Transiciones de un Estado alternativo a alternativas al Estado

La pandemia y el Paro – El desfile desde los bioterritorios de Kumanday y Cali-Colombia hacia todos los mundos

Patricia Botero-Gómez (*)

Publicado originalmente por Global Tapestry of Alternatives / Traducido por A Planeta

Los jóvenes, las mujeres, los pueblos desde sus luchas socioterritoriales en movimiento desobedecen el orden impuesto en medio de la pandemia, en especial, las luchas masivas de los jóvenes y sus madres en las calles durante el paro (huelga) en Colombia parecen indicar que las estructuras que cimentan el expolio y nos permiten transitar y reimaginar (1) el mundo para todos los mundos.

Las teorías de los pasos, las teorías Socioterritoriales en Movimiento (TStM) están reformulando las preguntas y ampliando los significados de la democracia, pasando de la configuración de Estados alternativos a la transfiguración de alternativas al Estado de cosas, la despatriarcalización del mundo y la relación más que humana (2) (Akomolafe, 2017, XXIII; Akomolafe, et al., 2017) y con todos los seres. «Cuando un pueblo se levanta en medio de la pandemia es porque el gobierno (y el estado de cosas) es más peligroso que el virus».

Ante una guerra biológica y mediática, principalmente lo que está en juego es una guerra de imaginarios que mezcla ficciones y realidades con argumentos sórdidos, porque sólo comunican ecos ideológicos de la violencia provocada por los fantasmas partidistas. ¿Qué es lo que se derrumba? ¿Cómo registramos las raíces y la maquinaria del empobrecimiento y aniquilamiento de la vida de las generaciones humanas y más que humanas? ¿Qué indicadores de autonomía nos permiten organizarnos? (3)

 

Miembros Palenque de San Basilio realizando trabajo comunitario

Podríamos afirmar, a partir de los estudios realizados con comunidades, colectivos, pueblos en reexistencia, que las generaciones en movimiento y los movimientos generacionales anticipan el espíritu de la época, anuncian nuevos mundos al tiempo que denuncian los crímenes y la tiranía del Estado global-nacionalista, un modelo vaciado de sentido para los pueblos al mantener el engranaje (neo)extractivista, alienante, patriarcal y recolonizador del mundo. ¿Cuáles son las emergencias que están haciendo (r)evoluciones – re(in)voluciones para despatriarcalizar el poder dado por sentado?

 

 

El engranaje del sistema habla de diálogo en su propio monólogo paradigmático que reduce cualquier argumento al marco del crecimiento y el empleo para que todo siga igual. Más que por una reforma, los jóvenes denuncian los negocios político-electorales que roban las posibilidades educativas, sanitarias y laborales: Estudiar no sirve para nada; las redes afirman que es más fácil morir joven que morir viejo; y, en medio de la falta de esperanza de vida de los jóvenes, el Paro reivindica el descrédito institucional que hemos visto durante más de tres décadas como apatía hacia el Estado por parte de las nuevas generaciones, de esta manera, sus interpelaciones parecen hacer más visible el colapso de las estructuras de poder dominantes que la afirmación del Leviatán.

¿Qué estrategias se están configurando en el plan electoral de la llamada postpolítica que crea el caos para hacerse necesaria en el mantenimiento del orden y del poder podrido? ¿Cómo se afronta la cooptación de los sueños reducidos al empleo y al estado de bienestar eurocentrista, ya de por sí la negociación de mínimos en el Leviatán en una versión cosmopolita y republicana?

Es importante destacar que, dentro del giro a la izquierda latinoamericana entre 2009-2021, ningún gobierno progresista concretó los contenidos aspiracionales de las constituciones plurinacionales y el estado de derecho socioterritorial. Los planes nacionales de desarrollo en una red global de (nuevas) políticas extractivas, por más que se adjetiven en los Planes de Desarrollo Territorial (PDT) de los diferentes gobiernos, son meras inserciones al Estado colonial. El Estado multicultural ofrece el CCPLI (4) pero mantiene la venta del subsuelo como interés general sobre el comunal. Múltiples sentencias ganadas por los pueblos en sus territorios quedan en la impunidad, de ahí que las normas den un respiro al Leviatán e impidan que el Estado sea habitado.

Fotografía: Juliana Ladrón de Guevara (www.biodiversidadla.org)

Algunas prácticas que no colapsan y que constituyen ejemplos de política en la vida cotidiana se han manifestado en el desfile: Comprar localmente y directamente al campesino, sin los intermediarios de los grandes supermercados y monopolios agroalimentarios ha permitido garantizar la autonomía alimentaria, aumentar la siembra de huertas urbanas en los barrios, sanar y cuidar a los jóvenes del frente que el Estado masacra.

En la actualidad, las subalternidades más profundas y contundentes consisten en desarraigarnos de todos los mundos y volver a la tierra para sembrar policultivos y sembrarnos en ecomunalidades. Sus prácticas filosóficas milenarias-contemporáneas nos han llamado a crear alternativas al Estado a partir de tejer entre los pueblos, los colectivos y nuestras propias organizaciones para encontrar otras formas de cuidarnos y protegernos con las personas que están sembrando ecomunalidades en medio de los mundos que no tienen que coincidir plenamente, inventan nuevos mundos milenarios, tejiendo en pequeño (5), en lo más íntimo como el lugar donde se producen las transformaciones más profundas (6).

Lo global existe en una escala abstracta (7) y abstraída de las realidades y mundos que están rehabitando la tierra. Lo único cierto que visibilizamos es la inseguridad que produce la seguridad que ofrece el Estado, por eso «todos nos cuidamos», «nadie salva a nadie, «todos nos salvamos » (8), de ahí que debamos derribar cualquier forma institucional de control subalterno basada en contra-ejemplos desde la vecindad, las implicaciones, el contacto y las proximidades.

Las alternativas al Estado, a la democracia representativa electoral que los jóvenes y los pueblos reivindican en este mes y medio de Paro en Colombia, nos permiten nuevas miradas, sentidos, sensibilidades y cambios efectivos que nos permitan dejar morir las premisas del modelo civilizatorio bárbaro, la colonización, el saqueo, la usurpación y el despojo de personas, pueblos, animales y semillas.

Huele a tiempos de dictadura en América Latina; Juvenicidio, infanticidio, masacres, son huellas que deja la aparición del modelo inviable que ofrece la democracia en las urnas. ¿Cómo crear tribunales que no se limiten a juzgar a los individuos sino al sistema que los produce? Y más que juzgarlos, ¿qué tribunal crítico-transformador consigue reparar-sanar los daños y deudas históricas que han causado?

Las comunidades en los márgenes y periferias no sólo son precarias, usurpadas, desposeídas, sino que sus formas de resistencia, de re-existencia, logran marginar al sistema, ampliando los sentidos de la economía y la democracia desde alternativas rizomáticas, hologramáticas, subterráneas, en redes y tejidos desde otros horizontes políticos posibles e indican prácticas de desclasificamiento de clases en procesos comunitarios entre pueblos y con la tierra de por medio (Anzaldúa & Keating , 2002). Más allá de la subordinación entre luchas, pueblos, mundos, sus prácticas socio-territoriales siguen abriendo camino desde la política de la vida y la esperanza.

 

El paro en Colombia iniciado en abril 2021

Así que existimos en pequeños tejidos, en muchos lugares, en pequeñas revoluciones de la vida cotidiana y en diferentes formas y modos de vida. Creas una nueva posibilidad de vida que no se enfrenta, sino que escapa de los poderes sutiles dominantes. Hay una de las muchas formas sutiles de dominación del poder, que viene con muchas dádivas, por ejemplo, ¿no son los derechos parte del sofisma de distracción de la esquizofrenia legal?

Creamos un nuevo lugar para vivir la vida no sólo porque no estamos de acuerdo con los demás, o porque vivimos en muchos mundos y realidades; sino también, porque no hay más formas y posibilidades de soportar lo insostenible en la relación de poder subordinado y poder de dominación. No es un mero conflicto ontológico, sino también una situación de explotación, de expoliación que niega la existencia posible.

En este sentido, enraizamos con una nueva palabra ancestral: “empalencarnos” (10). Huimos del poder de dominación a un poder creador (divergente del pensamiento, del sentimiento y de las formas de vida). Quien que escapó y fue capaz de desmontar las macroestructuras de los poderes de dominación, al poder creador de lugares donde las posibilidades de mantener la vida viva.

 

El paro (jasmeka1.blogspot.com)

Hay un lugar para vivir en pequeños tejidos, desde la base de las bases que no pasan por los derechos, las disciplinas, las instituciones y los mundos normativos, la política de la vida, la curación y la sutura, (coser) el daño (de las separaciones socio-ecopáticas y esquizofrénicas) por lo que necesitamos para evitar y no correr el riesgo otra vez de ser asimiladas, usurpadas, violadas, o en una situación de revictimización, y simplemente borrar y eliminar).

Estos lenguajes no coloniales provienen de las prácticas filosóficas milenarias de un lugar no colonizado que aún sobrevive y se hace contemporáneo por el pensamiento creativo divergente. Este tipo de formas de creación de posibilidades (sub-alternativas, -nuevos nacimientos milenarios-).

 

=====================================================

(*) Patricia Botero-Gómez trabaja en el Centro de Estudios Independientes, editorial Color Tierra y colabora con Tejido de Colectivos-Universidad de la Tierra, Caldas y suroccidente colombiano.

Pies de Página

(1) Como lo subrayamos con María Campo en el Tejido de Transeúntes del Valle Geográfico del Río Cauca y el Grupo de Académicos e Intelectuales en Defensa del Pacífico Colombiano (Gaidepac).

(2) La palabra más que humano proviene de las filosofías africanas y de la diáspora en el mundo, en la que las divinidades se encuentran en la tierra, de igual manera, en las prácticas filosóficas de los pueblos Abya Yala, las relaciones con los seres no humanos hacen parte de las resistencias ancestrales que sobreviven entre los tiempos y entre sus propios mapas, ver por ejemplo, minga de imágenes en el PLMT (2020). Para ampliar, ver la página y los documentales en El Proceso de Liberación de la Madre Tierra en el norte del Cauca, Colombia. https://www.google.com/search?q=Minga+de+im%C3%A1genes+en+el+PLMT+(2020).&oq=Minga+de+im%C3%A1genes+en+el+PLMT+ (2020). & Aqs = chrome..69i57.2445949j0j7 & sourceid = chrome & ie = UTF-8

(3) Necesitamos habitar el Estado, y construimos indicadores desde las resistencias autonómicas, ver Almendra (2017) y conversaciones en Unitierra (junio 1 y 2 de 2021).

(4) CCPLI, acrónimo de consulta y consentimiento previo, libre e informado. Desde los consejos comunales y las demandas populares, se reportan múltiples sentencias incumplidas, como la T-227/17 (despojo en la ex-vereda de Navarro), sentencias de Anchicayá que siguen en la impunidad.

(5) Mandato de Marichuy del Consejo Nacional Indígena en la desnudez de la política electoral en México, 2018. Seminario Unitierras (2017-actualidad) «Más allá del capitalismo, el patriarcado y la democracia».

(6) Tejiendo sentipensares, resonancias desde el corazón de los atis y sus prácticas de crianza en la Sierra Nevada de Santa Marta. Conversas con Nora Día, Maestro Narciso Ramos, Jesús Ortiz, Aldo Ramos, Natalia Giraldo en la Sierra Nevada de Santa Marta. Cosmos y poéticas ancestrales, animando las posibilidades de la pluriversidad en la línea negra.

(7) Ver Política pluriversal (Escobar, 2020).

(8) Mujeres afrodescendientes, negras, palenqueras y raizales en la Red Oriente, especialmente, movilizaciones de las mujeres de la Casa Cultural el Chontaduro en Santiago de Cali, ver también, CONPA Consejo Nacional de Paz Afrodescendiente.

(9) Como el tejido de Colectivos de la Universidad de la Tierra, Caldas y el suroccidente colombiano (2017) reescriben políticas de vida y esperanza.

(10) Hay palabras que no tienen traducción para las lenguas del colonizador porque en su mundo no existen estas realidades. Por ejemplo, los palenques son territorios de libertad creados como lugar de huida por los pueblos afrodescendientes, palenqueros, negros, raizales en tiempos de esclavitud, actualizándose estas comunidades aún en la desterritorialización en un nuevo modelo extractivo y de colapso de los modos de vida civilizatorios.

Referencias

  • Akomolafe, Adebayo C., Asante Molefi, Kate, & Nwoye, Augustine. 2017. Contaremos nuestra propia historia. Nueva York: Universal Right Publication.
  • Akomolafe, Adebayo C. 2017. These Wilds Beyond Our Fences: Cartas a mi hija sobre la búsqueda del hogar por parte de la humanidad. California: North Atlantic Books.
  • Almendra, Vilma. 2017. Entre la emancipación y la captura. Memorias y caminos desde la lucha Nasa en Colombia. México, D. F.: Barricadas.
  • Anzaldúa, Gloria Evangelina, y Keating, Ana Louise. 2002. Este puente que llamamos hogar. Radical Visions of Transformation. Nueva York: Routledge.
  • Anzaldúa, Gloria Evangelina. 1987. Borderlands / La Frontera: The New Mestiza. San Francisco: Aunt Lute Books.
  • Escobar, Arturo. 2020. Política Pluriversal. Lo real y lo posible. Durham, Carolina del Norte, EE. UU.: Duke University Press.
  • Tejido de Colectivos-Unitierra escribanía por: Botero, P.,. Márquez, L., Duque, L., Pillimué, L. Rojas, S. (2017). Políticas de la esperanza: políticas de vida-políticas poéticas más acá del capitalismo y el estado. En: Encina, J. Et.al. Autogestión Autonomía e Interdependencia.
  • Construyendo colectivamente lo común en el discurso. Autonomías, autogestión e independencias. Sevilla: Volapük. Pp: 345-377

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: