Salba dezagun Sinjajevina, larre bizia Montenegron

NATOk Madrilen egin zuen Goi Bileran (ekainak 28-30) eta atzo webgun

honetako kolaboratzaile batek gu ustegabean hartu ta gero, Montenegroko lagunek Sinjajevinako mendiko larreen egoerari buruzko artikulu hau partekatu digute. Ekosistema hau NATOren maniobretarako tiro-parke bihurtu zen 2019an – EBk Eskualdeko Parke izendatzea gomendatu eta urte batzuk eta gero! Esan behar dugu Euskal Herritik erabat identifikatuta sentitzen garela borroka honekin, bertako jendea baita, hain zuzen ere, bere lurraldea, erabilera, kultura eta ekonomia aldarrikatzen dituena, eta, hain zuzen ere, gobernua eta NATO dira, eragile arrotzek, desio horiek zapaltzen dituztenak. Izan ere, erreferendum bat eskatu zuten eta ukatu egin zitzaien!!! Bai, esan bezala, kointzidentziak asko dira!!
Begi-bistakoena Bardeetako tiro eremuarekiko paralelismoa da, NATOk ere erabiltzen duena. Bardearen kasuan, beste kointzidentzia bat artzaintzarako duen erabilera da, eta Sinjajevinak transhumantzian duen garrantzi handia. Bardeako tiro-poligonoaz gain, Jaizkibelgoa bezalako beste batzuk ere pairatzen ditugu hemen. Hemen berresten dugu militarismoa salatzen dugula, ingurumen- eta klima-inpaktuen erantzule handia delako, batez ere praktikekin eta ariketekin. Artikulu hau ere NATO bere jarduera areagotzen ari den une honetan dator. Gatazka berri honetan ere erantzukizun handia du, Carlos Taibok hemen Euskal Herrian hainbat erakundek (*) antolatzen dugun hitzaldi batean azaldu zigun bezala (hitzaldi osoa hemen entzungai). Ikuspuntu horretatik ere interesgarria da Montenegron gertatzen dena bertatik bertara ezagutzea, NATOren eta Europako armaden zentzugabekeriei buruz dugun ikuspegia zabaltzeko. Euskal Herriak NATOri ezetz esan ziolako 1986an eta horri eusten diogulako.
Exerzitoek ere garbiketa berdean aritzen dira Sinjajevinan: haien jarduerekin kutsatu eta suntsitu, eta gero pinutxu bat landatu.
Izan ere, egileek ondo azaldu digutenez, gatazka sozio-ekologiko honek ere gaur egungo gerrak Ukrainan eragin dituen osagai berberak ditu. Euskal Herritik ere Estatuaren eta NATOko armaden gehiegikeriekin identifikatzen gara kasu honetan komunalak zapalduz. Herri horien eskaerekin bat egiten dugu, harmonikoki biziz eta ekonomia benetan jasangarria eginez, burugabekeria kapitalisten aurrean, beren ekonomian eta kulturan oztopo berriak gehitzen zaizkiela ikusten baitute oraindik ere. Erabaki militarista horiek arriskuan jartzen ari dira komunalak (katunak), jabetza eta lan sistema horiek ezinbestekoak baitira, eta gure herri askotan hain errotuta baitaude oraindik. Sistema komunalak helburu bat izan beharko luke, eta gure gizarteak helburu horri jarraitu beharko lioke lurraldea hobeto erabiltzeko, indibidualsimoaren eta jabetza pribatuaren aurka. Aitzitik, suntsitu egiten dira, eta jabetza-sistema hori ere kaltetzen da.
Horregatik guztigatik, hemendik artikulu hau eta erresistentzia hori eskertu nahi ditugu zubiak ehuntzeko ematen digun aukeragatik. Salba dezagun Sinjajevina!

(*) Antolatzaileak: Bake Ekintza Antimilitarista, CNT, Lumaltik.org, Suntsipena edo Matxinada (Extinction Rebellion) eta Centre Delàs, A Planetarekin batera
Balkanetako ekologismoz gehiago jakiteko kusi ere «Oportunismo vs. Oportunidad
Reflexiones sobre transición
energética y comunidades locales en los Balcanes occidentales» (Néstor Ruiz Center for Environment (CZZS), Banja Luka, BosniaHerzegovina)

Salvar Sinjajevina, un pastizal vital en Montenegro

Pablo Domínguez, Maja Kostić-Mandić y Milan Sekulović (Sačuvajmo Sinjajevinu /Save Sinjajevina) (Originalmente publicado por Radical Ecological Democracy)

Se está gestando una crisis en la cordillera del macizo de Sinjajevina-Durmitor, en Montenegro, donde una parte sustancial de este territorio tradicionalmente pastoril se está convirtiendo en un campo de entrenamiento militar. La cordillera se compone de una meseta calcárea de más de 1.000 km², en su mayor parte entre los 1.600 y los 2.200 metros sobre el nivel del mar, lo que la convierte en el segundo mayor pastizal de montaña de Europa. La zona de Sinjajevina abarca 600 km² en la parte sureste del macizo y sus valores naturales y culturales son ampliamente reconocidos. Cabe destacar que está situada en el corazón de la Reserva de la Biosfera del Cañón de Tara y que cuenta con dos lugares declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en su frontera norte (véase el mapa más abajo).

La instalación militar ha arrancado una enorme porción de terreno del propuesto Parque Natural Regional de Sinjajevina.
Presiones sobre una tradición de armonía con la naturaleza

La rica diversidad biocultural de Sinjajevina es un símbolo de la simbiosis entre la naturaleza y la sociedad, producto y herencia de la gobernanza y gestión de las comunidades pastoriles locales durante siglos. En las tierras bajas de Sinjajevina viven hoy unas 22.000 personas, y más de 250 familias de pastores de ocho tribus montenegrinas diferentes utilizan sus pastos de las tierras altas, muchos de los cuales siguen siendo administrados colectivamente por diferentes comunidades (katuns) a través de asambleas de usuarios (llamadas tradicionalmente zbor). Por lo tanto, Sinjajevina podría considerarse un conjunto de bienes comunes de pastoreo o áreas conservadas por la comunidad, según la definición del Consorcio ICCA. La zona está conectada con gran parte de Montenegro a través de la trashumancia, la antigua práctica de trasladar a los animales de pastoreo entre dos lugares complementarios: en este caso, de los valles bajos en invierno, a los pastos de las tierras altas en verano, un ciclo anual que se ha repetido durante los últimos mil años. Esta práctica hace que la extensión social de Sinjajevina sea mucho mayor que los límites estrictos de su territorio.

La Unión Europea ha reconocido la importancia medioambiental de los pastos de Sijajevina.

En abril de 2018, un amplio estudio patrocinado en gran parte por la Unión Europea recomendó que Sinjajevina fuera declarado Parque Regional para la protección de la cultura y la naturaleza, así como para la mejora de las economías locales. La población local esperaba que se tomaran medidas al respecto en los dieciocho meses siguientes a la finalización del informe. En lugar de ello, el 27 de septiembre de 2019 el gobierno montenegrino inauguró oficialmente un polígono militar de más de 7.500 hectáreas en el mismo corazón de Sinjajevina. (El área exacta y sus límites aún no están claros). En un extraño giro de los acontecimientos, las tropas montenegrinas, estadounidenses, austriacas, eslovenas e italianas participaron ese día en el primer entrenamiento militar internacional de la OTAN, disparando y lanzando bombas de humo mientras los pastores seguían presentes en la zona con sus rebaños. La apropiación de estas tierras se llevó a cabo sin que se hicieran públicas las evaluaciones de impacto ambiental, sanitario o económico, y sin ninguna negociación sustancial con las comunidades de pastores afectadas, ni ningún respeto aparente por sus derechos legales.

La cúpula militar observando los ejercicios del ejército en Sinjajevina. Foto. – Dragana Scapenovic
Armamento expuesto en el primer entrenamiento militar internacional de la OTAN en Sinjajevina. Foto. – Dragana Scapenovic
Resistiendo a la embestida del «desarrollo

Teniendo en cuenta lo que está en juego para su medio de vida, así como para su entorno, los habitantes de Sinjajevina se han opuesto firmemente a la instalación de un campo de entrenamiento militar en sus pastos.

Los movimientos ecologistas en Montenegro han sido bastante fuertes e inquebrantables, y los fundadores de la iniciativa «Salvemos Sinjajevina» se basaron en las colaboraciones previamente establecidas con otros activistas locales, principalmente los residentes del pueblo de Bukovica (más abajo de Sinjajevina), que habían defendido con éxito su río de una minicentral hidroeléctrica recientemente, y los residentes de Zabljak que se opusieron a la devastación del Parque Nacional de Durmitor. Esto dio lugar a conexiones con otras organizaciones ecologistas y activistas individuales de todo Montenegro, que terminaron con la formación de la Coalición para el Desarrollo Sostenible (KOR) en agosto de 2019, hoy la federación ecologista más importante del país.

Los activistas locales han desafiado la arremetida contra sus pastos. Imagen. – Nikola Lucić

El activismo local contra el proyecto militar propuesto se construyó en torno a un esfuerzo dinámico para influir en el debate a través de protestas, peticiones basadas en firmas y alcance a una red de grupos de la sociedad civil, tanto a nivel nacional como mundial. Algunos residentes de Sinjajevina también participaron activamente en un debate público con el Ministerio de Defensa y las filas del Ejército que tuvo lugar el 15 de mayo de 2018 en Kolašin. Afirmaron que el debate se había organizado principalmente por iniciativa y a favor de quienes querían construir el campo de entrenamiento militar, y exigieron un referéndum verdadero y abiertamente público sobre la cuestión, que, lamentablemente, nunca se concedió. En una apasionada demostración de su compromiso con la salvación de los pastos, la gente dijo que no permitiría que el ejército hiciera de Sinjajevina un Chernóbil y que, si era necesario, defendería los katunes (comunales) y los pastos con su vida porque, según sus palabras, no podían irse a vivir a otro lugar «desnudos y descalzos». Las comunidades locales también alertaron a los militares y a los administradores civiles del inmenso riesgo de transmisión de la contaminación a los dos importantísimos ríos de Moraca y Tara si el proyecto seguía adelante, y de cómo eso podría hacer que las montañas fueran inseguras tanto para los turistas como para los lugareños (https://www.dan.co.me/?nivo=3&rubrika=Drustvo&clanak=646696&datum=2018-05-16).

Activistas reunidos para una manifestación contra la instalación militar. Foto. – Nikola Lucić

En el verano del año pasado, cuando quedó claro que la administración no estaba dispuesta a reconsiderar su compromiso continuado con el proyecto, los activistas de Sinjajivena también organizaron una campaña de firmas de respuesta rápida contra el campamento militar bajo el estandarte de la recién creada asociación «Salvemos Sinjajivena». A pesar de que la petición obtuvo el apoyo de más de 3.000 personas, requisito necesario para que el Parlamento montenegrino acepte un asunto para su debate y tome una decisión meditada al respecto, la petición fue vergonzosamente ignorada, tanto por el Gobierno como por el Parlamento.

Construir la solidaridad

El movimiento «Salvemos Sinjajevina» ha sido consciente de su imperativo ideológico desde el principio, y ha proyectado una postura civil, transnacional y proeuropea, junto con un respeto permanente por los derechos humanos y las comunidades locales. Aunque acepta el apoyo de actores afines, el movimiento «Salvemos Sinjajeviaa» no profesa ninguna afiliación a ningún partido político. El movimiento se ha aventurado a explorar formas alternativas de resistencia medioambiental para proteger la naturaleza, y el derecho de la gente a vivir en armonía con ella, mediante el activismo sobre el terreno y la creación de redes, que refuerzan sus actividades. Esto ha puesto a «Salvemos Sinjajevina» en el punto de mira del partido en el poder, que ha empezado a tratar a sus miembros como enemigos del Estado o incluso como agentes externos vinculados a los servicios secretos serbios, llegando a acusarles de ser anti-OTAN y pro-rusos. Las acusaciones son, obviamente, absolutamente infundadas, y esta táctica simplemente expone la necesidad del gobierno de un enemigo externo imaginario para justificar su política y legislación internas. El movimiento, de hecho, está siendo apoyado por un gran número de personas que votan al partido gobernante y algunas que incluso pertenecen a sus filas, pero que están en contra de la destrucción de su frágil ecosistema y sus tradiciones culturales, y del intento de personas, tanto dentro como fuera del gobierno, de sacar provecho de ello.

Un festival folclórico que cobra vida en Sinjajevina. Foto. – Nikola Lucić

«Save Sinjajevina» ha arraigado sus iniciativas en la convicción de que la sociedad civil tiene el poder de fortalecer la democracia a través de la participación social. Lo han hecho impugnando repetidamente el proceso por el que Sinjajevina fue declarada campo de entrenamiento militar de forma claramente antidemocrática. Es instructivo tener en cuenta que hasta ahora no hay ningún documento oficial del gobierno que explique por qué es necesario un campo de entrenamiento en un pastizal tradicional y qué impacto real tendría en la ecología en general, así como en la economía.

En cambio, lo que se le ha dado a la gente es una vaga garantía del Ministro de Defensa de que «todo irá bien»… Sin embargo, la opinión pública más amplia de Montenegro ha empezado a desafiar la apatía y la indiscreción del gobierno, y el movimiento de base de Sinjajevina ha recibido un amplio apoyo de los partidos de la oposición en Montenegro.

El alcance internacional

Acción Unida para la Reforma (URA), un grupo político progresista y socialmente liberal, ha sido bastante proactiva en el apoyo a la causa de Salvar Sinjajevina. Su afiliación al Partido Verde Europeo y la creciente labor de personas académicas preocupadas e informadas han contribuido a que la cuestión de los pastos tenga visibilidad y preocupación en el Parlamento Europeo. A principios de este año, en febrero, miembros del Parlamento Europeo (entre ellos el Presidente de la Delegación de la UE, Vladimir Bilcik, de los Demócratas Cristianos, y el copresidente de los Verdes Europeos, Thomas Waitz) visitaron Montenegro como parte de la Comisión Parlamentaria Europea para la Estabilización y Asociación de la Unión Europea y Montenegro, tras haber sido contactados por  activistas de Salvemos Sinjajevina. La delegación emitió una declaración en la que expresaba su especial preocupación por Sinjajevina, aconsejando que «Se pide la máxima precaución en las zonas protegidas por la UNESCO, incluidos el río Tara y la zona montañosa de Sinjajevina, donde en septiembre de 2019 se estableció una zona de entrenamiento militar y pruebas de armas dentro de la Reserva de la Biosfera de la UNESCO». También destacó la importancia de «preservar las tradiciones culturales y pastorales de las comunidades locales». La delegación de la UE subrayó además «la necesidad de realizar un estudio independiente de las repercusiones sociales y medioambientales del vertedero militar de Sinjajevina». El gobierno montenegrino ha decidido ignorar esta recomendación junto con el consejo de la UE sobre la protección de los pastos de Sinjajevina, lo que no hace sino aislar aún más a Montenegro de las normas de la UE y de las políticas internacionales.

En Sinjajevina la existencia socioeconómica ha evolucionado en armonía con las montañas. Foto: Nikola Lucić
El enigma etnopolítico

Por desgracia, el camino hacia una solución ecológicamente sostenible y económicamente significativa de la crisis de Sinjajevina pasa por el espinoso ámbito de la política nacional de Montenegro. Pero, como siempre ocurre en los Balcanes, la desconcertante naturaleza de las ecuaciones étnicas y religiosas del país lo hace aún más tortuoso e imprevisible. A grandes rasgos, Montenegro se encuentra hoy atrapado entre dos discursos políticos nacionalistas de derechas que van en aumento: el primero ha sido moldeado por la visión autocrática de Milo Dukanovic, el que fuera durante mucho tiempo líder del país y cuya historia personal está envuelta en los acontecimientos que llevaron a la aparición de Montenegro como país independiente. La segunda formación está liderada por un grupo de fuerzas socioculturales y políticas que se deben a la identidad serbia, rusa y eslava oriental.

Dukanovic surgió en la escena política en la época de la revolución antiburocrática en Yugoslavia como estrecho aliado del autócrata serbio Slobodan Milošević en la década de 1990. Un tribunal internacional había acusado a Milošević de genocidio, crímenes contra la humanidad y crímenes de guerra, pero murió en prisión antes de que el caso pudiera completarse. Dukanovic se volvió contra Milošević en 1996, y también empezó a abandonar el tradicional y centenario vínculo étnico y cultural serbio-montenegrino, logrando finalmente la independencia en un referéndum en 2006. Dukanovic tenía un plan bien pensado para su país y para él mismo. A lo largo de su mandato y de su presidencia, Dukanovic se adhirió con entusiasmo a la agenda neoliberal de Occidente y emprendió una privatización masiva de las empresas públicas del país. Ofreció condiciones fáciles de propiedad y compromiso a inversores y empresas extranjeras de las que él y sus aliados cercanos no dejaron de beneficiarse. El gobierno de Dukanovic se ha caracterizado por un alto grado de cleptocracia que ha dado lugar a acusaciones de lucro personal, lo que ha provocado una serie de protestas pacíficas en el transcurso de la última década. Un tribunal italiano acusó a Dukanovic de colaborar con la mafia, pero ese caso tuvo que ser desestimado al adquirir inmunidad por su condición de jefe de Estado.

La élite gobernante montenegrina se ha esforzado por crear una pseudoimagen de ser la primera línea de defensa contra un empuje ruso en Europa occidental, en cohorte con Serbia.
El pastizal y la política del cinismo

Milo Dukanovic se ha fabricado una identidad para sí mismo y para su país como baluarte contra el empuje hacia el oeste del Estado ruso en Europa en asociación con Serbia. Esa es también una de las razones por las que la conversión de los pastizales de Sinjajevina en una instalación militar tiene una importancia crucial para él: mostrar y subrayar su seriedad como aliado fiable de la OTAN y de Europa Occidental. La historia, sin embargo, se complica por la forma en que se desarrolla el equilibrio de poder sociopolítico en Montenegro. Sinjajevina está en el norte de Montenegro, cerca de Serbia, y está compuesta por poblaciones tradicionales, con afinidades socioculturales serbias y cuya afiliación a la oposición pro-serbia es perceptible. De hecho, una parte importante de la oposición ha abrazado el movimiento de apoyo a los pastos para proteger un símbolo geográfico y una población serbia importante dentro de Montenegro y, de paso, hacer avanzar su propia agenda nacionalista serbia. Mientras el país se prepara para celebrar las próximas elecciones parlamentarias a finales de agosto, existe el riesgo de que el nacionalismo serbio intente apropiarse del movimiento ecologista en torno a Sinjajevina. Es posible que un relevo en el poder a nivel nacional pueda proteger circunstancialmente a Sinjajevina de la amenaza actual más inminente (es decir, la instalación de la base militar), pero esos partidos no podrían aportar un enfoque sistémico de la justicia medioambiental y el sostenimiento socioambiental en Montenegro, porque la lógica de su participación no se basa en un razonamiento científicamente sólido o económicamente igualitario. Su agenda de nacionalismo prevalecería sobre casi todo lo demás.

Sijajevina representa una relación duradera entre el hombre y la naturaleza. Imagen. – Nikola Lucić
Mirando al futuro

«Salvemos Sinjajevina» no es una organización pro-serbia aunque la parte más importante de las poblaciones afectadas se autoidentifique como serbia. Defiende una causa sociopolítica muy transversal, la de la justicia social y los derechos a la Naturaleza. El movimiento respeta al ser humano en la naturaleza. En cuanto a la entidad llamada nación, sólo representa el lugar donde existe la naturaleza. Actualmente, las dos fuerzas nacionalistas rivales de Montenegro están a años luz de las visiones del siglo XXI sobre el papel del Estado en la protección de la naturaleza y de sus ciudadanos en el marco más amplio de la democracia. Al promover una forma alternativa de resistencia local al Estado y a una falsa noción de «desarrollo», el movimiento «Salvemos Sinjajevina» espera contribuir a forjar un camino significativo hacia un futuro medioambiental progresista para Montenegro, y a la reformulación del proceso democrático en el país.

****************************************************************

Pablo Domínguez trabaja en el CNRS (Laboratoire de Géographie de l’Environnement, Francia), y está asociado a la Universidad Autónoma de Barcelona (Departamento de Antropología Social y Cultural (ASiC) / Institut de Ciència i Tecnologia Ambientals).

Maja Kostić-Mandić está en la Universidad de Montenegro (Facultad de Derecho).

Milan Sekulović es el Secretario General de la iniciativa cívica Salvemos Sinjajevina.

Recursos sobre la iniciativa «Salvemos Sinjajevina»
  1. Un reportaje en el canal de YouTube f sobre la población local que se opone a la instalación militar y comparte sus conocimientos tradicionales sobre las tierras altas, como los usos medicinales de las plantas, y otros conocimientos y recursos del territorio, tesoros culturales que se perderán si continúa la militarización de Sinjajevina.
  2. Se está poniendo en marcha una campaña internacional sobre Sinjajevina, que se ampliará en intensidad en los próximos meses gracias al apoyo de la alianza internacional Land Rights Now, que también ha acordado oficialmente respaldar este caso.
  3. También se ha creado un nuevo blog que explica el defectuoso proceso de toma de decisiones del Gobierno de Montenegro y los incumplimientos legales en la decisión de militarizar Sinjajevina.
  4. Se ha creado una entrada en el atlas de justicia medioambiental para apoyar la iniciativa.
  5. También se han sumado otras organizaciones internacionales sensibles a las comunidades locales de pastores, como el Consorcio ICCA Consortium e International Land Coalition.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: