre des lendemains qui chantent ou déchantent même si vous ne votez pas” (“lo único realista es vivir felizmente en el aquí y ahora, sin anticiparse ni a los cantos ni a los suspiros de los días venideros – incluso si no se vota”) decía el maravilloso cartel que compré en París en 1979. Eso fue tres años después de que el cartel se creara para la campaña electoral del candidato ecologista, Brice Lalonde, que se presentaba en un electorado de París en unas elecciones parciales a la Asamblea Nacional francesa. La versión original llevaba su nombre y el del candidato que le apoyaba, René Dumont, que se presentó a las elecciones presidenciales con una plataforma ecologista en 1974. Cuando lo compré, se había convertido en un cartel genérico (y muy reimpreso) de Les Amis de la Terre (Amigos de la Tierra). Lalonde fue cofundador de Les Amis de la Terre.
¿Qué representaba esta nueva tendencia política, que desafiaba a los partidos y movimientos de derecha e izquierda existentes? El cartel detalla en dos largas listas lo que defiende y lo que no. En el lado izquierdo, lo que está a favor, y en el lado derecho, lo que está en contra. Dice: ¿quieres cosas como estas?

  • energía solar
  • la agricultura biológica
  • la reducción de las horas de trabajo
  • la desaparición de la publicidad
  • la no violencia
  • talleres cooperativos de barrio para los oficios y la artesanía
  • alimentos frescos
  • tiempo para cocinar – y para hacer el amor
  • producción descentralizada
  • agua pura
  • autobuses y bicicletas
  • medicina preventiva
  • reducción del consumo
  • diversidad…
  • agua del grifo contaminada
  • el dióxido de carbono

o esas:

  • la expansión urbana
  • tecnocracia
  • la energía nuclear
  • las ballenas exterminadas
  • peatones atropellados
  • exportación de armas
  • crecimiento
  • árboles moribundos
  • residuos nucleares radiactivos durante 20 siglos
  • playas cubiertas de alquitrán
  • defoliante 2-4-5-T
  • pescado con mercurio
  • archivos informáticos sobre los ciudadanos
  • agua en botellas de plástico
  • viajes de dos horas al trabajo…

La primera lista sonaba como la respuesta a la pregunta que los amigos habían planteado cuando les dije que estaba leyendo sobre el decrecimiento: “¿Qué aspecto tiene el decrecimiento?”. La segunda lista describe lo que vivían los parisinos cuando se creó el cartel en 1976 para la campaña de Brice Lalonde. También se parece más a lo que el mundo entero está viviendo ahora que la primera lista, ¿no?

El geógrafo David Harvey hace referencia al cartel en la primera página de su libro de 2012 “Rebel Cities” [i.] Lo reconocí al instante por su descripción. Una vez tuvo una copia, obtenida en París en la década de 1970.  Tiró el suyo cuando se volvió demasiado andrajoso y desgarrado, pero descubrí que todavía tenía el mío, en un viejo tubo de póster de hace cuarenta años. Un poco roto en los bordes (es un póster grande), pero todavía en condiciones razonables.

Mirando el póster de cerca por primera vez después de todos esos años, quedó claro que Harvey había recordado mal lo que dice, o lo había malinterpretado desde el principio. Definitivamente, no es un “retrato del viejo París reanimado por una vida de barrio” (Harvey, 2012, p ix) y tampoco muestra ninguna “nostalgia por un urbanismo que nunca había existido” (Harvey, 2012, p xiv). Ningún París del pasado tuvo turbinas eólicas, paneles solares o huertos alimentarios en las azoteas, y mucho menos un cartel que anuncie un evento de Amigas de la Tierra con un orador que describa “Cómo eliminamos la energía nuclear”, o un político actual (Charles Hernu) que marche por las calles con una bocadillo publicitario que diga “Non au solaire” (“No a la energía solar”). Hace un siglo, quizás, no se veían coches privados en las calles de París, sólo bicicletas y autobuses (y transporte a caballo, que está ausente en el cartel), y mucho antes el Sena estaba lo suficientemente limpio como para bañarse e incluso beber de él, pero esto no estaba en la memoria viva de Lalonde o del creador del cartel.

Por el contrario, el póster recoge su visión de un París futuro: una ciudad más brillante, segura, limpia, más agradable y sostenible, llena de esto, y ya no arruinada por aquello. Pero como concluye la columna de realidades y posibilidades negativas, eso es lo que se consigue “Si vous vouler continuer voter pour les “réalistes” de droite ou de gauche”. (“Si quiere seguir votando a los “realistas” de derecha o de izquierda”).

Un París ecológico del futuro imaginado por el cartel Quand vous voudrez…


Lalonde obtuvo el 6,57% de los votos; los “realistas” obtuvieron el resto. Teniendo en cuenta que los límites económicos y sociales del crecimiento se habían establecido científicamente a mediados de los años 70 [ii], ¿cómo es posible que el crecimiento infinito en un planeta finito se siga considerando “realista” y siga siendo una posición política fundamental de todos los partidos con éxito electoral que consiguen establecer un gobierno?
Y ello, independientemente de que se consideren de derecha, izquierda o centro, liberales, moderados o conservadores.


Un cuarto de siglo después de que el cartel se colgara por primera vez en las paredes de París, cuando la palabra francesa décroissance pasó de ser una palabra descriptiva del declive de la actividad económica a ser un desafío directo a la política y la economía pro-crecimiento, hubo debates sobre lo que era el decrecimiento, en lugar de estar en contra. Se utilizaron dos palabras: “sostenible” y “convivencial”[iii] Todas las palabras de la columna “estas” del cartel se refieren a algún aspecto de la sostenibilidad ecológica o la convivencia social, mientras que todas las palabras de la columna “etas” se refieren a cosas y comportamientos insostenibles y/o socialmente negativos. Para mí, esto es lo que parece el decrecimiento en un contexto urbano europeo, y el cartel “Quand vous voudrez…” es muy probablemente la primera representación visual del mundo de esto.


Aunque el decrecimiento no era una palabra ni un concepto en los años 70, se investigaba y se escribía mucho sobre los límites del crecimiento, en francés, en inglés y en muchos otros idiomas. Las organizaciones ecologistas internacionales fundadas en los años setenta, como Amigas de la Tierra, eran muy conscientes de los daños ecológicos y sociales que estaba causando la búsqueda del crecimiento económico perpetuo, y de la urgencia de poner fin a esa loca búsqueda. Esto es evidente en la lista de esos daños en la columna “esas”.


David Harvey dice: “Me encantaba ese póster… ¡ojalá lo tuviera de nuevo! Alguien debería reimprimirlo”. (Harvey, 2012, p. ix) Efectivamente, deberían hacerlo, o mejor aún, crear una actualización en el siglo XXI. Con suerte, entonces Harvey podría ver de qué se trata realmente. También le gustaría leer la nueva literatura sobre el decrecimiento. Las tres páginas de Jason Hickel sobre “La política anticolonial del decrecimiento” [iv] serían un excelente punto de partida. Hickel señala que si se va a realizar alguna forma de socialismo, tendrá que ser un ecosocialismo que sea anticolonial, y que el decrecimiento es una posición anticolonial, mientras que el “crecimiento verde” no es más que extractivismo colonial de nuevo.


En la década de 1970 era posible tener esperanzas en la adopción de tecnologías “verdes” como la energía solar, la energía eólica, las bicicletas y el cultivo orgánico para sustituir las fuentes de energía de los combustibles fósiles para la calefacción, la luz, el transporte y la producción de alimentos. De hecho, si se hubieran adoptado de forma generalizada, en lugar de que el sistema capitalista mundial duplicara el uso de combustibles fósiles, esto podría haber sido posible para ciudades como París. Sin embargo, teniendo en cuenta el tiempo y la energía desperdiciados en ir en la dirección equivocada desde entonces, parece que si París no pudo o no puede hacerlo, ¿quién podría? Sin embargo, esto no significa que la visión sea errónea, e incluso en este oscuro momento de la historia global me parece más sensata y más hermosa que la defensa de Harvey del sofisticado control de los trabajadores sobre las cadenas globales de producción y consumo [v]. 


Pero tanto Harvey como yo estamos de acuerdo en que es muy triste que los parisinos hayan seguido votando a los “realistas”. Sus nombres aparecen en la columna “esas”. Un nombre aparece tres veces en la lista y una vez en una burbuja de discurso en el cartel: el político del Partido Socialista Charles Hernu[vi], que a los cinco años de aparecer en el cartel se había convertido en Ministro de Defensa de Francia, y en los cinco años siguientes se había visto obligado a dimitir de ese cargo tras el bombardeo por parte de agentes de los servicios secretos franceses del barco de Greenpeace Rainbow Warrior, atracado en el puerto de Auckland (Nueva Zelanda). Hernu murió en 1990, pero el otro “realista” cuyo nombre aparece dos veces en el cartel, Jean Tiberi,[vii] sigue vivo. Fue concejal de París en los años 70 y 80, y llegó a ser alcalde de París entre 1995 y 2001. También fue miembro de la Asamblea Nacional francesa desde los años 70 hasta la década de 2000, y ocupó cargos en el gobierno en los años 70.


En la esquina inferior derecha del póster, una persona más joven le dice a otra mayor: “Vous vous souvenez, du temps de Tiberi?” (“¿Te acuerdas de los tiempos de Tiberi?”). A lo que la respuesta es “Tiberi, c’est qui?” (“Tiberi ¿quién es?”). Por desgracia, Tiberi y su época siguen muy vivos, en París y en otros lugares, mientras que la visión del cartel Quand vous voudrez… sigue sin realizarse. Pero cuarenta y cinco años después, tiene más sentido que nunca, y laos nuevas Amigas de la Tierra mantienen la visión viva y en buen estado.


—————-
Christine Dann es una escritora de Aotearoa (Nueva Zelanda) que ha participado activamente en los movimientos sociales y medioambientales y ha escrito sobre ellos desde la década de 1970.


Referencias:
[i] Harvey, David (2012) Rebel Cities From the Right to the City to the Urban Revolution, Verso
ii] Daly, Herman (1971) Toward a Steady State Economy
      Dubos, René y Ward, Barbara (1972) Only One Earth: El cuidado y el mantenimiento de un planeta pequeño
      The Ecologist magazine (1972) A Blueprint for SurvivalGeorgescu-Roegen, Nicholas (1971) La ley de la entropía y el proceso económico
       Hirsch, Fred (1977) Los límites sociales del crecimiento
       Illich, Evan (1974) Energía y equidad
       Meadows, Dennis; Meadows, Donella (1972) Los límites del crecimiento. A Report for the Club of Rome’s Project on the Predicament of Mankind (con Jorgen Randers, William Behrens)
       Schumacher, E.F. (1973) Lo pequeño es hermoso. Un estudio sobre la economía como si la gente importara
       Mishan, E.J. (1967) Los costes del crecimiento económico
iii] Liegey, Vincent y Nelson, Anitra (2020) Exploring Degrowth A Critical Guide, Pluto Press
iv] Hickel, Jason (abril de 2021) La política anticolonial del decrecimiento
v] Harvey, 2012, p 123
“Mientras que el control de los trabajadores o los movimientos comunitarios pueden surgir de las intuiciones concretas de las personas que participan colectivamente en la producción y el consumo, impugnar las operaciones de la ley capitalista del valor en el escenario mundial requiere una comprensión teórica de las interrelaciones macroeconómicas junto con una forma diferente de sofisticación técnica y organizativa. Esto plantea el difícil problema de desarrollar una capacidad política y organizativa tanto para movilizar como para controlar la organización de las divisiones internacionales del trabajo y de las prácticas y relaciones de intercambio en el mercado mundial.  Desvincularse de estas relaciones, como algunos proponen ahora, es casi imposible por varias razones. En primer lugar, la desvinculación aumenta la vulnerabilidad a las hambrunas locales y a las llamadas catástrofes naturales. En segundo lugar, la gestión eficaz y la supervivencia dependen casi siempre de la disponibilidad de medios de producción sofisticados.”
[vi] https://en.wikipedia.org/wiki/Charles_Hernu
vii] https://en.wikipedia.org/wiki/Jean_Tiberi


Las imágenes utilizadas en el artículo están tomadas de Internet.Discuta estos artículos en nuestro foro
    De la ecología política a la teoría crítica, y viceversa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: