¿Salvará la Declaración de Glasgow los bosques del mundo?

Ashish Kothari (Traducido por A Planeta del WSI)

Foto principal: Deforestación en la cordillera de Aravalli, India © Ashish Kothari

Los gobiernos han fracasado repetidamente a la hora de aplicar la justicia ecológica y socioeconómica

El 2 de noviembre, en la 26ª Conferencia de las Partes sobre el Clima, 124 países emitieron una Declaración sobre los Bosques y el Uso de la Tierra. Contiene un audaz compromiso para «detener e invertir la pérdida de bosques y la degradación de la tierra para 2030, al tiempo que se consigue un desarrollo sostenible y se promueve una transformación rural inclusiva». Este objetivo, reconoce, es esencial para cumplir el Acuerdo de París de limitar el aumento de la temperatura media mundial por debajo de los 2 grados y, si es posible, a 1,5 grados.

Más concretamente, estos países afirmaron que reforzarán los esfuerzos para conservar los bosques y otros ecosistemas terrestres y mejorar su restauración. Facilitarán las políticas comerciales, de desarrollo y agrícolas que lo permitan, empoderarán a las comunidades para que sean resilientes y mejoren los medios de vida rurales, y generarán fondos y alinearán los flujos financieros para apoyar todas estas acciones. También se comprometieron a reconocer los derechos de los Pueblos Indígenas y otras comunidades locales como relevantes para estos objetivos y acciones.

Los países firmantes contienen el 86% de los bosques del mundo, por lo que, si son fieles a su compromiso, la deforestación mundial podría detenerse o reducirse casi a cero para 2030 (aunque faltan algunos países con una cobertura forestal importante, como India, Malasia y Uganda). Pero ahí está el problema: ¿hasta qué punto es genuino el compromiso? ¿Se trata de una declaración a escala mundial, en la que se señala que los ojos del mundo están puestos en Glasgow y que hay que hacer algunos gestos drásticos? ¿O se trata de un reconocimiento genuino de que se necesita una acción urgente para la supervivencia de la vida en el planeta?

Los pastos de Ladakh (India) son cruciales para los pastores, pero están amenazados por megaproyectos energéticos.

Me gustaría creer que se trata de lo segundo; que una combinación de intensa presión pública, opinión científica y sentido político inteligente ha cambiado por fin las tornas a favor de la Tierra. Pero mi yo, habitualmente optimista, se ve incapaz de creer en la palabra de estos 124 líderes nacionales. Y ello no sólo porque los firmantes sean personas como el presidente brasileño Bolsanaro, que ha acelerado la deforestación del Amazonas. Es por razones más estructurales: revertir la deforestación y la degradación de la tierra requiere desafiar los fundamentos mismos de una economía y una gobernanza globales que centralizan el poder en manos de los gobiernos y las corporaciones capitalistas. Requiere cuestionar y encontrar alternativas sistémicas al «desarrollo» basado en la «vaca sagrada» del crecimiento económico. Significa desmantelar o desbaratar instituciones como la Organización Mundial del Comercio, el Banco Mundial y el FMI, y los tratados de «libre comercio», todos ellos mucho más poderosos que los tratados multilaterales sobre medio ambiente y derechos humanos. Y requiere un cambio drástico de poder hacia las comunidades de base en todas partes y el desmantelamiento de las relaciones patriarcales, racistas y coloniales. De alguna manera, no veo que estos 124 dignatarios reconozcan siquiera la profundidad de las transformaciones necesarias, y mucho menos que emprendan acciones en estas direcciones.

La deforestación en el Himalaya de Cachemira, por razones económicas y militares © Ashish Kothari

Si creen que estoy siendo cínico, veamos la historia reciente. En 2010, casi todos los países del mundo (Estados Unidos es una notable excepción) acordaron el Plan Estratégico para la Biodiversidad 2011-2020, en el marco del Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB) de la ONU. El Plan contenía las llamadas Metas de Aichi, que debían cumplirse antes de 2020, y que incluían la conservación de los ecosistemas terrestres y marinos, las especies de flora y fauna, y otras acciones necesarias para revertir la horrenda pérdida de biodiversidad de las últimas décadas. En septiembre de 2020, la ONU publicó un informe, la Perspectiva Mundial sobre la Biodiversidad 5, con la deprimente conclusión de que no se había cumplido plenamente ni una sola de las Metas de Aichi. El mundo no había logrado el siguiente objetivo, el 5: «Para 2020, el ritmo de pérdida de todos los hábitats naturales, incluidos los bosques, se habrá reducido al menos a la mitad y, cuando sea posible, se habrá acercado a cero, y la degradación y la fragmentación se habrán reducido considerablemente». Como resume la ONU «A pesar de los alentadores avances en varias áreas, el mundo natural está sufriendo mucho y empeorando».

 

Los objetivos Zero Net (Saldo Cero (de Emisiones)) implican plantaciones masivas, que nunca pueden sustituir a los bosques naturales perdidos y a menudo desposeen a los usuarios tradicionales de la tierra © Ashish Kothari

Nótese de nuevo que las Metas de Aichi forman parte del CDB. Se trata de un instrumento jurídicamente vinculante finalizado en 1992. Si los objetivos del derecho internacional, con un compromiso mucho más universal, no se han cumplido, ¿qué posibilidades hay de que un compromiso no vinculante jurídicamente (como la Declaración de Glasgow) lo sea?

La Declaración y los anuncios relacionados tienen varios elementos aparentemente positivos. Se reconoce que hay que cambiar los flujos comerciales, agrícolas y financieros mundiales que generan la deforestación. Los países, los donantes y el sector privado se han comprometido a destinar más de 17.256 millones de euros a las acciones pertinentes. 30 instituciones financieras con más de 7,5 billones de euros en activos mundiales han declarado que harán sus «mejores esfuerzos» para eliminar las inversiones en actividades que conduzcan a la deforestación por la producción de productos agrícolas, como la carne de vacuno, la soja, paste de papel y papel, y el aceite de palma, para 2025.

Bosques amazónicos ecuatorianos, protegidos por la nación indígena Sapara © Ashish Kothari

No cabe duda de que estos compromisos tendrán algunos resultados positivos, al igual que las Metas de Aichi condujeron a acciones de conservación para algunas especies y ecosistemas. Algunos gobiernos y empresas se esforzarán por reducir su huella ecológica. Pero la propia Declaración tiene defectos que anularán estos beneficios al permitir que continúe la deforestación. La frase comodín «de conformidad con la legislación nacional y los instrumentos internacionales pertinentes, según proceda» es similar a la contenida en el CDB y otros instrumentos medioambientales, lo que permite a los países y las empresas eludir los compromisos mundiales. La Declaración reitera el objetivo de un «crecimiento resistente e integrador», a pesar de que cada vez hay más pruebas de que el crecimiento económico que requiere la extracción continua de materiales, el uso de energía y el vertido de residuos, es simplemente insostenible en un planeta finito. Y es probable que una buena parte de la financiación se dirija a acciones del tipo «Zero Neto» (Saldo Cero), en las que los contaminadores siguen contaminando y pagan a otro para que absorba la contaminación, con todas sus conocidas trampas, o a acciones que podrían desplazar a las comunidades en nombre de la creación de áreas protegidas o plantaciones disfrazadas con términos agradables como «soluciones basadas en la naturaleza».

 

Las actividades extractivas, como la minería, son una de las principales fuentes de deforestación, y se ignoran en la Declaración de Glasgow © Ashish Kothari

A menos que se pueda frenar el enorme poder de las empresas multinacionales y los gobiernos nacionales, es probable que una futura Perspectiva Mundial de la Biodiversidad en 2030 concluya que la Declaración de Glasgow ha fracasado. Para ello es necesario que los movimientos populares, especialmente los de los jóvenes que han surgido con fuerza en los últimos años, y los de los pueblos indígenas, trabajadores, agricultores, pescadores y pastores, unan sus fuerzas. Podríamos utilizar la Declaración de Glasgow como herramienta para denunciar a las empresas y los gobiernos que no cumplen sus compromisos. Podríamos impulsar una mayor acción ciudadana que regenere y proteja la naturaleza, como los Pueblos Indígenas y las comunidades locales que protegen los Territorios de Vida, o el creciente movimiento para reconocer los derechos de la naturaleza y hacer que los gobiernos rindan cuentas de su compromiso de respetar los derechos de los indígenas y las comunidades. Y lo que es más importante, tenemos que reclamar el poder allí donde estamos, en las aldeas y los barrios de las ciudades, y ejercerlo con responsabilidad hacia otras personas y el resto de la naturaleza. Los gobiernos han fracasado repetidamente a la hora de aplicar la justicia ecológica y socioeconómica, y no hay razón para creer que vayan a cambiar de repente su pelaje.

 

Reconocer y potenciar las áreas conservadas por las comunidades, como Bazhu, en Yunnan (China), frenará la deforestación © Ashish Kothari

======================================

Ashish Kothari:

Miembro fundador de Kalpavriksh; miembro de numerosos movimientos populares. Ha impartido clases en el Instituto Indio de Administración Pública; ha coordinado la Estrategia Nacional de Biodiversidad y el Plan de Acción de la India; ha formado parte de los consejos de administración de Greenpeace Internacional e India y del Consorcio ICCA. Ayuda a coordinar Vikalp Sangam, Global Tapestry of Alternatives y Radical Ecological Democracy.

Coautor/coeditor de «Churning the Earth, Alternative Futures» y «Pluriverso: un diccionario del posdesarrollo» (Más sobre el libro)

Haz clic para acceder a publications:es:pluriverso_un_diccionario_del_postdesarrollo.pdf

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: