Ecosocialismo vs. Ecoanarquismo: Explorando la Vía Más Sencilla

Ted Trainer en Radical Ecological Democracy – Traducido por A Planeta

Este es el primero de dos artículos que esbozan la perspectiva de la Vía Más Sencilla (The Simpler Way) sobre la situación mundial y la forma de salir de ella. Muchos analistas ven ahora que el capitalismo de consumo debe ser sustituido, y la mayor parte del pensamiento alternativo en este contexto se sitúa en un marco socialista. Sin embargo, el análisis de la situación global actual en el que se basa la perspectiva de “la Vía Más Sencilla” indica que la solución a nuestro problema, y el camino hacia él, debe basarse en principios anarquistas; y, la diferencia es profunda. La principal premisa de la perspectiva ecosocialista, es decir, que el problema ecológico global no puede resolverse en una economía capitalista, es sólida. Sin embargo, se argumentará que casi todos los demás elementos de la teoría socialista están gravemente equivocados. Sobre todo, la posición socialista general no tiene en cuenta la situación tan diferente en la que nos encontramos en comparación con la que prevalecía en el pasado. Cuando no se preveían límites al crecimiento, el objetivo principal era, comprensiblemente, tomar el poder para aumentar la abundancia material y reorientar la capacidad industrial hacia fines más equitativos. Pero, ahora no se puede concebir un mundo sostenible y justo a menos que se reduzcan drásticamente los niveles de producción, el “nivel de vida” y el PIB, es decir, a menos que se produzca un decrecimiento a gran escala. Esto descarta casi todas las propuestas ecosocialistas en cuanto a objetivos y medios, y requiere la adopción de una perspectiva ecoanarquista. La diferencia no es en absoluto trivial.

Dadas las condiciones imperantes desde el comienzo de la revolución industrial hasta las últimas décadas del siglo XX, la tarea revolucionaria se concibió esencialmente en términos de tomar el control del sistema industrial de la clase capitalista, liberando su poder productivo de las contradicciones del capitalismo, y distribuyendo el producto de manera más justa y abundante para elevar el nivel de vida de la clase trabajadora. Pero, este ya no puede ser el objetivo.

El capitalismo de consumo ha llevado a los sistemas planetarios al borde del colapso. (Foto: Ashish Kothari)

Las tasas globales de consumo de recursos y de impacto ecológico están ahora muy por encima de los niveles que son sostenibles, o que los avances técnicos podrían hacer sostenibles, o que podrían extenderse a todas las personas. Lo que hay que destacar aquí es la magnitud del rebasamiento. Por ejemplo, la medida de la “Huella” del Fondo Mundial para la Naturaleza indica que la cantidad de tierra productiva necesaria para satisfacer la demanda del australiano medio es de unas 7 has (1). Por tanto, si los 9.000 o 10.000 millones de personas que probablemente habrá en 2050 alcanzaran el “nivel de vida” australiano, necesitaríamos quizás 70.000 millones de hectáreas… pero sólo hay 12.000 millones de hectáreas en el planeta. Además, todas las fuentes de recursos naturales que utilizamos están disminuyendo y nuestro compromiso con el crecimiento económico está aumentando la demanda per cápita todo el tiempo. Estas consideraciones indican que los australianos utilizan hoy en día unas 10 veces las cantidades per cápita que podrían utilizar todos en 2050. (Véase el caso numérico detallado en TSW: Los límites del crecimiento).

Los optimistas de las soluciones tecnológicas suelen afirmar que podemos seguir persiguiendo el crecimiento económico y el aumento del “nivel de vida” desvinculando la demanda de recursos del PIB. Una gran cantidad de estudios demuestran ahora que esto no está ocurriendo, y que no es probable que ocurra. El aumento de la cantidad de producción y consumo en la sociedad implica un aumento de los impactos ecológicos y sobre los recursos. Esta es la causa fundamental de la mayoría de los grandes problemas globales que ahora amenazan nuestra supervivencia. La solución sólo puede encontrarse en términos de reducción drástica de la demanda, es decir, en un enorme decrecimiento. Esto significa que el sistema económico actual es un elemento importante en la cadena causal, y que una economía sostenible no debe ser simplemente una economía de estado estable, sino una que haya experimentado un decrecimiento hasta una pequeña fracción de los niveles actuales de producción para el mercado. La economía capitalista actual no puede hacerlo porque el crecimiento es una de sus características indispensables y definitorias. Además, las fuerzas del mercado y el beneficio no podrían impulsar la economía requerida. Este mecanismo genera inevitablemente desigualdad, injusticia y maximización de la riqueza. Asigna recursos y bienes escasos a las personas y naciones más ricas, simplemente porque pueden pagar más por ellos. Está claro que el sistema económico necesario no puede ser capitalista.

La alternativa necesaria – “la Vía Más Sencilla”

Las reducciones necesarias no pueden lograrse a menos que se produzca una transición hacia algún tipo de Vía Más Sencilla. Su forma general se esbozará con cierto detalle en el segundo artículo de esta serie de dos partes. Sus elementos centrales deben ser

1. Un profundo cambio cultural hacia estilos de vida más sencillos, un enfoque en las fuentes no materiales de satisfacción de la vida y una perspectiva mucho más colectivista y menos individualista.

2. Economías locales mayoritariamente pequeñas y muy autosuficientes, en gran medida independientes de las economías nacionales o mundiales, que dedican los recursos locales a satisfacer las necesidades locales, con escaso comercio intraestatal y mucho menos internacional.

3. La mayoría de los gobiernos están formados por personas de pequeñas comunidades que asumen el control cooperativo y participativo de su propio desarrollo local, a través de comités voluntarios, abejas trabajadoras y reuniones locales.

4. Una nueva economía, que sea una pequeña fracción del tamaño de la economía actual, que no esté impulsada por el beneficio o las fuerzas del mercado, que no crezca y que garantice que las necesidades, los derechos, la justicia, el bienestar y la sostenibilidad ecológica determinen los fines a los que se dedican los recursos limitados.

Sólo en comunidades pequeñas y altamente integradas pueden reducirse drásticamente los costes ecológicos y de recursos per cápita. Por ejemplo, nuestro estudio sobre los insumos para la producción de huevos en las aldeas (Trainer, Malik y Lenzen, 2018) (2) descubrió que en estas operaciones los costes en dólares y energía suelen rondar el 2% de los huevos suministrados por la vía comercial/industrial, al tiempo que se eliminan sus costes ecológicos y se obtienen otros beneficios como el control de plagas, los fertilizantes, el metano y los recursos de ocio.

Hay que subrayar que esta visión no significa abandonar la alta tecnología moderna, la medicina, la I+D, las universidades, etc. Habrá recursos de sobra para esas cosas cuando cambiemos a estilos de vida y sistemas que satisfagan bien las necesidades pero eliminen la producción superflua. Por ejemplo, las ecoaldeas frugales suelen acumular suficientes excedentes para dedicarlos a estudios técnicos sofisticados y de otro tipo, y los sistemas más grandes también pueden hacerlo, fácilmente. Estas comunidades no funcionarán, ni pueden hacerlo, de forma satisfactoria, a menos que sus miembros asuman de buen grado y con gusto la responsabilidad y las recompensas de gestionar bien sus comunidades, estén dispuestos a cooperar, participar, ayudar y compartir, a dar prioridad al bien público y se contenten con estilos de vida frugales.

El objetivo, por tanto, debe ser el ecoanarquismo

La discusión anterior señala que una sociedad de la forma alternativa mencionada, y la estrategia para lograrla, debe ser anarquista, no socialista, y la distinción es profunda. Pocas etiquetas son tan ambiguas como la de anarquismo; la variedad que se defiende aquí se hará evidente más adelante.

La perspectiva de los “Límites del Crecimiento” muestra que la visión básica del mundo de los socialistas está ahora desfasada y equivocada. Hoy en día, parece que la mayoría de los socialistas siguen sin reconocer que hay límites al crecimiento, que hemos superado muchos de esos límites y que esto descarta la búsqueda del objetivo tradicional de acelerar el sistema industrial para proporcionar altos niveles de vida material a todos. No se entiende que un socialismo a ultranza, que mantuviera el compromiso con el crecimiento económico y los altos “niveles de vida”, seguiría acelerándonos hacia el colapso ecológico.

¿Podrían las comunidades autónomas que se autogobiernan a través de la democracia participativa allanar el camino hacia un futuro sostenible?

Estas comunidades locales a pequeña escala, complejas, integradas y autogobernadas deben ser en gran medida autónomas; las autoridades superiores o un estado central no pueden dirigirlas. Tendrían que autogobernarse en gran medida a través de procesos totalmente participativos. Las autoridades externas, como los gobiernos estatales, no pueden crear o imponer estas comunidades. Sólo pueden construirlas y dirigirlas los ciudadanos que viven en ellas. Sólo ellos conocen las condiciones, la historia, la geografía, la dinámica social y las necesidades. Tendrán que pensar, planificar, tomar decisiones y ponerlas en práctica a través de comités, reuniones municipales y abejas de trabajo. Gran parte del funcionamiento y el mantenimiento deben llevarse a cabo de manera informal y espontánea. Los ciudadanos deben actuar cuando vean la necesidad y sin remitir los problemas a funcionarios o burocracias. Este es el principio anarquista de la espontaneidad.

El proceso de transición

La perspectiva ecosocialista es particularmente débil cuando se trata de la estrategia de transición como algo distinto de los objetivos. El punto esencial aquí es que el objetivo no puede ser implementado desde arriba, sólo puede ser alcanzado a través de iniciativas voluntarias por parte de ciudadanos autónomos que estén fuertemente comprometidos con las nuevas ideas y valores. El elemento crítico en el pensamiento de la transición socialista es la toma del poder estatal. Sin embargo, desde la perspectiva de La Vía Más Sencilla es un grave error centrarse aquí y ahora en este objetivo. No sólo es ineficaz desde el punto de vista práctico, sino que implica una confusión lógica elemental. El Estado acabará siendo “tomado”, pero en gran medida como consecuencia de la revolución. No será una causa, ni un medio, ni un requisito para ella.

En primer lugar, como ya se ha explicado, el poder del Estado no puede hacer funcionar la nueva sociedad post-afluencia necesaria. No importa cuánto control esté en manos del Estado o de sus benignos burócratas o de su temida policía secreta, esto no tendría ningún valor para conseguir que la gente contribuya de forma voluntaria, concienzuda y feliz a la construcción de los nuevos sistemas socioeconómicos de los barrios y ciudades, o para resolver cómo gestionar bien su singular economía local. Un Estado lejano no podría saber cuáles son los mejores caminos para cada pequeña localidad con su propio conjunto idiosincrático de valores, condiciones de suelo y clima, historia, personalidades y problemas, y no podría hacer que la gente quisiera encontrar y practicar esos caminos. Y lo que es más importante, las comunidades sólo pueden llegar a ser capaces de gestionar sus propios asuntos de forma satisfactoria si aprenden a hacerlo a través de un largo proceso de ensayo y error para descubrir lo que les funciona. Además, las nuevas comunidades no pueden funcionar satisfactoriamente a menos que haya un fuerte sentido de autonomía, empoderamiento, responsabilidad, disfrute, voluntad y orgullo, es decir, a menos que estén dirigidas por ciudadanos positivos y conscientes. Tomar el poder del Estado no puede lograr estas condiciones, y contradice su naturaleza, ya que no sitúa el poder y la iniciativa en las bases.

La respuesta socialista habitual en este caso es que tener el control del Estado permitirá introducir y facilitar las nuevas vías, es decir, que el control del Estado permitirá trabajar en ese cambio de conciencia de las masas. Pero, la lógica aquí es obviamente errónea. El socialista podría decir que sólo hay que elegir un partido que tenga una plataforma de Vía Simple. Pero eso no podría ocurrir a menos que la revolución cultural por una Vía más Sencilla haya sido ganada previamente. Un partido de la Vía Sencilla no podría ser elegido para controlar el Estado hasta que la mayoría de la gente hubiera adoptado las ideas y propuestas de la Vía Sencilla. Pero, para cuando eso ocurriera, se habrían realizado muchos esfuerzos para transformar las ciudades y los barrios. Esa revolución estaría constituida esencialmente por el cambio cultural, la difusión de la aceptación de la visión radicalmente nueva. Llegar a ese estado de ánimo sería el movimiento revolucionario crucial, y permitiría los grandes cambios estructurales necesarios, incluida la toma de control del Estado (y deshacerse de la mayor parte, si no de todo). Por tanto, el factor cultural es de crucial importancia para la estrategia. Esta revolución no puede llevarse a cabo a menos que se produzca un cambio radical en la visión del mundo, las ideas, los valores y las disposiciones. Los factores cruciales para el éxito no tienen que ver principalmente con el poder o la economía, sino con la cultura.

Es obvio que aquí hay una contradicción frontal entre el pensamiento socialista y el anarquista de la estrategia. Kropotkin y Tolstoi se dieron cuenta de que la cultura está por encima de la economía y la política. Ellos, junto con Gandhi, veían el objetivo revolucionario final como comunidades de aldeas ampliamente autónomas dirigidas por ciudadanos, y éstas no pueden llegar a existir o funcionar satisfactoriamente a menos que sus miembros tengan la visión, los valores y las disposiciones requeridas. (Marshall. 1992, pp. 372, 417, 615) (3). Así, en cierto sentido, hay que poner a Marx de cabeza; las superestructuras económicas y políticas necesarias deben apoyarse en una subestructura cultural de ideas y valores correctos.

¿Es la clase capitalista el problema? Dada la centralidad de las ideas y los valores, es evidente que atacar a la clase capitalista podría ser desaconsejable, en este momento. El sistema se mantiene en pie principalmente porque se considera legítimo; es aceptado por la mayoría de la gente corriente. Ahí está el problema. La gente corriente siempre ha superado ampliamente a la clase dominante y podría haberla dejado de lado de forma educada y no violenta. Desde la perspectiva de la Vía Más Sencilla, la tarea revolucionaria tiene que ver principalmente con ayudar a la gente a ver que el sistema imperante no funciona en su interés, que les está llevando a un colapso planetario catastrófico, y que hay una alternativa mucho mejor. El segundo artículo de esta serie de dos partes ofrece breves reflexiones sobre esta tarea.

La Vía Más Sencilla evita el conflicto social, centrándose en cambio en la construcción de alternativas sostenibles duraderas.

A la vista de lo expuesto sobre lo mucho que hemos sobrepasado los límites del crecimiento, y de la inevitable generación por parte de la economía de niveles extremos y sin precedentes de deuda, desigualdad, depresión y otras crisis, es difícil ver cómo se puede evitar ahora el colapso. Muchos han previsto este escenario, algunos esperan el inicio dentro de una o dos décadas, y otros ven la probabilidad de muerte de miles de millones de personas. La esperanza debe ser una lenta depresión estilo-Ricitos de Oro, no tan salvaje como para descartar cualquier esperanza de reconstrucción, pero suficiente para sacudir a la gente para que se dé cuenta de que hay que abandonar el modo de consumo-capitalista.

Previendo la Vía Más Sencilla

¿Qué hay que hacer? La tarea para nosotros es tratar de aumentar el número de personas que se esforzarán por construir Vías Más Sencillas durante y después de la época de grandes problemas que se avecina. La estrategia central es la noción anarquista de “prefigurar”, es decir, hacer lo que podamos para construir formas posrevolucionarias aquí y ahora dentro de la sociedad de consumo-capitalista existente.

El punto de la prefiguración puede ser fácilmente malinterpretado. Los socialistas lo interpretan fácilmente como algo basado en la suposición de que la nueva y buena sociedad puede crearse simplemente empezando a construir elementos de la misma aquí y ahora, y continuando con ello hasta que la vieja sociedad haya sido sustituida. Sin embargo, la teoría de la transición de la Vía Más Sencilla no parte de este supuesto. El punto es educativo, es decir, se considera que la prefiguración es probablemente la actividad de concienciación más eficaz.

Hay otro punto muy importante en el que se marca el contraste entre la estrategia socialista y la anarquista. Los socialistas no pueden proporcionar experiencia de los aspectos o beneficios de la sociedad pretendida hasta mucho después de la revolución, y mucho menos utilizar esto para atraer a la gente a la causa. Los esfuerzos del socialista por motivar a la gente son en gran medida negativos, limitándose a estimular el descontento con las condiciones actuales y prometiendo poco más que la lucha, al menos hasta que la revolución tenga éxito. Sin embargo, la prefiguración puede proporcionar una experiencia considerable de aspectos positivos e inspiradores de la alternativa.

Conclusión

La organización social alternativa esbozada anteriormente es una visión anarquista bastante directa, y los medios para lograrla también son anarquistas. La diferencia entre los enfoques ecosocialista y ecoanarquista en cuanto a objetivos y estrategia no es trivial. Las condiciones históricamente sin precedentes en las que hemos entrado en las últimas décadas, una rápida aceleración de los problemas causados por haber superado los límites del crecimiento, determinan que la visión del mundo y el programa socialistas tradicionales ya no son apropiados y que ahora se requiere una perspectiva anarquista sobre los objetivos y medios revolucionarios.

—————————

Ted Trainer es profesor adjunto en la Escuela de Ciencias Sociales de la Universidad de Nueva Gales del Sur. Lleva muchos años enseñando y escribiendo sobre temas de sostenibilidad y justicia. También está desarrollando Pigface Point, un espacio educativo sobre estilo de vida alternativo cerca de Sydney, y un sitio web para uso de educadores críticos globales, que puede verse en: http://thesimplerway.info/

——————

El sitio web de RED es una plataforma para compartir información e ideas relativas a los experimentos y exploraciones que se llevan a cabo sobre el tema más amplio de las “alternativas” en todo el mundo. Las opiniones compartidas en este artículo son las del autor.

La versión completa de este debate se publicó en dos partes en Solutions, Parte 1, Vol. 11.3, Dic. 2020, Parte 2, Vol. 12.1, Feb. 26, 2021.) https://thesolutionsjournal.com/2020/09/01/the-answer-is-not-eco-socialism-it-is-eco-anarchism

Referencias:

  1. Fondo Mundial para la Naturaleza. Informe Planeta Vivo, Fondo Mundial para la Naturaleza y Sociedad Zoológica de Londres. (2018).
  2. https://ideas.repec.org/a/spr/bioerq/v4y2019i3d10.1007_s41247-019-0057-8.html
  3. Marshal, P., (1992), Exigiendo lo imposible: La historia del anarquismo. Londres, Harper Collins.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: