Presos en Isla Tortuga (EE.UU.) y Palestina más vulnerables al COVID19

(Traducido por A Planeta de Jewish Voice for Peace)

En las prisiones y cárceles de EE.UU. y Palestina, nuestros más vulnerables – los ancianos, los enfermos y aquellos con sistemas inmunológicos debilitados – están recibiendo una nueva e injusta sentencia de prisión: la exposición al coronavirus.

Las horribles condiciones que son tan comunes para las personas encarceladas tanto en los EE.UU. como en Israel – el hacinamiento desmesurado, el acceso insuficiente a duchas y lavabos, la escasez de jabón y suministros de limpieza, la falta de alimentos nutritivos y la limitada atención médica – hacen que las prisiones y cárceles sean un polvorín para la propagación de COVID-19. En Rikers, en la ciudad de Nueva York, la tasa de infección es 87 veces superior a la media nacional, y es probable que las condiciones en otras cárceles y prisiones no se queden atrás. Sin una acción inmediata, las cosas sólo empeorarán.

Pedimos a los gobiernos de EE.UU. e Israel que ayuden a detener la propagación de COVID-19 liberando a los que corren mayor riesgo de contraer enfermedades graves.

Únase a nosotros el viernes 17 de abril, Día de los Prisioneros Palestinos, para exigir la libertad de los encarcelados, desde la isla de Rikers hasta la prisión de Ofer en Palestina. Escucharemos a Marc Lamont Hill, Randa Wahbe de Addameer, Ahed Tamimi y otros activistas y líderes. Nos uniremos a una Twitterstorm internacional para destacar la necesidad de detener la propagación del coronavirus en las prisiones y prevenir lo que es probable que sea una sentencia de muerte para las comunidades vulnerables.

Hace unas semanas recibimos a Arab Barghouti, hijo del líder palestino encarcelado Marwan Barghouti, en una conversación con Patrisse Cullors, abolicionista de prisiones y cofundadora de Black Lives Matter. Cullors declaró que “cada negro encarcelado es un prisionero político” y Barghouti se hizo eco del sentimiento, ya que lo mismo podría decirse de cada palestino encarcelado.

 Las cárceles y prisiones de EE.UU. albergan más gente de la prevista, con algunos estados con una capacidad de más del 150%. Casi un cuarto de la población encarcelada no ha sido condenada por un crimen – simplemente no pueden pagar la fianza en efectivo.

Según Addameer, una ONG de apoyo a los prisioneros palestinos, más de 700 palestinos enfermos o heridos se encuentran en las prisiones de Israel, incluyendo 200 prisioneros con enfermedades crónicas de larga duración o debilitantes. Hoy en día, más de 400 prisioneros palestinos se encuentran en lo que se denomina “detención administrativa”, una situación que permite mantener a los prisioneros sin cargos durante períodos de tiempo indefinidos. Además, niños palestinos de tan sólo 12 años son encarcelados rutinariamente por Israel. Con frecuencia son maltratados físicamente y torturados psicológicamente. En marzo, más de 180 niños estaban detenidos.

Entre los primeros casos de coronavirus documentados estaba Nour Eddin Sarsour de 19 años, que fue retenido durante dos semanas en la prisión de Ofer y expuesto a COVID-19 por un guardia.

Estoy seguro de que estás haciendo lo que puedes para mantenerte en funcionamiento y apoyar a tus seres queridos. Apreciamos mucho su voluntad de presentarse por los demás y hablar en favor de la justicia y la libertad de nuestros más vulnerables en este momento.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: