Los primeros prisioneros climáticos de Pakistán: Baba Jan y los afectados por el desastre de Attabad

Tabitha Spence – Foto: Amna Mawaz Khan – Translation:  A Planeta
De Jamhoor – In English HERE

Baba Jan y sus 13 camaradas fueron los primeros prisioneros climáticos de Pakistán, por 9 años. Fuerono por fin liberados el 27 de noviembre pasados. Ellos lideraron la causa de la justicia climática, la protección ecológica y la autodeterminación durante más de una década. Su liberación fue posible gracias a una sentada de siete días de las familias de los prisioneros en Aliaba ( Hunza) en la que denunciaron que los cargos de terrorismo que se les imputaban eran falsos y que los prisioneros eran castigados por alzar su voz en defensa de los derechos de las víctimas del desastre de Atabad.

Una década de cárcel: Héroes olvidados de Gilgit-Baltistán

Baba Jan ha pasado años de su vida en prisión, incriminado junto con Iftikhar Karbalayi y otras 10 personas, por terrorismo y por el asesinato de un joven y su padre. Testigos presenciales afirman que Afzal y Sher Ullah Baig fueron muertos a tiros por la policía mientras se manifestaban por la compensación no pagada prometida a las víctimas del deslizamiento de tierra y las inundaciones que destruyeron aldeas en el Valle de Gojal en enero de 2010.

Esta es la historia de un apartheid climático en ciernes, ya que las realidades materiales que se transforman rápidamente intensifican las antiguas luchas por la supervivencia, la justicia y la democracia. El desastre de Attabad y la continua negación de la justicia a Baba Jan y sus camaradas, y el derecho a la libre determinación del pueblo de Gilgit-Baltistán (GB), sólo apuntan a más trastornos a medida que las condiciones materiales siguen desmoronándose

bajo la pandemia mundial, las repercusiones económicas y la crisis climática.

Aniquilando comunidades, aplastando el disentimiento

Al derrumbarse la montaña y caer en cascada en el valle, bloqueando el río Hunza, el deslizamiento de tierra creó un nuevo lago en el Valle de Gojal, ahogando varios pueblos. Casi una década después, estos pueblos permanecen a cientos de metros bajo la superficie de lo que ahora es el lago Attabad (o lago Gojal).

Aunque el gobierno dio prioridad a la reconstrucción de la autopista Karakoram y al restablecimiento del flujo de productos básicos a través de la cercana frontera china, a los habitantes del Valle de Gojal se les negó el apoyo que necesitaban para reconstruir sus vidas. Se vieron sometidos al terror policial cuando obligados a llamar la atención sobre sus quejas tomaron las calles, lo que causó la pérdida de dos preciosas vidas de su comunidad.

“…el gobierno se negó a dar prioridad a los esfuerzos para abrir un aliviadero en los restos del río obstruido y proporcionar fondos de compensación a las miles de familias afectadas”.

El enorme desprendimiento de tierras en el Himalaya arrasó la aldea de Sarat y ahogó las aldeas de Attabad y Ayeenabad, así como partes importantes de las comunidades de Shishkat, Gulmit, Hussaini y Ghulkin. A medida que el deslizamiento de tierra atravesó el valle, represando el río Hunza e inundando 12 millas de la autopista Karakoram, docenas de residentes fueron asesinados y miles quedaron sin hogar. El acceso a los alimentos, las medicinas y los mercados para vender los productos agrícolas quedó cortado para 25.000 residentes de los valles de Gojal y Hunza aguas arriba durante meses, mientras que más de 100.000 personas siguieron afectadas durante más de un año. Durante ese tiempo, los residentes se vieron obligados a depender de un ferry inseguro y caro para cruzar el lago. Aunque la autopista fue reparada con celeridad y el nuevo lago se convirtió rápidamente en un destino turístico popular, el gobierno se negó a dar prioridad a los esfuerzos por abrir un aliviadero en los restos del río obstruido y a proporcionar fondos de compensación a las miles de familias afectadas.

Campamentos establecidos por el gobierno pakistaní para los desplazados internos de la aldea de Attabad en el norte de Pakistán.

Baba Jan y otros afines se unieron a la gente del Valle de Gojal, exigiendo que el gobierno proporcionara una compensación a las familias del desastre del lago Attabad antes de canalizar el dinero para la reconstrucción de la autopista. No es que la población local se opusiera a la reconstrucción del Karakoram; de hecho, la autopista se considera una infraestructura esencial que facilita el acceso de los habitantes de zonas remotas a suministros y servicios críticos. Querían que se reparara la carretera, pero no mientras la gente se viera obligada a esperar años para obtener el tan necesario apoyo del gobierno.

Como suele ocurrir en tiempos de catástrofe, la gente se unió y, con el apoyo de Baba Jan y otros trabajadores políticos del Valle de Hunza, comenzó a reconstruir sus vidas. Sin embargo, la combinación de la crisis climática y las normas antidemocráticas en Gilgit-Baltistán ha demostrado ser especialmente mortal.

El arreglo político de Gilgit-Baltistán (GB) tiene sus raíces en el hecho de que el Pakistán lo considera parte de la Gran Cachemira que es un conflicto territorial no resuelto con la India. Después de la independencia de los británicos en 1947 y la división del subcontinente, la resolución de las Naciones Unidas de 1949 ordenó que los cachemires debían determinar si se anexarían al Pakistán o a la India mediante un plebiscito libre, justo e imparcial. Aunque ambos países estuvieron de acuerdo, la votación nunca tuvo lugar.

Tras los conflictos posteriores por la frontera disputada, GB, junto con la zona conocida como Cachemira Azad se convirtieron en territorios de la parte más septentrional de Pakistán administrados federalmente. En 2009, el gabinete del Pakistán aprobó la Orden de Empoderamiento y Autogobierno de Gilgit-Baltistán, en la que se concedía nominalmente el autogobierno a los residentes de Gilgit-Baltistán GB mediante la formación de una Asamblea Legislativa y un Consejo de GB elegidos localmente. Sin embargo, estas reformas no otorgaron a la población local los plenos derechos de ciudadanía, incluido el derecho a elegir al primer ministro y a los representantes en la legislatura nacional.

Así pues, GB sigue en estado de excepción, regido por una norma indirecta que allana el camino a las políticas arbitrarias de los funcionarios estatales nombrados desde Islamabad. En la práctica, esto priva al pueblo de GB de poder opinar sobre gran parte de sus asuntos locales, incluido el gasto de los impuestos recaudados en la región. Y cuando buscan un recurso para sus quejas, tienden a ser ignorados o peor.

Cuando las víctimas del desastre de Attabad recibieron finalmente cheques de indemnización del Gobierno, estos rebotaron, según el abogado de Baba Jan. Los miembros de la comunidad trataron de llamar la atención del entonces Ministro Principal de GB, Syed Mehdi Shah. Bloquearon la reabierta autopista de Karakoram mientras él viajaba, el 11 de agosto de 2011. Pero en lugar de detenerse para reunirse con los electores que habían estado solicitando asistencia del gobierno durante casi dos años, ordenó a la policía que abriera fuego contra los manifestantes pacíficos, matando al Sr. Baig y a su hijo, Afzal.

A medida que se difundió la noticia de los asesinatos y la brutalidad policial, estallaron protestas en varias ciudades de la región. La ira palpable por el abandono y la agresión del Estado se manifestó en forma de disturbios, que incluyeron el incendio de una comisaría de policía y un edificio gubernamental.

“El régimen antiterrorista creado por la ATA… está siendo empleado por la policía y las fuerzas del orden como un medio para subvertir los derechos fundamentales durante la detención, la investigación y el juicio de sospechosos que no son terroristas…”.

En las semanas siguientes, Baba Jan y otras once personas fueron detenidas, torturadas y acusadas en virtud de la Ley de Lucha contra el Terrorismo (ATA); los tribunales contra el terrorismo no les concedieron ninguna defensa legal y los condenaron a cadena perpetua. “El régimen antiterrorista creado por la ATA”, según el Proyecto de Justicia del Pakistán, “está siendo empleado por la policía y las fuerzas del orden como un medio para subvertir los derechos fundamentales durante la detención, la investigación y el juicio de sospechosos que no son terroristas, en lugar de contrarrestar eficazmente las ofensas de terrorismo en el Pakistán”. Baba Jan y sus camaradas, junto con la situación en Gilgit-Baltistan (GB), se han convertido en referencias para gestionar el vínculo entre la crisis ambiental y el autoritarismo político.

Choques, abandono y autoritarismo: Resistencia a la falta de vida

Esta oscura saga revela cómo la vida es tratada como prescindible en lugares como GB, donde siempre se ha negado la toma de decisiones democráticas y las vidas se consideran secundarias ante el imperativo de mantener el flujo de negocios. Aunque Baba Jan es conocido popularmente hoy como uno de los primeros prisioneros climáticos de Pakistán, él y sus camaradas tienen una larga historia de lucha por los derechos del pueblo de GB.

Baba Jan se unió al Frente Juvenil Pakistaní como un apasionado organizador a principios de la década de 2000. El grupo luchó por la educación, las oportunidades de empleo y los derechos de los habitantes de la región, especialmente en el contexto de una creciente masa de jóvenes a los que se les negaban las oportunidades educativas y laborales, el acceso a la infraestructura esencial del siglo XXI (incluidas las clínicas y hospitales, las universidades y la tecnología digital) y el derecho a la autodeterminación y el control de los recursos y las tierras locales.

Impactos climáticos y consecuencias políticas

La falta de control político y económico se agrava cuando los acontecimientos climáticos causan estragos en la tierra y los recursos naturales, como lo demuestra el desastre del lago Attabad. Después del deslizamiento de tierra, GB se vio privado de una rápida recuperación ambiental y económica, mientras que su población carecía del poder político para cuestionar la negligencia de las autoridades.

Si bien el Valle de Gojal se encuentra en una zona de actividad sísmica, antes de este particular deslizamiento de tierra no se registró ninguna actividad sísmica cerca de Attabad. En las montañas que rodean el valle se encuentran algunos de los glaciares más grandes del Pakistán, que se están derritiendo a un ritmo acelerado debido tanto a la crisis climática como al hollín negro de las industrias y los transportes contaminantes de la región que cubre estos glaciares. A medida que los glaciares se derriten, pueden crear nuevos lagos glaciares, y cada vez más frecuentes y devastadoras inundaciones por el desborde de esos lagos glaciares (GLOFs en inglés1) cuando las presas de hielo o escombros estallan bajo presión o se derriten por el calor. Según un estudio realizado en 2011 por David Petley sobre el desprendimiento de rocas que dio lugar a la formación del lago Attabad, los materiales de origen del desprendimiento “incluían cantidades sustanciales de… depósitos glaciales”.

Otro factor que incide en los deslizamientos de tierra es la deforestación, que se está produciendo desde hace varios años en partes de GB, que erosiona el paisaje montañoso, haciéndolo susceptible de colapsar cuando se desestabiliza por diversas razones. La tala de bosques suele preceder a la extracción de minerales y a los proyectos de desarrollo, que a su vez debilitan los paisajes mediante la demolición de carreteras e infraestructura. Es imposible determinar en qué medida estos factores contribuyeron al deslizamiento de tierra que inundó el Valle de Gojal. Sin embargo, dado que el derretimiento de los glaciares, la deforestación y los proyectos de contaminación/extractivismo están fuertemente vinculados a la crisis climática y se sabe que causan deslizamientos de tierra y eventos de inundación, el desastre de Attabad es ampliamente aceptado como un evento inducido por el clima, y Baba Jan y sus camaradas como los primeros Prisioneros del Clima de Pakistán.

Las secuelas del masivo deslizamiento de tierra que bloqueó el río Hunza en el pueblo de Attabad en el norte de Pakistán el 4 de enero de 2010. Fuente: Zulfiqar Ali Khan via Pamir Times

Las recurrentes afeccciones ecológicas sobre las que los científicos han advertido durante décadas son el resultado inevitable de la aplicación implacable del programa neoliberal a expensas de las comunidades y los sistemas planetarios. En los últimos años, las regiones y los ecosistemas de todo el Pakistán han sido los más afectados por el desastre climático mundial. La emisión mundial cada vez mayor de gases de efecto invernadero para impulsar la economía está provocando olas de calor que han matado a miles de personas en Sindh y Baluchistán. Estos procesos también han despertado huevos de langosta de decenios de antigüedad debido a inundaciones sin precedentes en el desierto, lo que ha dado lugar a fases de nubes de langostas que destruyen los cultivos en toda la región

Dado que el aumento de las temperaturas mundiales ha hecho que una cuarta parte de los glaciares del Himalaya se derritan en los últimos 40 años, desestabilizando los paisajes circundantes e inundando valles, no se puede negar el hecho de que los menos responsables de sembrar las semillas del caos ecológico son los más vulnerables a sus impactos mortales.

En GB, donde los tribunales antiterroristas están obstaculizando la lucha de Baba Jan por la justicia, la maquinaria represiva del Estado se cruza con el pernicioso discurso en torno a la Guerra contra el Terrorismo patrocinada por los Estados Unidos, desplegada de manera rutinaria contra los que traspasan los límites del discurso y la acción política. En casos similares en los Estados Unidos y Brasil, por ejemplo, afectan a personas indígenas y marginadas que luchan contra proyectos contaminantes e infraestructuras de combustibles fósiles en sus comunidades y que son reprimidas con violencia, criminalizadas e incluso tildadas de “ecoterroristas”.

Las comunidades cada vez más desplazadas debido a proyectos de desarrollo o a las consecuencias ecológicas y climáticas del desarrollo se encuentran luchando por sus vidas contra condiciones inseguras, un acceso reducido a entornos estables y fuerzas de seguridad agresivas que controlan regiones enteras.

No hay vuelta atrás

Ante el creciente fracaso del Estado, el autoritarismo y el colapso del medio ambiente, el compromiso de Baba Jan con la justicia y la democracia lo ha convertido en un símbolo del rechazo a aceptar el abandono de pueblos enteros al hambre, a la falta de hogar y a la muerte. Aunque él y sus camaradas sufren en la cárcel incluso bajo una pandemia mundial, Baba Jan no es el nombre olvidado de una batalla perdida. Más bien, su lucha representa la posibilidad viva de un futuro digno del sacrificio.

Durante la Marcha del Clima en Lahore, en septiembre de 2019, se izaron pancartas que pedían la liberación de Baba Jan y sus camaradas, conocidos como Prisioneros del Clima. Fuente: The Self Assumed Artist

En 2015, Baba Jan se presentó a las elecciones para la legislatura de GB desde la prisión como candidato del Partido de los Trabajadores Awami. Por un lado, había múltiples candidatos de la clase dirigente; por otro, un preso acusado de terrorismo y aislado de su pueblo en las mazmorras solitarias de un estado autoritario. Incluso los partidarios más cercanos de Baba Jan consideraron el desajuste electoral como una oportunidad meramente simbólica para popularizar la causa del líder encarcelado.

Pero lo que siguió en la campaña fue nada menos que fenomenal. Cientos de jóvenes de GB regresaron al valle desde todo Pakistán como voluntarios. La gente común recogió donaciones para llevar a cabo una campaña popular. Se escribieron canciones y poemas para Baba Jan que se hicieron muy populares. El desafío de Baba Jan golpeó un nervio crudo y capturó la sensación colectiva de dolor, ira y rebelión que sentían grandes sectores de la sociedad. Su ausencia de la campaña electoral pesó más que la presencia combinada de todos los demás candidatos y sus partidarios estatales.

La hermana de Baba Jan, Nazneen Sheen, lideró la campaña con inmenso coraje y movilizó al público. Empezó a parecer que Baba Jan podía realizar lo imposible derrotando a la oligarquía gobernante de la región. Sin embargo, el partido gobernante intervino, impulsando una campaña de intimidación y soborno con recursos estatales para recuperar votos. Al final, Baba Jan quedó en segundo lugar, derrotando a varios candidatos establecidos. Su dramático desempeño electoral sacudió el aparato estatal, que se movilizó rápidamente para descalificarlo de participar en las elecciones subsiguientes mediante una orden judicial, incluida la próxima Asamblea Legislativa de Gilgit-Baltistán (GB) de este año.

“Su política no sólo reitera un llamamiento a la justicia para las personas afectadas por el desastre del lago Attabad, sino que también forma parte de la lucha general por la autodeterminación…”

A pesar de sufrir numerosas complicaciones de salud, la larga condena a prisión no ha logrado disminuir el espíritu ni la determinación de Baba Jan. Su política no sólo reitera un llamamiento a la justicia para los afectados por el desastre del Lago Attabad, sino que también forma parte de la lucha general por la libre determinación, que se le ha negado durante mucho tiempo. Su determinación le ha valido el título de “Montaña del Himalaya”, un tributo apropiado a un alma valiente que se ha sacrificado voluntariamente por la causa, el pueblo y la región que tanto ama.

La lucha de toda la vida de Baba Jan siempre ha sido contra la apropiación de tierras y recursos, el desplazamiento de personas y la destrucción de comunidades en beneficio de intereses extranjeros, y las élites locales y nacionales que dominan GB en nombre del interés nacional. Baba Jan es una figura que simboliza la recuperación de los recursos y la autodeterminación del pueblo, y la lucha por la promesa de un mañana mejor.

====================================================

Tabitha Spence es maestra, editora y activista con sede en Lahore. Su trabajo se centra en las luchas por el clima y la justicia social y en los movimientos emergentes para una transición justa hacia una sociedad post-carbono. Está asociada con el Movimiento Haqooq-e-Khalq (Movimiento por los Derechos del Pueblo), los Socialistas Democráticos de América, el Foro del Pueblo de Asia y Europa y la Internacional Progresista.

1GLOF: Glacial Lake Outburst Floods

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: