Los estragos de la industria del gas en Cabo Delgado, Mozambique

De Friends of the Earth International. Traducción A Planeta

Fiebre del gas, abusos de los derechos humanos, devastación climática, ataques de los insurgentes, puntos calientes de la ciudad.

Cabo Delgado necesita nuestro apoyo y solidaridad. La industria del gas está haciendo estragos en la región más septentrional de Mozambique, ya que las empresas transnacionales y las élites saquean sus recursos y devastan las comunidades. Como todas las industrias extractivas, la extracción de gas en Mozambique está alimentando los abusos de los derechos humanos, la pobreza, la corrupción, la violencia y la injusticia social. Tendrá graves consecuencias para un país que ya es vulnerable a los efectos del cambio climático, como los dos ciclones catastróficos de 2019.

En la actualidad, la soberanía de Mozambique depende, no de los pueblos de Mozambique, sino de los inversores y otros Estados. Con la solidaridad internacionalista podemos luchar para corregir este error: impedir que las empresas firmen contratos de exploración y concesión; impedir que los financieros inviertan; impedir que las empresas transnacionales y los países del Norte Global dicten la dependencia de Mozambique de combustibles fósiles; impedir que las comunidades locales pierdan sus hogares, territorios, tierras y medios de vida. La actual vía de desarrollo de Mozambique, que consiste en la explotación de combustibles fósiles, está dando lugar a la pérdida de los medios de vida de las comunidades, a abusos de los derechos humanos, a la destrucción del medio ambiente y a la exacerbación de la crisis climática.

Por ello, JA! (Justiça Ambiental/Amigos de la Tierra Mozambique) y Amigos de la Tierra Internacional piden apoyo a nuestros amigos de todo el mundo.

Firma esta carta

Arrebatar la tierra y el océano para la exploración de gas

Hasta ahora se han descubierto 1’8 trillones de metros cúbicos de gas en la costa de Cabo Delgado. Los actores de la industria incluyen a los gigantes de los combustibles fósiles: Eni, Total, Anadarko, Shell, ExxonMobil, Galp, Chinese National Petroleum Corporation, Bharat Petroleum, Korea Gas Corporation y Mitsui entre otros. La construcción de instalaciones en tierra firme para apoyar la extracción de gas prevista en el mar está empobreciendo a las comunidades rurales agrícolas y pesqueras. Ahora la industria del gas ha convertido a Cabo Delgado en el punto caliente de COVID-19 en Mozambique.

Las empresas transnacionales ya han obligado a más de 550 familias a abandonar sus hogares, se han apoderado de sus tierras y les han cortado el acceso al mar. Han arrasado aldeas enteras, dejando a las comunidades sin medios de subsistencia, creando una crisis alimentaria. Como compensación, las empresas han ofrecido a las comunidades locales tierras que equivalen a una décima parte del tamaño de las parcelas originales, lejos de sus casas de reubicación, lo que constituye una clara violación de los derechos de estas comunidades a permanecer en sus territorios.

Los ataques dan paso a la militarización y al miedo

Durante casi tres años, las comunidades de Cabo Delgado han sido objeto de ataques brutales cada vez más frecuentes por parte de insurgentes y extremistas. Más de 100.000 personas han sido desplazadas, sus aldeas han sido incendiadas y mujeres jóvenes han sido han secuestradas, algunas de las cuales llevan meses desaparecidas.

La respuesta del gobierno de movilizar a los militares sólo ha infundido más miedo en las mismas comunidades que se supone deben proteger. Los soldados están abusando de su poder imponiendo toques de queda aleatorios y atacando físicamente a las personas vulnerables. La gente teme salir de la aldea para ir a sus granjas, en caso de ser atacados por extremistas, o confundidos con extremistas por los militares.

El verdadero papel de los militares en la región es claramente proteger a las empresas transnacionales, no a los pueblos. Exxon Mobil y Total pidieron al gobierno en febrero que desplegara más tropas para su protección.

Los proyectos de gas ponen en peligro la salud de los pueblos y el medio ambiente

Estas mismas empresas transnacionales de combustibles fósiles se jactan de su supuesta preocupación por el medio ambiente, promoviendo “estrategias de descarbonización” y el apoyo a la conservación de la naturaleza. Mientras tanto, están firmando nuevas concesiones de exploración de gas con el gobierno mozambiqueño y trabajando en este proyecto de gas que destruirá irreversiblemente las especies amenazadas de coral y peces del Archipiélago de Quirimbas, una biosfera de la UNESCO frente a la costa de Cabo Delgado.

Los periodistas mozambiqueños han sido arrestados o detenidos por cargos artificiales, por informar sobre la industria del gas y los ataques. El periodista Ibrahimo Abu Mbaruco está desaparecido desde el 7 de abril. Su último mensaje fue uno en el que informaba a su madre de que los militares lo estaban arrestando. Muchos creen que desde entonces ha sido asesinado. Un miembro de la comunidad que se hizo oír mucho, el Sr. Selemane de Palma, desapareció el 20 de mayo, 24 horas después de haber denunciado los malos tratos y la mano dura de los militares en la zona. Todavía está desaparecido en el momento de escribir este artículo.

Cabo Delgado es ahora el epicentro de la pandemia de COVID-19 en Mozambique. El primer caso confirmado fue un empleado extranjero en la obra de construcción de Total, y en el plazo de dos semanas los empleados de Total constituyeron dos tercios de los casos de COVID-19 en Mozambique. Aunque los empleados infectados de Total están aislados en la obra, diariamente se traen cocineros, limpiadores, guardias de seguridad y otro personal de las aldeas vecinas para atenderlos. Aunque Total ha empezado a probar

El primer caso confirmado fue el de un empleado extranjero en la obra de construcción de Total y, en el plazo de dos semanas, los empleados de Total constituyeron dos tercios de los casos de COVID-19 de Mozambique. Aunque los empleados infectados de Total están aislados en la obra, diariamente se traen cocineros, limpiadores, guardias de seguridad y otro personal de las aldeas vecinas para atenderlos. Si bien Total ha comenzado a examinar a sus propios empleados, no se han hecho esfuerzos suficientes para examinar y proteger a las comunidades locales.

Prevalece la impunidad de las empresas

La historia ha demostrado que las inversiones extranjeras en combustibles fósiles en el Sur global sólo han sido perjudiciales para los pueblos y el medio ambiente. Mozambique ocupó el puesto 180 de 189 en el Índice de Desarrollo Humano de 2018. A pesar de haber albergado durante muchos años una industria internacional de combustibles fósiles, sólo un tercio de la población de Mozambique tiene acceso a la electricidad y la mayor parte del nuevo gas se exportará. La complicidad y la impunidad continúan incluso cuando un enorme escándalo de deudas estalló en los últimos años, incluyendo Credit Suisse, el banco ruso VTB, el mercenario Erik Prince y el gobierno mozambiqueño.

JA! (Justicia Ambiental) y Amigos de la Tierra Internacional han argumentado durante años que el sistema energético mundial está roto y es injusto. Los impactos destructivos de las fuentes de energía sucias, como el gas, recaen desproporcionadamente en los más pobres y vulnerables de la sociedad, mientras que las elites y las empresas transnacionales cosechan los beneficios del sistema en términos de ganancias, poder y acceso a la energía.

¿Cuándo los asesinatos de activistas, la corrupción, las elecciones fraudulentas, las apropiaciones de tierras y los abusos de los derechos humanos serán razón suficiente para poner fin a la impunidad de las empresas en Mozambique y en otras partes del mundo? Es hora de exigir el fin de esta impunidad y de anteponer los pueblos a los beneficios!

Llamamiento a la acción – ¿Cómo puedes ayudar?

Lo estamos exigiendo:

  • Demandas a las empresas transnacionales y a los inversores:

Exigimos que todas las empresas transnacionales, todos los compradores y todos los inversores que participan en la extracción de gas en Mozambique que cesen todas sus actividades ahora mismo.

  • Demandas al gobierno de Mozambique:

Exigimos que el gobierno mozambiqueño detenga la explotación de gas y combustibles fósiles en Mozambique: que no otorgue más concesiones y que en su lugar elija un camino de energía renovable basada en el pueblo, ya que el actual camino de la energía está destruyendo los medios de vida de los pueblos, el medio ambiente y exacerbando la crisis climática. Exigimos que el gobierno de Mozambique deje de poner a las empresas transnacionales por delante del bienestar de sus pueblos.
Exigimos que el Gobierno de Mozambique libere al periodista Ibrahimo Abu Mbaruco y al miembro de la comunidad Sr. Selemane, y abra una investigación transparente sobre las razones de sus desapariciones.
Exigimos que el gobierno de Mozambique cese todos los arrestos y detenciones aleatorios de periodistas, activistas y civiles inocentes, ponga fin a la censura de los medios de comunicación y apacigüe la atmósfera de miedo.

  • Exigimos a los órganos de supervisión:

Exigimos que el Relator de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos y la Comisión Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos investiguen la situación violenta en Cabo Delgado y que exijan al gobierno mozambiqueño y a las empresas de combustibles fósiles que rindan cuentas por sus crímenes. Sólo si se obliga al gobierno y a las empresas a hacer frente a la desigualdad y a la injusticia, la región recuperará la estabilidad.

Exigimos justicia y reparación para los pueblos de Cabo Delgado y que las empresas transnacionales rindan cuentas.

Exigimos un instrumento internacional jurídicamente vinculante, fuerte y eficaz, sobre “las empresas transnacionales y otras empresas comerciales con respecto a los derechos humanos”, que garantice el acceso a la justicia a las víctimas de las violaciones y exija que estas empresas rindan cuentas. Exigimos derechos para las personas, normas para las empresas.

Para firmar nuestra carta al gobierno mozambiqueño y a los organismos de la ONU, por favor, añada su nombre a este formulario. La fecha límite para firmar es el viernes 19 de junio de 2020. Entonces generaremos una carta a los objetivos: Total, Exxon Mobil, Shell, Eni, Galp, HSBC, Standard Bank, US Exim, gobierno de Mozambique. También enviaremos nuestras demandas a la Comisión Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos y al Relator de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, para que puedan hacer un seguimiento de este tema.

Le invitamos a unirse a la acción el 25 de junio de 2020 (el 45º Día de la Independencia de Mozambique), enviando la carta a las empresas destinatarias y al gobierno mozambiqueño y llamándolas a los medios de comunicación social. Siga a Amigas de la Tierra Internacional y a JA! en Facebook y Twitter, y en el hashtag #NoGasMoz, y diríjase a las cuentas de las empresas en los medios sociales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: