Confrontando la engañosa publicidad fósil con las mismas armas

Brandalism + A Planeta

Del 7 al 10 de octubre se celebraron las Jornadas Europeas de Acción contra la Publicidad y el Patrocinio Fósiles, bajo el paraguas de Ban Fossil Ads (Prohibir Anuncios Fósiles) #BanFossilAds, en Francia, Bélgica, Suecia y el Reino Unido. A ella se ha sumado también Ad Free Cities, Ciudades Libres de Anuncios. Estas acciones populares han llamado la atención sobre el papel de la publicidad de los combustibles fósiles en la promoción de la crisis climática. Prohibir Anuncios Fósiles también incluye una recogida de firmas para una Iniciativa Ciudadana Europea (ICE), en la que piden una nueva ley que prohíba la publicidad y el patrocinio de los combustibles fósiles en la Unión Europea.

En Estocolmo, los políticos fueron recibidos con cigarrillos gigantes rellenos de un informe sobre la publicidad ecológica. Las activistas de Ban Fossil Ads (Prohibir Anuncios Fósiles) planteaban que “No vemos anuncios de tabaco… entonces, ¿por qué seguimos viendo anuncios de fósiles como empresas de petróleo y gas, todoterrenos y aerolíneas?”.

En el Louvre de París, activistas empapados en petróleo de mentirijillas protestaron contra el acuerdo de patrocinio que el museo mantiene con la petrolera Total Energies. Alzaron una plataforma petrolífera falsa de 8 metros de altura que echaba humo negro no tóxico para simbolizar los daños derivados del patrocinio y promoción del museo por Total. Como institución cultural con influencia internacional, el Louvre tiene una gran responsabilidad de dar credibilidad social a los principales contaminantes.

Activistas de Greenpeace bloquearon la entrada a la refinería portuaria de Shell en Rotterdam, mientras otros escalaron los tanques de Shell en Pernis (Países Bajos) desde los que colgaron pancartas y carteles alusivos a la campaña exigiendo a la Unión Europea una prohibición de la publicidad fósil.

Además, se instalaron más de 200 anuncios falsos en vallas publicitarias y paradas de autobús en el Reino Unido, Francia y Bélgica, en una campaña de contra-publicidad que apunta a los vínculos entre la industria publicitaria y sus clientes altamente contaminantes (este artículo en la prensa de las agencias publicitarias se hace eco). Esta campaña fue coordinada por la red Brandalism, que en 2015 ya coordinó a 180 artistas para modificar 600 dispositivos publicitarios de todo París en la víspera de la COP 21. Nuevamente, estos días las paradas de autobús de París que normalmente albergan anuncios que promueven el alto consumo, los viajes baratos, los coches y los anuncios de combustibles fósiles fueron fueron alteradas. Los responsables fueron las artivistas locales de RAP Asso (Résistance à l’Agression Publicitaire) y Extinction Rebellion Paris. En Lieja, Bélgica, se instalaron carteles contra los anuncios de los vehículos todoterreno que consumen mucha gasolina, como parte del llamamiento a Ban Fossil Ads.

En Bristol, Inglaterra, Adblock Bristol tapó los anuncios de las grandes marcas y en su lugar colocó una pizarra en la que a la pregunta “¿Cuál es tu deseo para una ciudad más verde?” los y las transeúntes podían escribir sus propuestas. (Artículo local sbre la acción)

Por su parte el colectivo Ad-hack de Brighton se centró en la publicidad verde de Shell sobre sus planes para alcanzar el Net Zero (Saldo Cero (de Emisiones)) que se basan en compensar más CO2 para 2030 que lo que estaba disponible en todo el mercado global de compensación voluntaria de carbono en 2019! “Quema ahora, paga después: La nueva política climática de Shell”. En Reading Signs of Revolt también denunció a esta petrolera. Como apuntaba “mientras que por lo menos el 80% del gasto de Shell corresponde a combustibles fósiles, el 81% de su publicidad está certificada como lavado verde”, gracias a agencias de publicidad como Wun Thompson y MediaCom Global.

Adblock Bristol pregunta «¿Cuál es tu deseo para una ciudad más verde?”

Otro cartel confronta la paradoja de que mientras el cambio climático está provocando inundaciones e incendios forestales, nos siguen bombardeando con publicidad que nos muestra atractivos y normaliza productos y estilos de vida con altas emisiones de carbono. Así, la contrapublicidad de Matt Manson hace blanco en la cínica campaña de la agencia publicitaria VCCP para EasyJet “Generación”, y nos oferta «Incendios forestales desde 22,99 euros» o «Paisajes inundados desde 14,99 euros – Esto es un colapso climático generacional» (Canterbury y Liverpool, Reino Unido)

Como apunta Brandalism «la generación EasyJet es en realidad la generación de la ruptura climática – pero la publicidad de agencias como @VCCP sigue ayudando a los grandes contaminantes”

El artista David Araeva mientras denunció a la agencia publicitaria Ogilvy. Según Araeva, ésta “lleva limpiando la imagen de BP desde el año 2000, tras el vertido de Deepwater Horizon en el golfo de México y les ayudó a promover la primera calculadora de carbono, para que la responsabilidad de las emisiones recayera en la ciudadnía, no en ellos”. El contra-anuncio hace alusión a ese lavado verde, listando las 10 empresas más contaminantes del mundo, siendo BP la 5ª. En 2020, BP extrajo 2,4 millones de barriles de petróleo al día.

Otra empresa criticada es British Airways. La artista Michelle Tylicki denunciaque las aerolíneas “saben que hay que reducir las emisiones, y rápido” pero “en lugar de eso han pagado a agencias de publicidad para que laven su imagen” y fingen que pueden «compensar» económicamente esas emisiones .

Vizeum Global es otra agencia publicitaria al servicio del lavado verde, en este caso de la petrolera francesa Total Energies. Total hace afirmaciones engañosas como que será ‘Net Zero’ (Saldo Cero (de Emisiones)) en 2050… pero mientras para 2030 prevé que el 85% de sus ventas de energía sigan siendo de petróleo y gas.

“Burn Now, Pay Later” (quema ahora, paga luego) denuncia el destructivo maquillaje verde de las emisiones de carbono. Es una obra de la artista británica Nancy Heley.

Por otro lado la obra “Tienes contaminación cerebral” ataca tanto a la publicidad en sí como a la publicidad fosilista.

Contrapublicidad contra BP de Brandalism.

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: