No basta con volver a hablar del clima, lo que cuenta es cómo volvemos a hablar de él. Primeras notas (post-pandémicas y del Delta del Po)

Por Wu Ming I (Traducido por A Planeta)

PREMISA: UN PELIGRO, DOS EMERGENCIAS, UN RIESGO

El siguiente texto fue escrito en el verano de 2020, durante el primer «respiro» concedido por la emergencia pandémica, y publicado en octubre siguiente como ensayo introductorio de Quando qui sarà tornato il mare, una novela «mosaico» escrita por el grupo Moira Dal Sito.

El libro -resultado de un taller sobre la crisis climática y la escritura colectiva que impartí en el Basso Ferrarese- llegó a la librería en un momento desafortunado, mientras la angustia descendía por las paredes del pozo y, tras la reapertura parcial en verano, todo volvía a cerrar. Toda la atención estaba puesta en los números de la «segunda ola» y cualquier otro discurso estaba destinado a romper con la Emergencia. No se pudieron organizar presentaciones y el experimento -que forma parte del proyecto Blues for New Lands- atrajo poca atención.

Ahora el tema del clima vuelve a estar en el candelero y las movilizaciones sobre el tema, que es el tema de los temas, porque vivimos en el clima. El clima siempre ha sido la condición previa para toda actividad humana, todo modo de producción, toda civilización y sociedad.

Quizás sea un buen momento para proponer ese texto sobre Giap, y retomar los hilos de Blues for the New Lands.

Blues for New Lands es un proyecto cuya fase preliminar comenzó en 2017 y que me mantendrá ocupado durante varios años más, probablemente durante toda la década de los 20. Se centra en la historia y la geografía del gran delta del Po, en particular del Basso Ferrarese, y en las formas en que el cambio climático permite revisar esta historia. Estos territorios están destinados a quedar sumergidos -con la inundación del Adriático hasta treinta kilómetros de la costa- de aquí a finales de siglo. Donde la tierra fue arrebatada al agua en siglos de recuperación de tierras y de ingeniería, el agua volverá para ajustar cuentas.

Blues for the New Lands comenzó como una idea para un libro, un «objeto narrativo no identificado» con un tema geográfico, en la estela de Point Lenana y Un viaggio che non promettiamo breve. Con el tiempo, sin embargo, se ha convertido en un proyecto más articulado y transmedia, compuesto por performances, exploraciones, reportajes, talleres de escritura, autoproducciones literarias y audiovisuales… y trabajos «previos» al propio libro, entre los que se encuentra también una secuela de La macchina del vento.

Se trata de trabajar la mirada del escritor, de forzarla, de utilizar la literatura para experimentar diferentes formas de contar la crisis climática. Contar la historia a partir del territorio y la historia de los conflictos que lo han conformado y estructurado. Un enfoque que combate las mudanzas y los desvíos, prescinde del fatalismo, no se agota en la distopía, da profundidad de campo conectando épocas y, sobre todo, mantiene los pies en el suelo. Incluso con el agua ya en las rodillas. Una contribución peculiar -la que siempre puede hacer la literatura, incluso la que parece arte pour l’art- a la lucha general.

Una lucha que, no nos engañemos, será cada vez más difícil.

Tendremos que ser cada vez más cuidadosos en nuestra lucha por el clima. Andreas Malm tiene razón en su muy acertado título » How To Blow Up A Pipeline» (Cómo reventar un oleoducto): uno de los grandes problemas del movimiento climático hasta ahora ha sido que ha sido demasiado respetable, demasiado «modesto», demasiado leal a un determinado deber ser, a unas reglas que no siempre se ha marcado.

Después de la emergencia de Covid, existe el riesgo de que sea aún mayor.

La clase dirigente ha aprendido muchas lecciones de la gestión de la pandemia y, sobre todo, de la falta de respuesta crítica a la misma. Nosotros, en cambio, muy pocos.

El desplazamiento a la baja de la responsabilidad se practicó antes, con el énfasis en las opciones individuales de los consumidores en lugar del cambio sistémico, o con formas de «eco-impuestos regresivos» como el que los Gilets Jaunes se levantaron.

«Fin del mundo, fin del mes. Cambiemos el sistema, no el clima».

Ahora el enemigo sabe que la descarga de responsabilidad puede valerse de una mezcla de autoritarismo, paternalismo y narrativas de contrición y expiación inoculadas en el cuerpo social. La emergencia como método de gobierno funciona mejor si yo, el ciudadano, interiorizo una culpa y me convenzo de que debo hacer penitencia «por el bien de los demás», obedecer al poder «para salvar a los demás», adoptar incluso un comportamiento insensato «como advertencia para mí mismo» y «por respeto a los demás».

Así, el encierro doméstico con la demonización del aire libre mientras las fábricas seguían funcionando, la obligación de llevar mascarilla al aire libre aunque el contagio sea casi imposible en el exterior, el toque de queda que «no tiene ninguna razón científica, pero sirve para recordarnos que tenemos que hacer sacrificios» (Antonella Viola, noviembre de 2020), el pase con todas sus incogruidades… (Antonella Viola, 4 de noviembre de 2020)… Il faut, una vez más, défendre la société.*

La «sociedad» que debemos salvar disciplinando y obedeciendo es la sociedad capitalista, es decir, la Economía. Esta gran «falsa cooperativa» de la que todos somos miembros dependientes es como el protagonista de la «Balada del amor ciego» de Fabrizio De Andrè. Para demostrar que la amas tienes que castrarte e inmolarte, tralalalalla tralallaleru. La novedad es que te pedirán que lo hagas… por el clima. Para la «sostenibilidad». Porque «la transición tiene costes», y hay que pagarlos. Tienes que pagarlas porque es tu culpa, y por eso, amor, si me quieres, córtate las cuatro venas de las muñecas.

Esta es otra razón por la que los que gritan «dictadura sanitaria» se equivocan: creen que lo importante es el contenido, mientras que el sistema ha experimentado con una forma. Ahora que se ha logrado el resultado, ahora que el sistema ha recuperado su homeostasis, la narrativa de la pandemia puede ser ignorada. En Italia, donde las secuelas del virocentrismo persisten más que en otros lugares, todavía es difícil percibir esta «brecha», pero también llegará aquí.

Ahora bien, sabemos muy bien que durante la emergencia de la pandemia fueron las generaciones más jóvenes las que se vieron más afectadas, se les culpó, se les infantilizó y se les enseñó lo importante que era respetar las normas. Las mismas generaciones que, en su mayoría, animan el movimiento climático. Necesitarán tapones para los oídos como los de Ulises cuando las sirenas del capital canten la canción del sacrificio ecológico.

Una canción que puede tener mil versiones y reordenamientos, según el sustrato cultural: ecofascismo, ecoestalinismo, ecofraude protestante, ecocatolicismo con ecos de la Contrarreforma, ecoperfeccionismo centrado en la «ecodecoración»…

Les invito a meditar sobre la frase de Mario Draghi recogida por todos los periódicos el 21 de septiembre: «La emergencia climática es como una pandemia». A nivel de la homeostasis del sistema, significa: nosotros también nos encargaremos de eso a la primera de cambio y de echarle la culpa a usted (y muchos de ustedes disfrutarán echándose la culpa a sí mismos).

De esta maraña de problemas, que el texto de 2020 apenas ha tocado porque tiene otro enfoque, y de cómo la emergencia pandémica se extenderá a la emergencia mediática, escribiré en mayor profundidad. Estamos discutiendo esto en particular con Wolf Bukowski, si otros quieren aportar ideas pueden hacerlo comentando abajo. Los comentarios se abrirán 48 horas después de la publicación, para que pueda leer despacio, reflexionar y dejar comentarios reflexivos y relevantes. Mientras tanto, feliz lectura.

WM1, octubre de 2021

*(Debemos,una vez más, defender la sociedad)

SIgue leyendo:

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: