Justicia reconoce el etnocidio provocado por la represa de Belo Monte (Brasil)

De MAB. Por Erick Gimenes (Brasil de Fato)Foto: Letícia Leite – ISA. Traducción: A Planeta

  • Justicia reconoce etnocidio provocado por Belo Monte a indígenas y ordena cambios.
  • Según la decisión, hubo cambios drásticos “en los rasgos culturales, la forma de vida y el uso de la tierra por parte de los pueblos indígenas”.

El Tribunal Federal de Altamira, Pará, reconoció que la planta de Belo Monte en la que participa Iberdrola, provocó una interferencia significativa “en los rasgos culturales, la forma de vida y el uso de la tierra de los pueblos indígenas, provocando una importante inestabilidad en las relaciones intra e interétnicas”. Vea la decisión completa, de principios de noviembre.

La acción, iniciada en 2015 por el Ministerio Público Federal, indica que Norte Energía, el consocio responsable de la central hidroeléctric al que pertenece Iberdrola (a través de Neoenergia), generó un etnocidio para los pueblos indígenas de Volta Grande do Xingu con las obras hidroeléctricas. Con base en los hallazgos, la decisión, aún provisional, ordena cambios en la ejecución del Plan Ambiental Básico de Belo Monte.

Además, requiere que la Unión y la Fundación Nacional Indígena (FUNAI) presenten dentro de 90 días un cronograma para la culminación de los procesos de regularización territorial de las tierras indígenas Paquiçamba, del pueblo Juruna Yudjá, y Cachoeira Seca, del pueblo Arara. La medida cautelar también determina que Norte Energia se hace responsable de la ejecución del Programa Xingu Medio e instala un Consejo Deliberante, un Comité Indígena y un Plan de Manejo, con la presencia de representantes de los nueve pueblos indígenas afectados y FUNAI.

Para ello, también se creará una Comisión de Monitoreo y Evaluación Externa, que estará compuesta por el MPF, representantes de la Coordinación de Organizaciones Indígenas de la Amazonía Brasileña (Coiab) y organizaciones de la sociedad civil no indígenas que trabajan en la región del Xingu medio. La decisión cita una serie de daños, con la fragmentación de los pueblos indígenas en muchas aldeas, para obtener el monto de 4.737 euros/mes a pagar por aldea, precarias condiciones de salud, alimentación y costes sociales, aumento del consumo de bebidas. alcohol y drogas ilícitas y aumento de productos industrializados.

Para el cacique Mobu Odo, del pueblo Arara de Tierra Indígena (TI) Cachoeira Seca do Iriri, el daño causado por la planta a la cultura de los indígenas de la región es irreparable. “Interfirió mucho en nuestra cultura. Muy joven en el pueblo ya no quiere respetar nuestra cultura. La cultura blanca era muy fuerte durante la entrada de estas empresas ”, dice. Según él, desde la invasión blanca, el joven Arara intercambió diversiones tradicionales, como pintura corporal, bailes y fiestas tradicionales, por forró y bebidas alcohólicas en exageración. “La gente ya no respeta más la cultura, ya no quieren divertirse como un indio, pintarse a sí mismos, nuestra cultura normal. Ya no quieren esto para ellos mismos ”.

El jefe dice que las invasiones, principalmente de madereros, se han incrementado dramáticamente desde la llegada de las obras. “No creo que alguna vez vuelva a la normalidad. La tendencia aquí es solo aumentar. Aumente la tala, aumente estas cosas malas. Nos preocupa mucho la presencia de cosas malas en nuestra cultura, en nuestras costumbres. Está entrando muchos blancos”.

Rafaela Xipaia, de la comunidad Tukamá, dice que la planta hidroeléctrica ha cambiado la forma de alimentarse de los indígenas que viven cerca de la cascada de Jericoá. Ella informa que la sequía del río Xingu cambió la dieta tradicional de los lugareños, que se basaba en recursos naturales, como pescado y frutas. Con animales magros, muertos o inexistentes, la alternativa es ir al mercado, lejos de la comunidad. “Por ahora, estamos comprando mezcla. Compra carne, pollo. A fin de mes, si lo pones en la punta del bolígrafo, dale tus 31,6 reales ”, dice.

Para Rafaela, la planta también dividió a los indígenas, creando conflictos entre pueblos en la búsqueda de tierras y alimentos. “Belo Monte logró dividir pueblos, logró dividir familias. Antes estaban todos juntos. Hoy hay indígenas ribereños, indígenas pescadores, indígenas fuera del territorio.Siendo estas personas un mismo pueblo, son indígenas ”.

Residente próxima a una represa hidroeléctrica, dice que teme que el daño sea aún mayor. “Ella no va a pagar dada por lo que destruyó. No solo hablo de la vida humana, sino también del medio ambiente. Terminó con el medio ambiente, terminó con el pescado, terminó con nuestra vida. Terminó con nuestra tranquilidad. No sé si me voy a dormir y me voy a despertar con vida o si voy a poner mi cabeza en la almohada y podré levantarme. Estamos debajo de una represa”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: